Los va­ti­ci­nios de Te­rra­zas Ur­qui­di a la cri­sis eco­ló­gi­ca

El Deber - Séptimo Día - - La Semana... -

En los úl­ti­mos años se ha di­fun­di­do con bas­tan­te én­fa­sis la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te, al gra­do de preo­cu­par li­ge­ra­men­te al sec­tor po­lí­ti­co y la opi­nión pú­bli­ca. La con­fe­ren­cia mun­dial de los pue­blos sobre el cam­bio cli­má­ti­co y los de­re­chos de la ma­dre tie­rra (abril de 2010, Ti­qui­pa­ya, Co­cha­bam­ba), fue de­ter­mi­nan­te para que la Asam­blea Le­gis­la­ti­va Plu­ri­na­cio­nal apro­ba­ra la ley nú­me­ro 071, del 21 de di­ciem­bre de 2010 (Ley de De­re­chos de la Ma­dre Tie­rra). Es­te su­ce­so fue pu­bli­ci­ta­do exi­to­sa­men­te a es­ca­la nacional e in­ter­na­cio­nal con el ró­tu­lo: El pri­mer go­bierno in­dí­ge­na en preo­cu­par­se ‘se­ria­men­te’ sobre la pro­ble­má­ti­ca eco­ló­gi­ca. Ma­ti­zan­do la pro­pa­gan­da gu­ber­na­men­tal, se pue­de in­di­car que las de­cla­ra­cio­nes del ofi­cia­lis­mo no siem­pre son cier­tas. A me­nu­do, la in­for­ma­ción es ma­ni­pu­la­da por con­ve­nien­cia y ré­di­to po­lí­ti­co. Al­gu­nos acon­te­ci­mien­tos que pa­re­cen ‘no­ve­do­sos’ en la ac­tua­li­dad, co­mo el de­no­mi­na­do pa­cha­ma­mis­mo, fue una te­má­ti­ca dis­cu­ti­da ha­ce dé­ca­das.

En la dé­ca­da de los 70, el in­ge­nie­ro agró­no­mo Wag­ner Te­rra­zas Ur­qui­di fue un gran ani­ma­dor de ideas eco­lo­gis­tas en Bo­li­via. Te­rra­zas se ade­lan­tó a su épo­ca y no se ads­cri­bió a las mo­das im­pe­ran­tes de su tiem­po, co­mo las teo­rías de la de­pen­den­cia -sa­li­da del mar­xis­mo y del es­truc­tu­ra­lis­mo-, que en­sal­za­ron las me­tas nor­ma­ti­vas de desa­rro­llo, in­dus­tria­li­za­ción y mo­der­ni­za­ción. La an­he­la­da vi­sión de progreso de los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos, lle­vó a Wag­ner Te­rra­zas a es­tu­diar crí­ti­ca­men­te la pro­ble­má­ti­ca eco­ló­gi­ca y la des­truc­ción del me­dioam­bien­te.

Los da­tos bio­grá­fi­cos de Te­rra­zas Ur­qui­di pue­den re­su­mir­se en es­tas bre­ves lí­neas: reali­zó sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios en Agro­no­mía (Uni­ver­si­dad de San Si­món de Co­cha­bam­ba); lue­go se es­pe­cia­li­zó en el cam­po de la pis­ci­cul­tu­ra (Uni­ver­si­dad de Mi­chi­gan, Es­ta­dos Uni­dos). A su re­tor­nó a Bo­li­via, desem­pe­ñó di­fe­ren­tes car­gos en la ad­mi­nis­tra­ción pú­bli­ca: sub­se­cre­ta­rio de Asun­tos Agro­pe­cua­rios (Mi­nis­te­rio de Asun­tos Cam­pe­si­nos y Agro­pe­cua­rios); pro­mo­vió la or­ga­ni­za­ción del De­par­ta­men­to de Ca­za y Pes­ca y re­gen­tó el Ser­vi­cio de Re­cur­sos Na- tu­ra­les Re­no­va­bles (Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra); lue­go se desem­pe­ñó co­mo en­car­ga­do del sec­tor de Ali­men­ta­ción y Nutrición, alen­tan­do la crea­ción del Gru­po Téc­ni­co Nacional de Ali­men­ta­ción y Nutrición (Mi­nis­te­rio de Pla­nea­mien­to y Coor­di­na­ción).

En el cam­po ins­ti­tu­cio­nal, Wag­ner Te­rra­zas fue par­te del Con­se­jo Su­pe­rior de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas y Téc­ni­cas de la Aca­de­mia Nacional de Cien­cias de Bo­li­via; pre­si­den­te del Co­mi­té de Pro­tec­ción de las Aves (fi­lial bo­li­via­na); se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la Aso­cia­ción Eco­ló­gi­ca Bo­li­via­na; miem­bro de la So­cie­dad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Lim­no­lo­gía y la So­cie­dad de In­ge­nie­ros Agró­no­mos de Bo­li­via.

Las in­ves­ti­ga­cio­nes que lle­gó a pu­bli­car Te­rra­zas Ur­qui­di fue­ron: Pro­ble­mas de con­ser­va­ción de los re­cur­sos pes­que­ros de Bo­li­via (Mi­nis­te­rio de Agri­cul­tu­ra, La Paz, 1969); Lis­ta de pe­ces bo­li­via­nos (Aca­de­mia Nacional de Cien­cias de Bo­li­via, La Paz, 1970); Bo­li­via: país sa­quea­do (Edi­cio­nes Ca­mar­ling­hi, La Paz, 1973); La su­per­vi­ven­cia de los bo­li­via­nos (Edi­to­rial Los Ami­gos del Li­bro, 1983), en­tre otros es­tu­dios.

Wag­ner Te­rra­zas des­mi­ti­fi­có a los po­lí­ti­cos y la creen­cia ge­ne­ra­li­za­da de la so­cie­dad bo­li­via­na, que afir­man con “po­ses de­ma­gó­gi­cas y des­plan­tes, ha­cien­do alar­de de la enor­me cuan­tía de los re­cur­sos na­tu­ra­les, des­de lue­go no com­pro­ba­das”. El au­tor se ale­ja de la tí­pi­ca dia­tri­ba an­ti­im­pe­ria­lis­ta y no in­cu­rre en la in­ge­nui­dad de acu­sar a paí­ses ex­tran­je­ros por los con­ti­nuos sa­queos y des­po­jos de las ri­que­zas na­tu­ra­les, tan­to re­no­va­bles co­mo no re­no­va­bles. Se­gún Te­rra­zas, el pro­ce­so de des­truc­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les re­no­va­bles, es a cau­sa de sus pro­pios ha­bi­tan­tes. Es­ta afir­ma­ción fue co­rro­bo­ra­da por un es­tu­dio com­pa­ra­ti­vo rea­li­za­do por Te­rra­zas, po­si­cio­nan­do a Bo­li­via co­mo uno de los paí­ses más des­truc­to­res de la re­gión.

* En­sa­yis­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.