Con­tras­te.

En el país pro­fun­do com­par­ten po­bres y ri­cos

El Deber - Separata - - El Deber -

Las co­sas van muy bien pa­ra unos y re­gu­lar o mal pa­ra otros. En el país de las opor­tu­ni­da­des, de los edi­fi­cios in­te­li­gen­tes, de los smartp­ho­ne de úl­ti­ma ga­ma, de las ci­ru­gías mé­di­cas con equi­pos so­fis­ti­ca­dos, de vehícu­los que bien pue­den cos­tar lo mis­mo que una casa, tam­bién con­vi­ven quie­nes no tie­nen em­pleo se­gu­ro, o di­ne­ro pa­ra al­gu­na re­ce­ta mé­di­ca o pa­ra trans­por­tar­se de su vi­vien­da que al­qui­la en la pe­ri­fe­ria o los ser­vi­cios bá­si­cos no siem­pre lle­gan has­ta las al­deas re­mo­tas don­de el res­to de Bo­li­via pa­re­ce tan dis­tan­te co­mo ajeno.

En es­ta his­to­ria los tes­ti­mo­nios so­bran y ca­da uno en­ri­que­ce y pin­ta al país que se le­van­ta ca­da día de ca­ra al sol pa­ra ha­cer patria a su ma­ne­ra.

El ex­pre­fec­to de San­ta Cruz y ex­mi­nis­tro de Par­ti­ci­pa­ción Po­pu­lar, Car­los Hugo Mo­li­na, in­for­ma­do co­mo es­tá, ma­ne­ja el da­to de que de los 339 mu­ni­ci­pios que exis­ten en Bo­li­via, 256 tie­nen una po­bla­ción me­nor a 20.000 ha­bi­tan­tes y en nin­guno de ellos hay un hos­pi­tal de se­gun­do ni­vel ni lo ha­brá por ra­zo­nes de eco­no­mía de es­ca­la. “La po­bla­ción de esos mu­ni­ci­pios es­tá so­me­ti­da a ‘pre­sión mi­gra­to­ria’. Y si le su­ma­mos in­di­ca- dores co­mo educación, ofer­ta de ser­vi­cios, ofi­ci­nas pú­bli­cas pa­ra rea­li­zar trá­mi­tes, ban­cos, ca­li­dad de vi­da, la pre­sión au­men­ta”, afir­ma en una co­lum­na de opi­nión en la que tam­bién pro­yec­ta que en 2032 el 90% de los 15 mi­llo­nes de bo­li­via­nos vi­vi­re­mos en ciu­da­des, muy por en­ci­ma del 75% de la po­bla­ción que ac­tual­men­te mo­ra en una ciu­dad.

Vi­vir en una ciu­dad es ten­ta­dor pa­ra mu­chos bo­li­via­nos. Pe­ro tam­po­co ga­ran­ti­za una me­jor

ca­li­dad de vi­da, co­mo so­ña­ban an­tes de emi­grar a una ca­pi­tal, se­gún va­rios tes­ti­mo­nios.

Ele­na Cor­cuy es­tu­vo lu­chan­do por su vi­da du­ran­te va­rios me­ses. Se en­con­tra­ba en un hos­pi­tal mu­ni­ci­pal don­de con­si­guió una ca­ma en te­ra­pia in­ten­si­va. No te­nía di­ne­ro pa­ra cu­brir las re­ce­tas dia­rias que los mé­di­cos le pe­dían pa­ra tra­tar su mal. La ma­dre de Ele­na ha te­ni­do que lle­gar a San­ta Cruz de Ya­cui­ba pa­ra bus­car ayu­da so­li­da­ria y pa­ra aten­der a los nue­ve hi­jos que Ele­na cria­ba so­la. Ele­na mu­rió des­pués de ba­ta­llar por su vi­da y es so­lo un ca­so de los que exis­ten en Bo­li­via, de per­so­nas que no tie­nen re­cur­sos pa­ra ga­ran­ti­zar­se un tra­ta­mien­to mé­di­co.

En la ca­lle, las per­so­nas sien­ten que se han da­do im­por­tan­tes pa­sos en al­gu­nas áreas de la sa­lud, co­mo la com­pra del nue­vo ace­le­ra­dor li­neal por par­te de la Go­ber­na­ción, esa má­qui­na de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción contra el cán­cer que rea­li­za tra­ta­mien­tos pre­ci­sos y más efec­ti­vos, sin da­ñar te­ji­dos sa­nos. Pe­ro co­mo la de­man­da es al­ta, hay pa­cien­tes que de­ben es­pe­rar se­ma­nas o me­ses pa­ra ac­ce­der a ra­dio­te­ra­pia.

En el país, el 15% de los fa­lle­ci­mien­tos ocu­rri­dos en 2015 fue­ron por cán­cer, que es la se­gun­da cau­sa de muer­te. Si bien exis­ten ini­cia­ti­vas na­cio­na­les, co­mo el Pro­to­co­lo pa­ra la De­tec­ción y Con­trol del Cán­cer de Cue­llo de Úte­ro, la al­ta pre­va­len­cia de es­te tu­mor in­di­ca la ne­ce­si­dad de de­di­car ma­yo­res es­fuer­zos a la pre­ven­ción y de­tec­ción tem­pra­na, pues­to que es­te ti­po de cán­cer pue­de pre­ve­nir­se me­dian­te la va­cu­na contra el HPV y de­tec­tar­se me­dian­te el PAP (exa­men gi­ne­co­ló­gi­co). En­tre cua­tro y cin­co mu­je­res mue­ren al día por cán­cer de cue­llo ute­ri­no en el país, una de las más al­tas ta­sas de in­ci­den­cia y mor­ta­li­dad a es­ca­la mun­dial y la más al­ta de Amé­ri­ca La­ti­na, se­gún la Or- ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS).

Re­be­ca no pu­do es­pe­rar a que el ser­vi­cio pú­bli­co le dé un turno pa­ra tra­tar­se, por eso op­tó por vender su casa pa­ra ir a lu­char contra su mal a Chi­le, pues­to que ca­da día que pa­sa­ba era un re­to vi­vir. “Lo que me cos­tó cons­truir du­ran­te to­da mi vi­da me des­hi­ce de un ra­to a otro, pe­ro no me arre­pien­to, por­que se tra­ta­ba de mi sa­lud”, di­ce aho­ra que ya se en­cuen­tra me­jor y que el pe­li­gro, se­gún le han di­cho los mé­di­cos, ya ha pa­sa­do.

Pe­ro no to­dos tie­nen un bien in­mue­ble al que le pue­den echar mano pa­ra con­se­guir di­ne­ro y bus­car ayu­da mé­di­ca de ma­ne­ra par­ti­cu­lar o, incluso, fue­ra del país. En esos ca­sos, lo que que­da es co­bi­jar­se en los ser­vi­cios pú­bli­cos de sa­lud, co­mo lo hi­zo Dio­ni­cio Flo­res, que a sus 80 años pa­de­ció de obs­truc­ción in­tes­ti­nal y en el hos­pi­tal San Juan de Dios lo ope­ra­ron y le sal­va­ron la vi­da.

Pe­ro eso no fue su­fi­cien­te. Sus so­bri­nos tu­vie­ron que bus­car re­cur­sos pa­ra com­prar los re­me­dios que ne­ce­si­tó pa­ra su re­cu­pe­ra­ción, que el se­gu­ro de ve­jez no le con­tem­pla­ba, co­mo por ejem­plo, las bol­sas de co­los­to­mía que ne­ce­si­ta dia­ria­men­te.

Don Dio­ni­cio, has­ta an­tes de su ope­ra­ción, vi­vía en su mis­mo taller de sas­tre­ría que tie­ne en el mer­ca­do, por­que nunca pu­do com­prar­se una vi­vien­da de­bi­do a que el di­ne­ro que ga­na­ba so­lo le al­can­za­ba pa­ra sub­sis­tir.

En ju­lio de 2013, el Mi­nis­te­rio de Desa­rro­llo Pro­duc­ti­vo y Eco­no­mía Plu­ral se­ña­ló que en el país hay 2,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes que vi­ven en la ex­tre­ma po­bre­za, se­gún da­tos del cen­so 2012. Va­le de­cir, un 24% de los 10,3 mi­llo­nes cen­sa­dos per­ma­ne­cen a la som­bra de la mi­se­ria o la in­di­gen­cia.

En ma­te­ria con­cep­tual, una co­sa es ser pobre y otra es vi­vir en la ex­tre­ma po­bre­za. Pa­ra el Ban­co Mun­dial, la lí­nea de la po­bre­za equi­va­le a sub­sis­tir con al me­nos dos dó­la­res dia­rios per cá­pi­ta, mien­tras que la ex­tre­ma po­bre­za es sub- sis­tir con me­nos de un dó­lar por día.

Pe­ro hay otras fa­mi­lias que han con­se­gui­do una tran­qui­li­dad eco­nó­mi­ca. Mar­ce­lo Serrano tie­ne un tra­ba­jo for­mal en una em­pre­sa ubi­ca­da en el Par­que In­dus­trial y su es­po­sa ha pues­to una tien­da de aba­rro­tes en una ha­bi­ta­ción de su casa que da a la ca­lle. Con­si­de­ran que esa es una for­ma de apor­tar con su gra­ni­to de are­na a Bo­li­via.

En el país de las fran­qui­cias de res­tau­ran­tes y de co­mi­da rá­pi­da, los bo­li­via­nos acu­den has­ta es­tos cen­tros pa­ra dar­se el gus­to gas­tro­nó­mi­co co­mo se da un neo­yor­quino por­que el in­te­rés de las trans­na­cio­na­les ha lle­ga­do atraí­do por el po­der eco­nó­mi­co que tie­nen mu­chas fa­mi­lias que go­zan de un tra­ba­jo se­gu­ro o de un ne­go­cio ren­ta­ble. La fa­mi­lia Serrano Hur­ta­do ya tie­ne pro­gra­ma­do pa­ra ca­da do­min­go ir a co­mer a un pa­tio de co­mi­das que se en­cuen­tra den­tro de un mall em­ble­má­ti­co de la ciu­dad de San­ta Cruz. Ahí co­men lo que más les ape­te­ce, a ve­ces car­ne a la pa­rri­lla, a ve­ces pes­ca­do, o una ham­bur­gue­sa o un cuar­to de po­llo de re­ce­ta nor­te­ame­ri­ca­na. Es­to no hu­bie­ra si­do po­si­ble si es que Her­nán Serrano no ha­bría con­se­gui­do afian­zar­se en un tra­ba­jo en una em­pre­sa cons­truc­to­ra. “Mi fa­mi­lia es­tá go­zan­do lo que yo no pu­de en su mo­men­to”, di­ce or­gu­llo­so.

Pe­ro pa­ra otras per­so­nas, dis­fru­tar de un pa­tio de co­mi­das es aún inal­can­za­ble. Lorena So­ria vi­ve en el ba­rrio Am­bro­sio Vi­lla­rroel, que se en­cuen­tra cer­ca del río Pi­raí y que na­ció co­mo un asen­ta­mien­to ocu­rri­do a par­tir de 1995.

“Aquí pa­re­ce otro país, aquí no hay res­tau­ran­tes de lu­jo y sí hay mu­chas ca­sas que fue­ro cons­trui­das de ma­ne­ra mo­des­ta. Si yo con mi fa­mi­lia nos va­mos a co­mer a un pa­tio de co­mi­das, nos gas­ta­mos el pre­su­pues­to que es pa­ra una se­ma­na”, di­ce Pa­tri­cia Rodríguez, una ve­ci­na del ba­rrio Am­bro­sio Vi­lla­rroel, des­de don­de tam­bién cons­tru­yen el país de acuer­do a sus posibilidades.

UNA REALI­DAD En la mis­ma ca­lle con­vi­ven la Bo­li­via mo­der­na con la de otros tiem­pos. Los mo­to­ri­za­dos de úl­ti­ma ga­ma y el ca­rre­tón, por ejem­plo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.