LA PI­CAR­DÍA DE MO­RE­LIA SE RE­FLE­JA EN DIABLA, SU NUE­VO ÁL­BUM

Fir­me. Tie­ne 21 años. Due­ña de una voz po­ten­te. Es Mo­re­lia He­rre­ra, la hi­ja pro­di­gio del Chaco chu­qui­sa­que­ño. Es­te mes lan­za su cuar­to ál­bum dis­co­grá­fi­co lla­ma­do Diabla. Ar­ma­rá una gi­ra

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - CRIS­TIAN MASSUD TEX­TO SE­BAS­TIÁN DOMÍNGUEZ FO­TÓ­GRA­FO

Es una diabla, pe­ro no tie­ne ni un pe­lo de ma­la. No le sa­len cuer­nos ni co­la, pe­ro sí lle­va un ves­ti­do ne­gro y una ri­si­ta co­que­ta. Ese es el nue­vo con­cep­to que Mo­re­lia He­rre­ra Bar­ja ma­ne­ja­rá a par­tir de es­te mes pa­ra pro­mo­cio­nar su cuar­ta pla­ca dis­co­grá­fi­ca de­no­mi­na­da

Diabla en to­do el país.

Del Chaco pa­ra Bo­li­via

Mo­re­lia cam­bió de look pa­ra su ál­bum, pe­ro no de­ja­rá ja­más la esen­cia que lle­va den­tro. Sus raí­ces es­tán en Mu­yu­pam­pa, un pue­blo de un po­co más de 10.000 ha­bi­tan­tes que res­pi­ra en el Chaco chu­qui­sa­que­ño. No na­ció allí, pe­ro vi­vió en esa tie­rra ca­lien­te (su ma­má dio a luz en Ca­mi­ri).

En es­te ál­bum se pue­de ver la ver­sa­ti­li­dad y la ma­du­rez de aque­lla Mo­re­lia que lan­zó su pri­mer CD cuan­do ape­nas te­nía ocho años. Lo lla­mó Des­de el Chaco de mi pa­tria al mun­do, des­pués vi­nie­ron Tú y yo, a los 12 años, Sim­ple­men­te Mo­re­lia, a los 14, y aho­ra Diabla, a sus 21. Lo pre­sen­tó el mar­tes con un show en Ta­pe­kua.

La jo­ven­ci­ta re­co­no­ce que es­te dis­co le cos­tó mu­chí­si­mo, por­que an­tes ella no “ha­cía na­da” por sus ma­te­ria­les. To­do lo veía su ma­dre. Es­ta vez su­dó la go­ta gor­da y bus­có a to­do su equi­po de tra­ba­jo, des­de los mú­si­cos has­ta el es­tu­dio.

Cé­sar Es­pa­da le pu­so la le­tra y la mú­si­ca a ocho te­mas (por­que tres son co­vers) y Ál­va­ro Var­gas le fa­ci­li­tó su ca­bi­na pa­ra la gra­ba­ción. Lu­cho Domínguez se en­car­gó de la mas­te­ri­za­ción y en Li­ma, la ca­pi­tal pe­rua­na, se rea­li­za­ron las co­pias co­rres­pon­dien­tes.

Di­ver­si­dad de rit­mos

Diabla es un dis­co ca­ma­leó­ni­co por su va­rie­dad de rit­mos que van des­de la in­fal­ta­ble cha­ca­re­ra has­ta la eter­na ba­la­da. Tie­ne 11 can­cio­nes: La diabla (cha­ca­re­ra), In­fiel (cha­ma­mé), Mis dos amo­res (cue­ca ta­ri­je­ña), La ca­pri­cho­sa (cue­ca ro­mán­ti­ca), Bohe­mio (car­na­val), No eres ne­ce­sa­rio (ba­la­da), Zam­ba pa­ra no mo­rir, Zam­ba de us­ted y Quién ( zam­ba), ade­más de La crio­lli­ta y El úni­co be­so (cue­ca ta­ri­je­ña).

De to­dos esos te­mas, La diabla ya tie­ne su vi­deo­clip (el pri­me­ro, por­que ven­drán otros) y es­ta se­ma­na es­ta­rá ‘col­ga­do’ en You­Tu­be. Y ese es el fa­vo­ri­to de la ex­miss Chu­qui­sa­ca. “Me iden­ti­fi­co con su le­tra. Las mu­je­res so­mos re­bel­des, na­die nos la char­la y no to­le­ra­mos trai­cio­nes. Ellos (los hom­bres) es­tán de ida y no­so­tros, de vuel­ta”, agre­ga. Y ante cual­quier sus­pi­ro fe­mi­nis­ta acla­ra: “Es una for­ma pí­ca­ra de de­cir las co­sas. El hom­bre es el com­ple­men­to de la mu­jer y mi dis­co es­tá ela­bo­ra­do por va­rios hom­bres”.

Mo­re­lia se­gui­rá in­ter­cam­bian­do ac­ti­vi­da­des. Alis­ta­rá pre­sen­ta­cio­nes en otras re­gio­nes y se­gui­rá con sus es­tu­dios en Dia­ko­nía. Quie­re ser una es­tre­lla. Sue­ña con eso to­do el tiem­po. “Se­ré la nú­me­ro uno”, así am­bi­cio­na y tie­ne to­das las ar­mas pa­ra eso.

Ha­ce ocho años que ra­di­ca en San­ta Cruz de la Sie­rra. An­tes so­lo ve­nía por unas cla­ses de mú­si­ca. Enamo­ra con Se­bas­tián Domínguez, un jo­ven que tam­bién tie­ne su edad y se ha con­ver­ti­do en su fo­tó­gra­fo pri­va­do. Él y su fa­mi­lia la apo­yan. Es­tos días can­ta­rá y sa­cu­di­rá el ves­ti­do ne­gro.

“Las mu­je­res so­mos re­bel­des, na­die nos la char­la y no to­le­ra­mos trai­cio­nes. Ellos (los hom­bres) es­tán de ida y no­so­tros, de vuel­ta”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.