Ju­lio Gon­zá­lez es AR­TE

Con­tra la pa­red. El no­veno in­vi­ta­do del sector de los miér­co­les nom­bra sus lo­gros y sus desamo­res con la ‘al­dea’ que lo vio na­cer. Cru­do pa­ra al­gu­nos gus­tos, no te­me de­cir lo que cree.

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - SIL­VA­NA VINCENTI EL DE­BER

Si hay una prác­ti­ca con­sue­tu­di­na­ria en la vi­da de Ju­lio Er­nes­to Gon­zá­lez Sán­chez (36), es el ‘sin­ce­ri­ci­dio’, pa­la­bra in­ven­ta­da por quie­nes no en­tien­den su ne­ce­si­dad de de­cir lo que pien­sa sin usar bar­niz, há­bi­to a ve­ces ca­ta­lo­ga­do co­mo cruel den­tro de lo que él de­no­mi­na ‘la al­dea’.

Sus posts en las re­des so­cia­les son co­mo dar­dos pa­ra al­gu­nos gus­tos. Es que no pue­de con su ge­nio, es su for­ma de sen­tir­se li­bre, igual que cuan­do aban­do­nó su tra­ba­jo co­mo ar­qui­tec­to ni bien sin­tió que em­pe­za­ba a ser es­cla­vo de la ru­ti­na. No se ata ni al fu­tu­ro ni al pa­sa­do, no es ami­go de las es­truc­tu­ras, y sa­bo­rea un mo­do de vi­da fluc­tuan­te. Su ma­yor gri­lle­te, su tra­ba­jo co­mo fo­tó­gra­fo. ¿Qué te da­ba más pla­ta? La arquitectura. ¿No te mue­ve la pla­ta? No, por suer­te no me va mal, y eso que pa­sé por un pro­ce­so lar­guí­si­mo de dar­me a co­no­cer en un mer­ca­do muy con­so­li­da­do en el que es­ta­ban Pa­blo Man­zo­ni, Leo­nar­do Vi­lle y En­ri­que Me­na­cho. Nun­ca fui a col­gar­me de ellos, qui­se ha­cer mi ca­mino. ¿Fal­ta de hu­mil­dad? No, yo sen­tía que te­nía otras co­sas que mos­trar, que ellos ha­bían ga­na­do un mer­ca­do, sa­bían co­brar, pe­ro es­té­ti­ca­men­te yo sen­tía que po­día ha­cer nue­vas co­sas. En­ton­ces ex­pe­ri­men­té otro es­ti­lo, ma­qui­lla­jes, etc, no era fal­ta de hu­mil­dad, sino que no me sen­tía iden­ti­fi­ca­do con lo que pro­po­nían ellos. ¿Sen­tis­te egoís­mo cuan­do eras un ju­nior? Pue­de ser, pe­ro nun­ca me lo ma­ni­fes­ta­ron, sí es­cu­cha­ba co­men­ta­rios de per­so­nas que cues­tio­na­ban que eso artístico que yo ha­cía no me trae­ría pla­ta, ese era el co­men­ta­rio de las es­fe­ras de sa­be­lo­to­dos. Y la ver­dad es que te­nían al­go de ra­zón, pe­ro no com­ple­ta­men­te, por­que el mer­ca­do ya es­ta­ba co­mo en­tre­na­do y ahí fue don­de pu­de crear un pa­ra­le­lis­mo con otra op­ción es­té­ti­ca de fo­to­gra­fía. Me cos­tó co­mo cin­co años. ¿De qué vi­vis­te esa épo­ca? De tra­ba­ji­tos que sa­lían, hi­ce di­se­ño grá­fi­co pa­ra va­rias em­pre­sas. Uno siem­pre vi­ve de­mos­tran­do, siem­pre di­go que el fo­tó­gra­fo mue­re por su fo­to. ¿Es­tá sa­tu­ra­do el mer­ca­do? Sa­tu­ra­dí­si­mo. A pe­sar de eso, has lo­gra­do co­sas. Soy par­te de tres li­bros im­por­tan­tes, uno edi­ta­do en Ale­ma­nia so­bre ar­te y di­se­ño; otro de fo­to­gra­fía bo­li­via­na de San­dra Bou­lan­ger; otro que es una coau­to­ría en­tre Bo­li­via y Chi­le. En lo artístico, ex­pu­se en EEUU, Ar­gen­ti­na, Chi­le, In­gla­te­rra, Po­lo­nia...sien­to que el cu­rrícu­lo que ten­go na­die lo tie­ne. La mar­ca Ca­ro­li­na He­rre­ra me in­vi­tó a ser an­fi­trión a un cóc­tel en mi ho­nor en Mia­mi, pe­ro se ha pos­pues­to por el hu­ra­cán Ir­ma; fue gra­cias a que al­guien de esa fir­ma vio mi tra­ba­jo en Ins­ta­gram. En no­viem­bre ten­dré una ex­po­si­ción fo­to­grá­fi­ca por un mes en el Mu­seo de Ar­te, co­mo par­te del even­to Di­se­ño de Au­to­res Bo­li­via­nos (DAB), al que vie­ne un edi­tor de Vo­gue pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca. ¿No te iría me­jor afue­ra? Uno siem­pre sien­te la in­se­gu­ri­dad por­que no tie­ne pa­rá­me­tros que in­di­can si es­tás al ni­vel o no de afue­ra, so­lo hay cier­tos sín­to­mas; uno es el re­co­no­ci­mien­to de Ca­ro­li­na He­rre­ra. Lo que siem­pre me da pa­rá­me­tro es cuan­do gen­te im­por­tan­te me da li­ke en Ins­ta­gram, es que los ni­ve­les son otros afue­ra. ¿Vos que­rés ir­te? Sí (du­do­so). Son otros es­tán­da­res, hay em­pre­sas que es­tán bien con­so­li­da­das, pe­ro me atrae al ni­vel de tra­ba­jar con otros di­se­ña­do­res, mo­de­los, ma­qui­lla­do­res. Me gus­ta­ría ha­cer­le fo­tos a Nao­mi Camp­bell ves­ti­da de Dior, por ejem­plo. ¿Te asus­ta la idea? Me da mie­do. Por ejem­plo, aho­ra que fui a Nue­va York hi­ce dos se­sio­nes de fo­tos que no es­pe­ra­ba ha­cer, una de ellas era a un ar­tis­ta y la otra al es­ti­lis­ta de las Kar­das­hian. Yo acá lla­mo a la tien­da y pi­do co­sas y fun­cio­na, allá no te­nía na­da, son otros ni­ve­les, sen­tía que no te­nía equi­po. Apun­tar a eco­no­mías más al­tas im­pli­ca ma­yor aho­rro pa­ra sos­te­ner­se. ¿Por qué re­ne­gás con­tra la al­dea en tus posts? Le pu­se la al­dea comunitaria por­que to­dos pien­san pa­re­ci­do. ¿O fin­gen pen­sar así? Hay per­so­nas que pien­san dis­tin­to, pe­ro po­cas lo de­mues­tran. Mu­chas ve­ces me cri­ti­ca­ron por ejer­cer el ‘sin­ce­ri­ci­dio’. Mis ami­gos sa­ben có­mo soy y si­guen sien­do mis ami­gos, por­que la sin­ce­ri­dad no es pa­ra cual­quie­ra. El me­dio­cre quie­re que le mien­tan y que le di­gan lo que quie­re es­cu­char; la per­so­na in­te­li­gen­te va­lo­ra la sin­ce­ri­dad por­que a uno lo so­ban y lo aplau­den, pe­ro es in­va­lua­ble que te di­gan lo que pien­san y sien­ten, sea ma­lo o bueno, por­que gas­tan sus pen­sa­mien-

El me­dio­cre siem­pre quie­re que le mien­tan y que le di­gan lo que le gus­ta es­cu­char” Lla­mo la al­dea comunitaria a San­ta Cruz por­que to­dos pien­san pa­re­ci­do”

tos y su tiem­po en de­cir­te al­go. ¿Cues­ta ca­ro eso? To­da­vía no me ha cos­ta­do na­da, es que si pier­do al­go por ha­ber si­do así, agra­dez­co ha­ber­lo per­di­do. Las co­sas se van aco­mo­dan­do, si no era por eso, era por otra co­sa que se iban. En­ton­ces creo un fil­tro de per­so­nas que no son pa­ra mí. Qui­zás no siem­pre ten­gás la ra­zón. Por ejem­plo, no es que cri­ti­que a los blog­gers, pe­ro no hay pro­pues­ta in­te­lec­tual, sino lo que me gus­ta o mo­les­ta, no hay fun­da­men­tos. No es fal­ta de hu­mil­dad, he gas­ta­do mu­cha vi­da apren­dien­do y le­yen­do co­sas pa­ra fun­da­men­tar. Los fun­da­men­ta­lis­mos no son los que pro­pon­go, sino las co­sas que fun­da­men­tan­do te per­mi­ten crear un ca­mino. ¿Por qué ata­cás a los de­fen­so­res de la fa­mi­lia na­tu­ral? Los de­tes­to, doy pa­lo a quie­nes creen que tie­nen la úni­ca ver­dad y a la gen­te que ha­bla so­bre mo­ral…ahí me des­cha­ve­to. Es te­ra­peú­ti­co, a ve­ces es­toy ato­ra­do y es­ta­lla, so­lo que a ve­ces no lo ha­go tan su­til. Co­mo di­ce Mo­ria Ca­sán, si hay m... aden­tro, hay que echar­la por­que se con­vier­te en pro­ble­ma pa­ra uno. Me mo­les­ta que los put...íos no sean fron­ta­les, el qué di­rán, so­mos tan chi­cos que en­ci­ma nos en­te­ra­mos de to­do. El ae­ro­puer­to es el lu­gar de los gran­des put...íos, por­que los más gran­des via­jan. Lle­ga un ni­vel tan irra­cio­nal y su­rrea­lis­ta que via­ja la fa­mi­lia na­tu­ral y la aman­te; me mo­les­ta que una mu­jer no de­je a su ma­ri­do y reha­ga su vi­da. Son po­cas las per­so­nas de 50 sol­te­ras que tie­nen la po­si­bi­li­dad de em­pe­zar, la gen­te tie­ne mie­do. Aquí uno se vis­te pa­ra los de­más, to­do es en fun­ción de los otros y la gen­te no es fe­liz y se da cuen­ta tar­de. Has­ta fin­gen te­ner una fa­mi­lia. Di­cen que te creés di­vo. Si na­die te cui­da, te­nés que cui­dar­te so­lo. Hay que sa­ber dón­de ha­cer­se el di­vo y dón­de no. Por ha­cer la fo­to, si to­ca ba­rrer, ba­rro, y eso so­lo lo sa­be el que tra­ba­ja con­mi­go; me ha­go el di­vo cuan­do ten­go que exi­gir co­sas pa­ra que fun­cio­nen. ¿Hi­jo de ma­má so­la? Se di­vor­ció cuan­do yo era chi­co. Ten­go una es­truc­tu­ra fa­mi­liar, por de­cir así, de gen­te co­no­ci­da, pe­ro de­tes­to col­gar­me de la fa­mi­lia­ri­dad, nun­ca he bus­ca­do las in­fluen­cias, siem­pre he usa­do las ar­mas que ten­go, y esa es mi paz. Mi ma­dre me pa­só el gus­to por las amis­ta­des que me apor­tan, ella era in­te­li­gen­te, te­nía un ra­zo­na­mien­to que yo he­re­dé, y la sin­ce­ri­dad, aun­que en otros tiem­pos era dis­tin­to. Era ma­dre sol­te­ra, di­vor­cia­da, con hi­jos de ape­lli­dos dis­tin­tos y reunía to­dos los cli­chés te­rri­bles de la so­cie­dad. Hu­bo un mo­men­to en que fui­mos com­pa­ñe­ros, era cóm­pli­ce; nun­ca le con­té mu­cha in­ti­mi­dad, tam­po­co era ne­ce­sa­rio, ellas sa­ben to­do. Mi afec­ti­vi­dad nun­ca fue de mos­trar­se. ¿Tu pa­pá? Es más com­pli­ca­do pa­ra él que pa­ra mí. Siem­pre ha si­do un po­co fría la re­la­ción. Po­cas ve­ces re­cuer­do es­tar a so­las con mi pa­dre. ¿Mie­do a que­dar­te so­lo? No pien­so mu­cho en el fu­tu­ro, por ejem­plo aho­ra es­toy so­lo y veo a per­so­nas ma­yo­res so­las y di­go: “No me gus­ta­ría es­tar así”, pe­ro tra­to de no ago­biar­me con el fu­tu­ro ni el pa­sa­do. La gen­te más lo­ca que te po­dás ima­gi­nar es mi ami­ga por­que no me in­tere­sa su pa­sa­do. ¿Tu tra­ba­jo te lle­na o es tu es­ca­pe? Tam­bién es mi es­ca­pe, cuan­do me sien­to mal, to­da mi con­cen­tra­ción se va a eso.

@ph­ju­lio­gon­zá­lez es la vi­tri­na don­de mues­tra su tra­ba­jo en Ins­ta­gram FO­TOS: ÁL­VA­RO GUMUCIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.