LA IN­CON­FUN­DI­BLE VOZ DEL FOLCLORE ORIEN­TAL.

Que­ría ser can­tan­te des­de muy pe­que­ña. Es un re­fe­ren­te de la mú­si­ca del orien­te bo­li­viano. Nun­ca se mo­les­tó que la com­pa­ren con Gladys Moreno

El Deber - Sociales (Bolivia) - - Portada - MAR­CE­LO SUÁREZ R. EL DE­BER

Guí­se­la San­ta Cruz tie­ne 42 años de vi­da y 28 de ca­rre­ra. Su his­to­ria es la de la ni­ña con ap­ti­tu­des pa­ra el can­to que que­ría ser una gran es­tre­lla de los es­ce­na­rios. Pe­ro siem­pre hay as­pec­tos que ha­cen in­tere­san­te el re­la­to y, en el ca­so de la ar­tis­ta cru­ce­ña, no es la ex­cep­ción.

Lo su­yo es una vi­da en­tre­ga­da a la mú­si­ca. Ra­zo­nes te­nía des­de ni­ña pa­ra ello, pues no solo sus pa­dres eran mú­si­cos, sino tam­bién otros miem­bros de su fa­mi­lia. En el ca­so de Guí­se­la, se pue­de de­cir que gran par­te de su éxi­to se de­be a la ne­ga­ción. “Mi pa­dre, al igual que mis abue­los, per­te­ne­cían a una igle­sia evan­gé­li­ca, mi ma­dre can­ta­ba y mi pa­dre ha­cía la mú­si­ca. Cuan­do te­nía 7 años, una vez me en­cuen­tra can­tan­do El agui­li­llo, me dio una guas­quea­da que has­ta aho­ra me acuer­do de có­mo do­lió”, afir­ma.

“Des­de que ten­go me­mo­ria, desea­ba ser can­tan­te, pe­ro mi pa­dre no que­ría, aun­que fi­nal­men­te fue el que me dio el prin­ci­pal apo­yo. Nun­ca me di­jo sos bue­na ni can­tas her­mo­so. Es más, cuan­do ga­né mis pri­me­ros con­cur­sos, no per­mi­tía que me la cre­ye­ra”, aña­de.

Per­se­ve­ran­cia

La in­tér­pre­te de Imi­ta­ción de hom­bre y Mis­te­rios del co­ra­zón no se con­si­de­ra una aven­ta­ja­da con res­pec­to a otros ar­tis­tas que no han al­can­za­do el ni­vel de po­pu­la­ri­dad al que ha lle­ga­do, pues to­do lo atri­bu­ye al com­pro­mi­so con el tra­ba­jo y a la per­se­ve­ran­cia. “Uno pue­de de­cir Dios pro­vee­rá, pe­ro tam­bién hay que le­van­tar­se a tra­ba­jar co­mo una hor­mi­gui­ta. Yo to­dos los días lo ha­go con esa con­vic­ción y le bus­co a la vi­da, bi­ci­cle­tean­do. Por­que si uno se que­da sen­ta­da a es­pe­rar a que lle­guen los con­tra­tos, es­tá me­dio di­fí­cil”, ex­pre­sa.

Ella es cons­cien­te de que los tiem­pos han cam­bia­do y que un ar­tis­ta ya no pue­de vi­vir de las ven­tas de dis­cos. En el ca­so de Guí­se­la, apues­ta más a los con­tra­tos por pre­sen­ta­cio­nes. En to­dos los años que lle­va via­jan­do por to­do el país ha po­di­do per­ci­bir que en el oc­ci­den­te les in­tere­sa es­cu­char mu­cho la mú­si­ca del orien­te bo­li­viano. “Ca­da con­cier­to ter­mi­na sien­do un 90% con re­per­to­rio de mú­si­ca orien­tal. La mis­ma gen­te me exi­ge y quie­re es­cu­char ta­qui­ra­ris y car­na­va­les. Por lo que co­noz­co de to­da mi ex­pe­rien­cia, pue­do de­cir que al pú­bli­co del oc­ci­den­te le gus­ta más la mú­si­ca orien­tal que al mis­mo ha­bi­tan­te de es­ta re­gión”, ase­gu­ra.

Cuan­do co­men­zó co­mo pro­fe­sio­nal, Guí­se­la San­ta Cruz te­nía 14 años y des­de en­ton­ces no ha pa­ra­do, sal­vo el pe­rio­do en el que se de­di­có a es­tu­diar In­ge­nie­ría Co­mer­cial, cuan­do ba­jó la in­ten­si­dad en su vi­da de ar­tis­ta. “Aun­que si­go con la mú­si­ca, de­ci­dí sa­car mi tí­tu­lo por­que no sé có­mo pue­den ve­nir las co­sas en es­ta ca­rre­ra. Lo bueno es que el folclore, mien­tras más ve­jo, se ha­ce más tra­di­cio­nal, más ape­ga­do a la gen­te. La mú­si­ca de mo­da es muy cam­bian­te, es pu­ra ten­den­cia, pe­ro el folclore es pa­ra siem­pre”, ase­ve­ra.

Ama el folclore, pe­ro no se cie­rra a fu­sio­nar­lo con rit­mos de mo­da. A pesar de que re­ci­bió crí­ti­cas, co­mo tam­bién elo­gios por ha­cer rea­li­za­do una ver­sión del éxi­to mun­dial Des­pa­ci­to, no se arre­pien­te de ha­ber­lo he­cho, por­que fue una in­quie­tud su­ya y opi­na que le sa­lió bo­ni­ta.

Una vi­da

Guí­se­la es­tá ca­sa­da des­de ha­ce 19 años con Mar­co An­to­nio Zankyz. Su his­to­ria de amor em­pe­zó un 20 de ju­lio de 1997, cuan­do una ami­ga los pre­sen­tó. Des­de en­ton­ces, la can­tan­te y Mar­co no se se­pa­ra­ron y aho­ra con­for­man una fa­mi­lia jun­to con Ti­zia­na, la ni­ña de sus ojos, de nue­ve años.

To­do ha­ce pen­sar que la pe­que­ña se­gui­rá sus pa­sos en el can­to, in­clu­so con ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­tas a las de su ma­dre. “Ha­ce co­sas que yo no ha­cía a

“Al pú­bli­co del oc­ci­den­te le gus­ta más la mú­si­ca orien­tal que al mis­mo ha­bi­tan­te de es­ta re­gión”. “Siem­pre fue un ha­la­go que me com­pa­ren con Gladys. Me ha­cía ver las co­sas di­fe­ren­tes y me mo­ti­va­ba”.

su edad, co­mo el fal­se­te; im­pos­ta muy bien la voz, tie­ne mu­cha fuer­za y ha­ce vi­bra­to cuan­do quie­re”, co­men­ta.

Du­ran­te el desa­rro­llo de su ca­rre­ra y des­de muy tem­pra­na edad, Guí­se­la fue bus­can­do su co­lor, su for­ma y su es­ti­lo. Y afir­ma que lo en­con­tró. A pesar de que mu­chas ve­ces la men­cio­na­ron co­mo la su­ce­so­ra de Gladys Moreno, nun­ca de­jó que eso la ma­rea­ra. “Siem­pre fue un ha­la­go, esa com­pa­ra­ción me ha­cía ver las co­sas di­fe­ren­tes y me mo­ti­va­ba, pe­ro nun­ca lo sen­tí co­mo una pre­sión”. Le due­le re­ci­bir crí­ti­cas ne­ga­ti­vas, pe­ro sa­be di­fe­ren­ciar­las cuan­do vie­nen con ma­la in­ten­ción, “A ve­ces me enojo, pe­ro al fi­nal me ha­go la ‘lo­can­ga’ y si­go vi­vien­do. Eso sí, me due­le la in­gra­ti­tud”, fi­na­li­za.

JOR­GE UECHI

TI­ZIA­NA. Su pe­que­ña, de nue­ve años, si­gue sus pa­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.