Po­lí­ti­cos na­cio­na­les no tie­nen un plan B

El MAS in­sis­te con re­pos­tu­lar a Evo Mo­ra­les, mien­tras la oposición no mues­tra un pro­yec­to dis­tin­to de país. En lo re­gio­nal, pa­sa lo mis­mo

El Deber - Separata - - El Deber -

Los po­lí­ti­cos bo­li­via­nos se nie­gan a te­ner una idea dis­tin­ta al sta­tu quo. En el ám­bi­to na­cio­nal, el Mo­vi­mien­to Al So­cia­lis­mo in­sis­te con re­pos­tu­lar al pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, pe­se a que un re­fe­ren­do le ne­gó esa po­si­bi­li­dad. No mues­tra ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar nue­vos liderazgos que pue­dan to­mar la pos­ta del pri­mer man­da­ta­rio y ha ar­chi­va­do cual­quier de­ci­sión has­ta 2019.

En el cam­po opo­si­tor, más allá de nom­bres que aso­man en­tre la ne­bu­lo­sa de las in­de­ci­sio­nes -to­dos po­lí­ti­cos ac­ti­vos an­tes de oc­tu­bre de 2003-, no se presentan al­ter­na­ti­vas de mo­de­lo po­lí­ti­co y de ad­mi­nis­tra­ción del Es­ta­do. Incluso al­gu­nos de los ac­to­res de la oposición re­co­no­cen que no tie­nen un pro­gra­ma dis­tin­to al rei­nan­te.

En el ám­bi­to lo­cal, los po­de­res he­ge­mó­ni­cos si­guen só­li­dos y el MAS no tie­ne una pro­pues­ta dis­tin­ta pa­ra el de­par­ta­men­to y la ciu­dad. Mien­tras tan­to, los po­lí­ti­cos jó­ve­nes se que­dan en las re­des so­cia­les, te­me­ro­sos de las for­ma­li­da­des que exi­ge la po­lí­ti­ca real, esa que lle­va a la to­ma del po­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.