Acha­ca­chi re­vi­ve ese an­ta­go­nis­mo en­tre lo co­mu­ni­ta­rio y lo urbano

La pug­na de los can­to­nes aho­ra se mez­cla con la po­lí­ti­ca. Acha­ca­chi ur­ba­na se des­mar­ca del MAS y las co­mu­ni­da­des ex­pre­san su apo­yo al ofi­cia­lis­mo. Es­ta di­vi­sión des­em­pol­va esa ri­va­li­dad his­tó­ri­ca que se ex­pre­sa­ba con sa­queos a los co­mer­cios

El Deber - Séptimo Día - - Radiografía Del Conflicto - IVÁN PA­RE­DES TA­MA­YO

Jo­se­fi­na te­nía 25 años cuan­do vi­vió el que pa­re­cía el úl­ti­mo sa­queo en Acha­ca­chi y llo­ra mien­tras lo re­cuer­da. Solo veía el pol­vo que le­van­ta­ban los co­mu­na­rios mien­tras in­gre­sa­ban al cen­tro del pue­blo. Ella co­rría jun­to a su her­ma­na me­nor por te­mor a ser ata­ca­das. Lo­gra­ron es­ca­par. Ha­ce sie­te me­ses re­vi­vió la mis­ma tra­ge­dia que su­frió ha­ce 40 años. Co­mo aves de ra­pi­ña, los cam­pe­si­nos vol­vie­ron a sa­quear el cen­tro de Acha­ca­chi. Esa vie­ja con­tien­da en­tre can­to­nes y ci­ta­di­nos si­gue vi­gen­te en el mu­ni­ci­pio al­ti­plá­ni­co, pe­ro es­ta vez se in­clu­ye un in­gre­dien­te que ha­ce del con­flic­to más com­pli­ca­do: la po­lí­ti­ca.

El mu­ni­ci­pio de Acha­ca­chi tie­ne 10 can­to­nes: Acha­ca­chi, Wa­ri­sa­ta, Jank­ho Ama­ya, Ka­la­que, Aj­lla­ta Gran­de, Vi­lla Asun­ción de Cor­papu­to, Franz Ta­ma­yo, Chua Vi­sa­la­ya, Son­ca­chi y Co­pan­ca­ra. Es­ta de­ce­na de co­mu­ni­da­des vi­ve su pro­pio es­ti­lo de lu­cha y al­gu­nas uni­das se en­fren­tan des­de ha­ce tiem­po al área ur­ba­na, que es el sec­tor que aho­ra ac­ti­vó pro­tes­tas con­tra el al­cal­de del lu­gar, Éd­gar Ra­mos, de fi­las del Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo (MAS). El bur­go­maes­tre es acu­sa­do de ac­tos de co­rrup­ción y de no emi­tir su in­for­me de ges­tión.

En el can­tón Acha­ca­chi ha­blar de las co­mu­ni­da­des -don­de en la ma­yo­ría ha­bi­tan los Pon­chos Ro­jos- es re­me­mo­rar abu­sos. Els­ner La­rra­zá­bal es el lí­der de la jun­ta de ve­ci­nos de Acha­ca­chi. Vi­ve días aje­trea­dos en­tre la se­de de Go­bierno y el pun­to de blo­queo en la ru­ta La Paz-Co­pa­ca­ba­na. Mu­chos ma­ni­fes­tan­tes se le acer­can y le pre­gun­tan si hay no­ve­da­des. Él solo mueve la ca­be­za en se­ñal de ne­ga­ción. To­ma en sus ma­nos un le­ga­jo de pa­pe­les mien­tras se sien­ta al bor­de a la ca­rre­te­ra. En la char­la ad­mi­te la di­vi­sión en­tre ciu­dad y co­mu­ni­da­des, pe­ro ase­gu­ra que es­ta vez exis­ten cua­tro can­to­nes que los apo­yan.

Can­to­nes ver­sus urbano La­rra­zá­bal no vi­vió los sa­queos de an­ta­ño, pe­ro sa­be de ellos. Men­cio­nó que el úl­ti­mo sa­queo su­ce­dió en 1980 y ocu­rrió en día de fe­ria, un do­min­go. Las fa­mi­lias se en­fren­ta­ban por te­mas co­mer­cia­les y esa vez los cam­pe­si­nos arra­sa­ron con los ne­go­cios. El di­ri­gen­te in­ten­ta com­pa­rar con lo su­ce­di­do en fe­bre­ro de es­te año y no en­cuen­tra ni un solo pa­ran­gón, aun­que es­ta vez el lío em­pe­zó por un te­ma po­lí­ti­co en el que se in­clu­ye al MAS.

“Se ad­mi­te esa di­vi­sión en­tre el pue­blo y las co­mu­ni­da­des, es co­mo si fue­ra una tra­di­ción, la­men­ta­ble­men­te. Pe­ro es­te úl­ti­mo tiem­po in­ten­ta­mos me­jo­rar la re­la­ción, se avan­zó en al­go, pe­ro aho­ra otra vez es­ta­mos dis­tan­cia­dos”, ad­mi­tió La­rra­zá­bal.

Fe­li­pe Quis­pe se ga­nó el de­no­mi­na­ti­vo de El Mall­ku por ser el lí­der de la lu­cha co­mu­ni­ta­ria des­de Acha­ca­chi. El di­ri­gen­te es oriun­do del can­tón Aj­lla­ta Gran­de, un sec­tor de ca­rac­te­rís­ti­ca En la ciu­dad de Acha­ca­chi es­tán fun­da­men­tal­men­te co­mer­cian­tes, trans­por­tis­tas, ar­te­sa­nos y una par­te de pro­fe­so­res, mu­chos de ellos pro­ce­den­tes de las co­mu­ni­da­des. La ma­yo­ría tie­ne in­mue­bles en El Al­to y La Paz.

Pe­ro tam­bién los po­bla­do­res de los can­to­nes de­ci­die­ron mi­grar a Acha­ca­chi. Tie­nen in­mue­bles en es­ta área ur­ba­na y re­co­no­cen que al­gu­nos lu­ga­re­ños de­ci­die­ron de­di­car­se al co­mer­cio. El vi­ce­pre­si­den­te Ál­va­ro Gar­cía ala­ba la his­to­ria del can­tón Wa­ri­sa­ta. Re­cuer­da que en esa co­mu­ni­dad se pro­du­je­ron las pri­me­ras huel­gas de bra­zos caí­dos a prin­ci­pios de si­glo XX y se re­for­mó la edu­ca­ción.

Ade­más, Gar­cía re­me­mo­ra que en 2003 en el can­tón Wa­ri­sa­ta fue gol­pea­do y ape­drea­do el ex­mi­nis­tro Car­los Sán­chez Ber­zaín, que in­ten­tó pa­ra­li­zar la Gue­rra del Gas. con­tes­ta­ta­ria. Es­te pe­que­ño lu­gar ve a Fe­li­pe Quis­pe co­mo su lí­der, aun­que él se ha­ya ale­ja­do de la po­lí­ti­ca por al­gún tiem­po. El Mall­ku re­gre­só y no cam­bió su po­si­ción con­tra­ria al ofi­cia­lis­mo.

Su ca­rac­te­rís­ti­co mo­do de ex­pre­sar­se no se per­dió. En dos opor­tu­ni­da­des de la char­la se le­van­ta y en tono mo­les­to di­ce arre­pen­tir­se de lle­var a Evo Mo­ra­les al po­der. So­bre el con­flic­to en Acha­ca­chi ad­mi­te las ren­ci­llas que hay en­tre cam­pe­si­nos y ve­ci­nos, aun­que es­ta vez in­cli­na su pos­tu­ra por los se­gun­dos.

El Mall­ku ex­pli­ca que la ló­gi­ca de vi­da en el área ur­ba­na per­ju­di­ca la re­la­ción con el cam­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.