Im­pu­ni­dad al ex­tre­mo en Bo­li­via

El Deber - Séptimo Día - - Firmas -

Ha­ce días, en pleno se­gun­do ani­llo y ave­ni­da Pa­ra­gua, la Po­li­cía an­ti­dro­gas sos­tu­vo un en­fren­ta­mien­to ar­ma­do con tres nar­co­tra­fi­can­tes que, en su ten­ta­ti­va de fu­ga, pre­ten­die­ron atro­pe­llar a los efec­ti­vos po­li­cia­les; fi­nal­men­te los de­lin­cuen­tes fue­ron aprehen­di­dos en po­se­sión de cin­co ki­los de co­caí­na pu­ri­fi­ca­da. En­tre los de­te­ni­dos se en­con­tra­ba un su­je­to re­in­ci­den­te en la co­mi­sión del de­li­to de nar­co­trá­fi­co vin­cu­la­do al trá­fi­co in­ter­na­cio­nal, por­que ha­bía en­via­do es­tu­pe­fa­cien­tes a Chi­le, Ho­lan­da y a otros paí­ses de Eu­ro­pa.

Las au­to­ri­da­des cons­ta­ta­ron que el se­ña­la­do nar­co­tra­fi­can­te en­fren­ta­ba tres pro­ce­sos ju­di­cia­les, pe­ro se be­ne­fi­cia­ba, abu­si­va­men­te, de me­di­das sus­ti­tu­ti­vas a la de­ten­ción pre­ven­ti­va, lo que per­mi­te co­rro­bo­rar que los ad­mi­nis­tra­do­res de jus­ti­cia trans­gre­den fla­gran­te­men­te las re­glas del Có­di­go Pro­ce­sal Pe­nal, que su ar­tícu­lo 234.6, es­ta­ble­ce co­mo “pe­li­gro de fu­ga” el po­seer “impu­tación” previa, es de­cir que an­tes de en­fren­tar el se­gun­do pro­ce­so, el juez que aten­dió la cau­sa de­bió re­ci­bir los an­te­ce­den­tes pa­ra que el pro­ce­sa­do no ob­tu­vie­ra el be­ne­fi­cio; amén de que en el pri­mer pro­ce­so y, pre­ci­sa­men­te por la pre­ci­ta­da re­gla le­gal, se le de­bió re­vo­car las “me­di­das sus­ti­tu­ti­vas” de las que go­za­ba el impu­tado.

Ade­más, lla­ma po­de­ro­sa­men­te la aten­ción que a pe­sar de que las tres ins­ti­tu­cio­nes que de­ben ac­tuar por ley pa­ra ins­truir una in­ves­ti­ga­ción (la Po­li­cía, la Fis­ca­lía y el Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra) no se ha­yan pro­nun­cia­do so­bre el ini­cio de un pro­ce­so que per­mi­ta ve­ri­fi­car si fue­ron los po­li­cías los que no in­for­ma­ron de los an­te­ce­den­tes, pa­ra que fis­ca­les y jue­ces que­den exen­tos de ob­ser­va­cio­nes; pe­ro si la Po­li­cía cum­plió con el pro­ce­di­mien­to y fue­ron los fis­ca­les los que no fun­da­men­ta­ron ante los jue­ces, los agen­tes del or­den y los jue­ces se­rían li­be­ra­dos.

Si los po­li­cías y fis­ca­les aler­ta­ron so­bre la si­tua­ción ju­rí­di­ca del nar­co­tra­fi­can­te, am­bos que­da­rían li­be­ra­dos de res­pon­sa­bi­li­da­des y las sos­pe­chas re­cae­rían en los jue­ces. Tam- bién ca­be la po­si­bi­li­dad, de que si fue­ron las tres au­to­ri­da­des las que vio­la­ron el pro­ce­di­mien­to pa­ra evi­tar que los pro­ce­sa­dos re­in­ci­den­tes vuel­van a las ca­lles a co­me­ter nue­vos de­li­tos, de­jan en evi­den­cia la gra­ve fa­len­cia en la que se en­cuen­tran las ins­ti­tu­cio­nes ad­mi­nis­tra­do­ras de jus­ti­cia.

Las in­da­ga­cio­nes en el ca­so que nos ocu­pa son im­pe­rio­sa­men­te ne­ce­sa­rias, de­bi­do a que la ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia es­tá to­tal­men­te cues­tio­na­da por to­da la so­cie­dad. Es me­nes­ter de la Po­li­cía, de la Fis­ca­lía y del Con­se­jo de la Ju­di­ca­tu­ra or­de­nar una in­ves­ti­ga­ción, in­clu­so por­que el ar­tícu­lo 286 del Có­di­go de Pro­ce­di­mien­to Pe­nal dis­po­ne la “Obli­ga­ción de de­nun­ciar a los fun­cio­na­rios pú­bli­cos que co­noz­can el he­cho en el ejer­ci­cio de sus fun­cio­nes”, co­mo en el pre­sen­te ca­so. En su de­fec­to y si no lo ha­cen, que ac­túe el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia, que ante he­chos si­mi­la­res so­li­ci­tó la des­ti­tu­ción de au­to­ri­da­des sin pre­vio pro­ce­sa­mien­to, o que in­ter­ven­ga el Vi­ce­mi­nis­te­rio de Trans­pa­ren­cia, que r ecient e - men­te inau­gu­ró sus ofi­ci­nas en San­ta Cruz y ha he­cho un lla­ma­do a la po­bla­ción pa­ra que de­nun­cien es­te ti­po de si­tua­cio­nes.

Es­pe­re­mos que al­gu­na de las au­to­ri­da­des an­tes men­cio­na­das cum­pla con la so­cie­dad y que in­for­me quién o quié­nes fue­ron los res­pon­sa­bles de li­be­rar al pe­li­gro­so nar­co­tra­fi­can­te pa­ra pa­liar la im­pu­ni­dad al ex­tre­mo en la que se vi­ve en nues­tro país.

Es­pe­ra­mos que aca­ten el ci­ta­do ar­tícu­lo 286 del Có­di­go de Pro­ce­di­mien­to Pe­nal, a fin de que tam­bién cum­plan con su obli­ga­ción de le­van­tar la ins­ti­tu­cio­na­li­dad de la Po­li­cía, de la Fis­ca­lía y del Ór­gano Ju­di­cial per­mi­tien­do que la po­bla­ción en ge­ne­ral crea en las ins­ti­tu­cio­nes y no se sien­ta ten­ta­da a ha­cer jus­ti­cia por mano pro­pia.

* Abo­ga­do y ex­fis­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.