Eu­ro­chro­nos san­gró y ti­ñó de rojo a to­da Bo­li­via

El Deber - Separata - - El Deber -

La mañana del 13 de ju­lio se ti­ñó de rojo con la san­gre de cin­co per­so­nas, muer­tas en pleno cen­tro de la ca­pi­tal del de­par­ta­men­to más pu­jan­te del país y don­de la vio­len­cia mos­tró, por pri­me­ra vez, un ex­tre­mo has­ta esa fe­cha im­pen­sa­do.

Du­ran­te un atra­co frus­tra­do a la im­por­ta­do­ra Eu­ro­chro­nos y en me­dio del fue­go cru­za­do en­tre de­lin­cuen­tes y po­li­cías, mu­rie­ron los asal­tan­tes An­to­nio Adao da Sil­va Cos­ta, Ca­mi­lo Pin­to Mal­do­na­do y Ronny Suá­rez Ma­sal­bi; el po­li­cía Car­los Gutiérrez Va­len­zue­la y la ad­mi­nis­tra­do­ra de la em­pre­sa Ana Lorena Tórrez.

El te­mor, las du­das y el do­lor que que­da­ron tras el si­len­cio de las ba­las de aque­lla mañana de ju­lio se fue­ron di­si­pan­do con los días, dan­do pa­so a re­ve­la­cio­nes que mos­tra­ron el te­rri­ble problema que en­cie­rra la in­se­gu­ri­dad en el país, ha­cien­do es­pe­cial fo­co en el te­ma de la ad­mi­nis­tra­ción de justicia.

Se des­cu­brió que Adao da Sil­va ha­bía lo­gra­do su li­ber­tad con da­tos fal­sos y que Ronny Suá­rez ob­tu­vo el ex­tra­mu­ro pe­se a te­ner una con­de­na an­te­rior, lo que de­ri­vó en el anun­cio de in­ves­ti­ga­cio­nes y sus­pen­sio­nes de jue­ces. Fi­nal­men­te, las du­das so­bre quién hi­zo el dis­pa­ro que ma­tó a Ana Lorena ( los po­li­cías o los asal­tan­tes) ge­ne­ra­ron el pe­di­do, ca­si ge­ne­ra­li­za­do, de con­tar con agen­tes me­jor pre­pa­ra­dos y más equi­pa­dos pa­ra ha­cer fren­te a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da.

En me­dio de los cues­tio­na­mien­tos y las du­das que de­jó el ata­que a Eu­ro­chro­nos, des­de Bra­sil se es­cu­cha­ron voces in­di­can­do que Bo­li­via era el re­fu­gio de los más bus­ca­dos del PCC en el país ve­cino, pro­vo­can­do te­mor y más pre­gun­tas so­bre la pre­sen­cia de es­te gru­po de nar­cos.

An­te la luz de las con­fis­ca­cio­nes y la vio­len­cia, el Go­bierno re­co­no­ció que el Orien­te del país (Be­ni, San­ta Cruz y Pan­do) es la re­gión más gol­pea­da por el nar­co.

Fi­nal­men­te, en la agenda ne­gra na­cio­nal, el ha­ci­na­mien­to car­ce­la­rio no ha­lla so­lu­ción.

SIN SO­LU­CIO­NES PA­RA CÁR­CE­LES HA­CI­NA­DAS

Un problema sin con­trol, en eso pa­re­cen ha­ber­se con­ver­ti­do los pe­na­les del país, en es­pe­cial aque­llos don­de la po­bla­ción pe­nal su­peró la ca­pa­ci­dad de los cen­tros, pro­vo­can­do si­tua­cio­nes in­hu­ma­nas de de­ten­ción.

Cri­mi­na­li­dad. Las au­to­ri­da­des tra­tan de ajus­tar el sis­te­ma pa­ra evi­tar un nue­vo golpe san­grien­to, en me­dio de fa­len­cias y pro­ble­mas cró­ni­cos en ma­te­ria de se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

1. GOLPE EN EL CO­RA­ZÓN CRU­CE­ÑO Cua­tro su­je­tos, fuer­te­men­te ar­ma­dos, irrum­pie­ron en la im­por­ta­do­ra Eu­ro­chro­nos.

2. SAN­TA CRUZ SI­GUE A LA CA­BE­ZA El 90% de los la­bo­ra­to­rios de cris­ta­li­za­ción de la co­caí­na es­tá aquí.

MON­TE­RO Una si­tua­ción in­hu­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.