¿Va­mos ha­cia una so­cie­dad tri­bal?

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

En Acha­ca­chi (La Paz, pro­vin­cia Oma­su­yos), el al­cal­de no acep­tó la ren­di­ción de cuen­tas exi­gi­da por la ciu­da­da­nía y ge­ne­ró la pro­tes­ta de la po­bla­ción. Gru­pos vio­len­tos alla­na­ron vi­vien­das de los pro­ta­go­nis­tas, unos para cas­ti­gar al al­cal­de co­rrup­to y, otros, para pro­te­ger­lo. Me­ses des­pués, el pro­ble­ma mu­ni­ci­pal y lo­cal se con­vir­tió en un con­flic­to social y po­lí­ti­co, re­gio­nal y ur­bano. Go­bierno ver­sus bloqueo de ca­mi­nos.

El de­no­mi­na­do ‘pro­ce­so de cam­bio’ avan­zó en la de­mo­cra­ti­za­ción social y la es­ta­bi­li­dad ma­cro­eco­nó­mi­ca, pe­ro hu­bo un pe­li­gro­so de­bi­li­ta­mien­to de la ins­ti­tu­cio­na­li­dad pú­bli­ca y la cohe­sión social. El Es­ta­do, sus ins­ti­tu­cio­nes y los par­ti­dos po­lí­ti­cos tie­nen una pé­si­ma ima­gen en la opi­nión pú­bli­ca.

El Go­bierno del MAS, sur­gi­do de una con­fian­za nacional ex­cep­cio­nal, enaje­nó su ba­se social du­ran­te 11 años de pro­gre­si­va ca­pi­tu­la­ción de sus ban­de­ras: un mo­de­lo di­fe­ren­te al ca­pi­ta­lis­mo, des­co­lo­ni­za­ción, go- bierno in­dí­ge­na, respeto por la Ma­dre Tie­rra y lu­cha con­tra la co­rrup­ción. On­ce años des­pués, el ca­pi­ta­lis­mo aún per­vi­ve, in­clu­so con en­cla­ves de un ca­pi­ta­lis­mo sal­va­je sin pre­sen­cia es­ta­tal (por ejem­plo, Cha­pa­re, te­rri­to­rios li­bres del con­tra­ban­do, si­tios de la mi­ne­ría ile­gal). La des­co­lo­ni­za­ción, fol­clo­ri­za­da. In­dí­ge­nas que es­tán en el Go­bierno pe­ro no son go­bierno. La Ma­dre Tie­rra, sim­ple pre­tex­to del ham­brien­to ex­trac­ti­vis­mo co­lo­nia­lis­ta. Va­rios fun­cio­na­rios gu­ber­na­men­ta­les em­ba­rra­dos en el pan­tano de la co­rrup­ción.

Exis­te un sín­to­ma de al­ta preo­cu­pa­ción: el cre­cien­te apo­yo a la jus­ti­cia por mano pro­pia. Se­gún el Barómetro de las Amé­ri­cas 2014, la ma­yo­ría de los bo­li­via­nos, an­te la cre­cien­te de­lin­cuen­cia, pre­fie­re me­di­das pu­ni­ti­vas (65%) que pre­ven­ti­vas ( 34,8%). El Go­bierno, en sus re­cien­tes pro­pues­tas le­ga­les, tam­bién rin­de cul­to al au­men­to de las pe­nas.

En Bo­li­via, el úl­ti­mo de­ce­nio, más de la mi­tad del país (56 a 60%) apo­ya l a jus­ti­cia por mano pro­pia. Se co­no­ce va­rios ca­sos de ase­si­na­tos, alla­na­mien­tos, lin­cha­mien­tos y asal­tos pu­bli­ci­ta­dos pe­ro no in­ves­ti­ga­dos, me­nos san­cio­na­dos. Los ciu­da­da­nos pre­fie­ren ac­cio­nes ex­tra­le­ga­les y ex­tra­ins- ti­tu­cio­na­les co­mo reac­ción an­te el de­li­to y la pro­tec­ción es­ta­tal a al­cal­des co­rrup­tos co­mo el de Acha­ca­chi. ¿ De una so­cie­dad más o me­nos de­mo­crá­ti­ca va­mos ha­cia una so­cie­dad tri­bal don­de, por en-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.