ENRIQUETA ULLOA: “QUIE­RO QUE LA GEN­TE ME RE­CUER­DE ASÍ”

El Deber - Sociales (Bolivia) - - Escenas - AI­DA M. ZUA­ZO D.

Las cue­cas, las to­na­das, los ta­qui­ra­ris, los huai­ños y otros sub­gé­ne­ros fol­cló­ri­cos bo­li­via­nos es­tán con el pe­sar de que una de las voces dul­ces que los can­ta con pa­sión se des­pi­de de los es­ce­na­rios es­te año. Sí, Enriqueta Ulloa, lue­go de 40 años de tra­ba­jo ar­tís­ti­co, de­ci­de col­gar el mi­cró­fono y de­di­car­se a otros pro­yec­tos per­so­na­les.

La Rei­na de la Can­ción Bo­li­via­na, tí­tu­lo que ob­tu­vo lue­go de ga­nar por cua­tro años con­se­cu­ti­vos el Fes­ti­val Lau­ro en los años 80, se pre­sen­ta­rá, po­si­ble­men­te por úl­ti­ma vez, en San­ta Cruz es­te 22 de sep­tiem­bre en la Ex­po­cruz, aun­que tra­ta­rá de vol­ver para fin de año.

“Pre­ten­do te­ner otro ti­po de pre­sen­ta­ción, qui­zás dar un con­cier­to en al­gún lu­gar, aun­que el tiem­po me es­tá pi­san­do”, co­men­tó la can­tau­to­ra de gran­des can­cio­nes del acer­vo como El agui­li­llo, San­gre es­pa­ño­la, Vá­mo­nos pa’ Po­ron­go, en­tre otras.

El mo­ti­vo de su ale­ja­mien­to

Ha­ce cua­tro años, mien­tras es­pe­ra­ba en el ca­me­rino su turno para su­bir al es­ce­na­rio en un even­to en Ta­ri­ja, Ulloa de­ci­dió que cuan­do cum­pli­ría 40 años de ca­rre­ra de­ja­ría los es­ce­na­rios.

La can­tan­te aún re­cuer­da la voz de aquel mag­ní­fi­co mú­si­co que in­flu­yó en esta de­ci­sión.

“Él es­ta­ba muy can­sa­do y en­fer­mo. Me do­lió mu­cho, no era la potencia de voz a la que nor­mal­men­te es­tá­ba­mos acos­tum­bra­dos a oír. Ese día to­mé la de­ci­sión, me pu­se a llo­rar ahí mis­mo y di­je que eso no que­ría para mí. Quie­ro que la gen­te me re­cuer­de así como es­toy aho­ra, ín­te­gra. Mi registro de voz es el mis­mo de cuan­do ini­cié”, cuen­ta.

Desde el año pa­sa­do ha ido pre­pa­ran­do su des­pe­di­da, aun­que la muerte de sus pa­dres, con tan solo sie­te meses de diferencia, fre­nó las pre­sen­ta­cio­nes que te­nía pre­pa­ra­das.

“Por el due­lo pa­ré unos cua­tro meses, por­que no he te­ni­do la for­ta­le­za para po­der ac­tuar”, ex­pli­ca aún con­mo­cio­na­da por lo su­ce­di­do, aun­que es­tá tran­qui­la, pues lue­go de vi­vir du­ran­te 33 años en La Paz, ha­ce tres re­gre­só a Ta­ri­ja para pa­sar los úl­ti­mos años de ellos a su lado.

Pe­ro ade­más Ulloa en­fa­ti­za que la vi­da de ar­tis­ta en Bo­li­via

SIM­PÁ­TI­CA. El pun­ta­pié ini­cial fue ga­nar en el Fes­ti­val Lau­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.