Or­gu­llo.

Hé­roes que cons­tru­yen país des­de el ano­ni­ma­to

El Deber - Separata - - El Deber -

No son hé­roes por­que na­da pue­de de­rro­tar­los, lo son por­que han te­ni­do la en­te­re­za de le­van­tar­se an­te las ad­ver­si­da­des, y por­que el amor mue­ve sus vi­das. Son bo­li­via­nos, son per­so­nas que día a día se es­fuer­zan con va­len­tía y su­pe­ran los mie­dos, pe­se a que la vi­da es una ba­ta­lla dia­ria.

Las ho­ras de tra­ba­jo no im­por­tan. Los sa­cri­fi­cios en­cuen­tran com­pen­sa­ción cuan­do ven son­reír a sus hi­jos o hi­jas, qué me­jor ali­cien­te pa­ra perseverar. Pri­me­ro pa­ra lo­grar sub­sis­tir, lle­var el pan a la casa ca­da día, pe­ro tam­bién han en­con­tra­do pro­pó­si­tos y ofi­cios en los que ade­más, pue­den ser­vir y ayu­dar a otras per­so­nas. To­dos y to­das tie­nen a Dios co­mo sus­ten­to, las ad­ver­si­da­des co­mo el da­ño que una ope­ra­ción de amíg­da­las ha de­ja­do ca­si sin voz a la ca­se­ri­ta del mer­ca­do de Achu­ma­ni de la ciu­dad de La Paz, pe­ro eso no le ha he­cho per­der la esperanza. Se le­van­ta de to­das for­mas de ma­dru­ga­da, pa­ra pe­lar pa­pas, ha­cer co­cer el mo­te, que en unas ho­ras pon­drá a la ven­ta.

Su ser­vi­cio es fa­ci­li­tar­le la la­bor en la co­ci­na a esa ama de casa que ba­ja co­rrien­do del tra­ba­jo y que tie­ne mi­nu­tos con­ta­dos pa­ra que el al­muer­zo es­té lis­to cuan­do lle­guen los chi­cos del co­le­gio.

Có­mo no men­cio­nar a li­cen­cia­da en en­fer­me­ría que pre­sen­ció el na­ci­mien­to de mi­les de ni­ños, pe­ro jus­to le to­có ver sa­lir de su vien­tre a un pe­que­ño con ca­pa­ci­da­des di­fe­ren­tes. Ella ha con­ver­ti­do ese he­cho, que la ha­ce llo­rar cuan­do lo cuen­ta, en una for­ta­le­za, en su ser­vi­cio. Por­que cuan­do una de sus pa­cien­tes recibe a un be­bé en esas condiciones, ella tie­ne to­da la autoridad que le da la ex­pe­rien­cia, pa­ra dar con­sue­lo y esperanza. La edu­ca­do­ra que lu­cha pa­ra con­ven­cer a los pa­dres que los hi­jos son más im­por­tan­tes que la ta­blet, el guar­dia de se­gu­ri­dad que cuan­do se despide, no sa­be si re­gre­sa­rá. El jo­ven que pien­sa en la tran­qui­li­dad de ma­má. ¡Qué hé­roes!

EN PLENO TRA­BA­JO Do­ña Jo­se­fi­na ofre­ce una va­rie­dad de pro­duc­tos pro­ce­sa­dos pa­ra fa­ci­li­tar­le la vi­da a sus ca­se­ri­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.