XA­BIER AZ­KAR­GOR­TA Di­rec­tor téc­ni­co

“LAR­GA VI­DA A BO­LI­VIA, LI­BRE Y SO­BE­RA­NA”

El Deber - Separata - - El Deber -

“Es­ta­mos con­ju­gan­do con­ti­nua­men­te los ver­bos que­rer y po­der. Si quieres pue­des. Y no es así”

6 de Agos­to de

1825, un año des­pués de la ba­ta­lla de Ju­nín na­ce Bo­li­via. Una gran na­ción. Por ella doy mi vi­da tam­bién mi co­ra­zón. Así decía nues­tro se­gun­do himno en for­ma de cue­ca en las eli­mi­na­to­rias del año 1993. Hoy, en el año 2017 re­cor­da­mos ese día glo­rio­so. Ha­ble­mos de Bo­li­via. ¿A cal­zón qui­ta­do? No sé me da un po­co de mie­do. ¿Se pue­de? Un es­pa­ñol, vas­co más con­cre­ta­men­te, que ha da­do to­do por es­te her­mo­so país, que con­tri­bu­yó a la fe­li­ci­dad de ca­si tres ge­ne­ra­cio­nes de bo­li­via­nos y que aho­ri­ta vi­ve en

es­ta ben­di­ta tie­rra re­sul­ta que tie­ne mie­do a con­tar co­sas a cal­zón qui­ta­do. He apren­di­do mu­chas co­sas, he vis­to más to­da­vía y con­vi­vi­do con po­lí­ti­cos de to­dos los co­lo­res. He ha­bla­do con ellos en pri­va­do y con gen­te al­re­de­dor. He vis­to y oí­do sus dis­tin­tos pun­tos de vis­ta. De to­dos he apren­di­do pe­ro me han vuel­to más re­ce­lo­so. An­tes te­nía más con­fian­za en las per­so­nas, me abría mu­cho más, con­ta­ba mis co­sas y aho­ra soy más re­ser­va­do.

He­mos cam­bia­do. Pue­de que ten­ga­mos más me­dios, que ha­ya au­men­ta­do el ni­vel de vi­da, que mu­chos emi­gran­tes del ex­te­rior ha­yan traí­do sus aho­rros pa­ra in­ver­tir en su país, que las na­cio­na­li­za­cio­nes de los re­cur­sos na­tu­ra­les ha­yan per­mi­ti­do ac­cio­nes an­tes im­po­si­bles. Se­gui­mos em­pe­ña­dos en la lu­cha de cla­ses cuan­do ya ha des­apa­re­ci­do en be­ne­fi­cio de un cho­que de ci­vi­li­za­cio­nes. Es­tá más vi­gen­te que nunca esa fra­se que siem­pre co­mien­za Yo­no­soy ra­cis­ta­pe­ro y el Es­ta­do plu­ri­na­cio­nal, al me­nos a mí me crea mu­cha con­fu­sión y eso que vengo de Eus­ka­di y del Reino de Es­pa­ña que es au­to­nó­mi­ca y fe­de­ral. El li­be­ra­lis­mo y el ca­pi­ta­lis­mo si­guen sien­do mons­truos que es necesario ex­ter­mi­nar co­mo sea. Lo que en un prin­ci­pio fue un ob­je­ti­vo loa­ble co­mo el de re­par­tir ri­que­za y no po­bre­za se ha de­ja­do atra­par por los ten­tácu­los de un pul­po gi­gan­te que se lla­ma co­rrup­ción al ser­vi­cio de al­go más gran­de to­da­vía, el po­der. Es­ta­mos con­ju­gan­do con­ti­nua­men­te los ver­bos que­rer y po­der. Si quieres pue­des. Y no es así. Que­rer es po­der si le uni­mos la in­te­li­gen­cia pues quien es in­te­li­gen­te nunca quie­re lo que no pue­de. En­ton­ces, quien quie­re lo que no pue­de re­cu­rre a la tram­pa y la de­lin­cuen­cia. Se quie­re apo­de­rar de lo ajeno y a ve­ces bas­ta una acu­sa­ción pa­ra que sin pre­sun­ción de inocen­cia sean en­car­ce­la­dos sin jui­cio ni per­jui­cio só­lo con un pre­jui­cio. He­mos cam­bia­do. Pue­de que vi­va­mos me­jor, se ga­ne más plata pe­ro he­mos per­di­do con­fian­za, po­der de la pa­la­bra y el va­lor de la amis­tad. No acu­di­mos sin que nos lla­men y só­lo va­mos si atis­ba­mos al­gún be­ne­fi­cio. Te­ne­mos que tra­ba­jar du­ro pa­ra re­cu­pe­rar va­lo­res y no só­lo en Bo­li­via, en el mun­do en ge­ne­ral. Los con­tra­tos han ga­na­do a la pa­la­bra y los fo­lios no só­lo no se dic­tan sino que ya es­tán pro­gra­ma­dos en las compu­tado­ras. No sé, echo de me­nos el ca­fé, la ter­tu­lia y el he­cho de cum­plir la pa­la­bra. Se­gu­ro que el 6 de Agos­to de 1825 ha­bía le­tra y pa­la­bra pa­ra cum­plir e ini­ciar una nueva aven­tu­ra mun­dial con un nue­vo país. Lar­ga vi­da a Bo­li­via, una gran Na­ción, Li­bre y So­be­ra­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.