El li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

El de­re­cho al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad es la ca­pa­ci­dad, fa­cul­tad o po­tes­tad que tie­ne to­da per­so­na pa­ra adop­tar su pro­yec­to de vi­da y desa­rro­llar­se en la so­cie­dad por sí mis­mo, de­ci­dien­do li­bre­men­te co­mo quie­re ser y qué quie­re ser, sin in­je­ren­cia aje­na ni coac­ción al­gu­na, me­nos re­ci­bir con­tro­les o im­pe­di­men­tos in­jus­ti­fi­ca­dos por par­te de los de­más, me­nos del Es­ta­do.

Es­te de­re­cho tie­ne su ba­se y fun­da­men­to en el va­lor de la li­ber­tad, su es­fe­ra del es­ta­tus per­so­nal, y en el va­lor de la dig­ni­dad hu­ma­na; de ma­ne­ra que sur­ge del ám­bi­to de au­to­de­ter­mi­na­ción que tie­ne to­da per­so­na. Su fi­na­li­dad es lo­grar la rea­li­za­ción de las me­tas de ca­da in­di­vi­duo de la es­pe­cie hu­ma­na, fi­ja­das de ma­ne­ra au­tó­no­ma por él mis­mo de acuer­do con su tem­pe­ra­men­to, per­so­na­li­dad y su ca­rác­ter.

Se tra­ta de un de­re­cho de ca­rác­ter re­la­cio­nal, lo que sig­ni­fi­ca que pro­te­ge las de­ci­sio­nes de las per­so­nas fren­te a al­gún asun­to par­ti­cu­lar, es de­cir, pro­te­ge la au­to­no­mía de la vo­lun­tad de la per­so­na pa­ra to­mar una de­ci­sión so­bre al­go re­fe­ri­do a su vi­da y su re­la­ción con la so­cie­dad. Es un de­re­cho que per­mea el res­to de los de­re­chos in­di­vi­dua­les, en­tre ellos la li­ber­tad de pen­sa­mien­to y ex­pre­sión sea ver­bal o cor­po­ral; de ma­ne­ra que en ejer­ci­cio de es­te de­re­cho ca­da per­so­na de­ci­di­rá li­bre­men­te có­mo desen­vol­ver­se en el me­dio so­cial en el que vi­va.

En el sis­te­ma cons­ti­tu­cio­nal bo­li­viano, el de­re­cho al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad no es­tá ex­pre­sa­men­te con­sa­gra­do en el ca­tá­lo­go de de­re­chos fun­da­men­ta­les pre­vis­to por la Cons­ti­tu­ción, por lo que se tra­ta de un de­re­cho in­no­mi­na­do o im­plí­ci­to que tie­ne su ba­se en los va­lo­res, dig­ni­dad y li­ber­tad pro­cla­ma­dos por el art. 8.II, la nor­ma pre­vis­ta por el art. 14.IV que re­za: “En el ejer­ci­cio de los de­re­chos, na­die se­rá obli­ga­do a ha­cer lo que la Cons­ti­tu­ción y las le­yes no man­den, ni a pri­var­se de lo que es­tas no prohí­ban”, y lo pre­vis­to por el art. 22, por cu­yo man­da­to “la dig­ni­dad y la li­ber­tad de la per­so­na son in­vio­la­bles”. En con­se­cuen­cia, es un de­re­cho fun­da­men­tal del que go­za to­da per­so­na y que de­be ser res­guar­da­do, pro­te­gi­do y ga­ran­ti­za­do por el Es­ta­do, en el mar­co de lo pre­vis­to por el art. 9.4 de la Cons­ti­tu­ción.

Según la doc­tri­na cons­ti­tu­cio­nal, el de­re­cho al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad tie­ne co­mo con­te­ni­do esen­cial, en­tre otros: el de­re­cho a la ima­gen y la apa­rien­cia per­so­nal, el de­re­cho a la li­ber­tad de op­ción se­xual, el de­re­cho de uso del cuerpo, el de­re­cho a es­co­ger su pro­fe­sión u ocu­pa­ción, el de­re­cho a to­mar de­ci­sio­nes so­bre su pro­yec­to de vi­da sin otra li­mi­ta­ción que el res­pe­to de los de­re­chos de ter­ce­ros, el res­guar­do del bien co­mún y el or­den pú­bli­co.

El de­re­cho al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na­li­dad tie­ne una do­ble con­no­ta­ción, la po­si­ti­va y la ne­ga­ti­va. En el plano po­si­ti­vo, es­te de­re­cho con­sis­te en que ca­da per­so­na es po­see­do­ra de un ám­bi­to de au­to­de­ter­mi­na­ción per­so­nal que le per­mi­te de­ci­dir por sí mis­mo su pro­yec­to de vi­da, de ma­ne­ra que pue­da ha­cer to­do lo que desee en su vi­da y con su vi­da. En el plano ne­ga­ti­vo, es­te de­re­cho ge­ne­ra una obli­ga­ción de abs­ten­ción pa­ra la so­cie­dad ci­vil y el Es­ta­do, de ma­ne­ra que no pue­den rea­li­zar in­tro­mi­sio­nes in­de­bi­das en la vi­da de las per­so­nas, sal­vo pa­ra res­guar­dar los de­re­chos de ter­ce­ros, del bien co­mún y la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, ca­so en el que po­drán im­po­ner un lí­mi­te ra­zo­na­ble a su ejer­ci­cio, pe­ro que en to­do ca­so pre­ser­ve el nú­cleo esen­cial del de­re­cho.

El que es­te de­re­cho sea ejer­ci­do de ma­ne­ra ra­zo­na­ble, res­pe­tan­do los de­re­chos de ter­ce­ras per­so­nas, del bien co­mún y la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, de­pen­de de una bue­na edu­ca­ción que ca­da per­so­na re­ci­ba en el seno de su fa­mi­lia y la so­cie­dad, sus­ten­ta­da en los va­lo­res y los usos so­cia­les, mis­ma que de­be­rá ser ade­cua­da­men­te com­ple­men­ta­da en los cen­tros edu­ca­ti­vos; sin ello, el ejer­ci­cio del de­re­cho po­dría tor­nar­se en ar­bi­tra­rio y abu­si­vo po­nien­do en ries­go, no so­lo la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca en la so­cie­dad, sino la vi­da mis­ma del ti­tu­lar del de­re­cho.

En el mar­co de las normas pre­vis­tas por el art. 28 de la De­cla­ra­ción Ame­ri­ca­na so­bre De­re­chos y De­be­res del Hom­bre, el art. 29 de la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de De­re­chos Hu­ma­nos y el art. 32.2 de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na so­bre De­re­chos Hu­ma­nos, el ejer­ci­cio del de­re­cho al li­bre desa­rro­llo de la per­so­na, al igual que los de­más de­re­chos, no es ab­so­lu­to, pue­de ser ob­je­to de li­mi­ta­cio­nes y res­tric­cio­nes pa­ra ar­mo­ni­zar el ejer­ci­cio del de­re­cho con los de­re­chos de las de­más per­so­nas, con el res­guar­do del bien co­mún y la con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca, en­ten­di­da co­mo or­den pú­bli­co.

De­be tra­tar­se de lí­mi­tes no de su­pre­sión, lo que sig­ni­fi­ca que el Es­ta­do al im­po­ner las li­mi­ta­cio­nes no de­be ni pue­de afec­tar el nú­cleo esen­cial del de­re­cho; ade­más la im­po­si­ción de las li­mi­ta­cio­nes de­be­rá cum­plir con las con­di­cio­nes de va­li­dez, co­mo son el prin­ci­pio de re­ser­va de ley, el prin­ci­pio de re­ser­va ju­di­cial y el prin­ci­pio de pro­por­cio­na­li­dad.

* Do­cen­te de De­re­cho Cons­ti­tu­cio­nal y ex ma­gis­tra­do del TC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.