Va por MÁS

Va­nes­sa Áñez. La vo­ca­lis­ta de Po­ker sa­be que su gru­po es exi­to­so, pe­ro tie­ne sed de más lo­gros. Sin en­trar en de­ta­lles, di­ce que quie­re te­ner el se­llo for ex­port.

El Deber - Sociales (Bolivia) - - Portada - Sil­va­na Vin­cen­ti EL DE­BER

To­do lo que le pa­só lo usó pa­ra bien. Cuan­do te­nía 13 años sus pa­dres se di­vor­cia­ron y la de­ja­ron a car­go de sus cua­tro her­ma­nos, jun­to a su abue­li­ta Ele­na. Ese fue el mo­men­to más du­ro de su vi­da has­ta la fe­cha, cuan­do se sin­tió des­pro­te­gi­da y aban­do­na­da, y tam­bién su me­jor ejem­plo pa­ra te­ner cla­rí­si­mo que no hay lo­gro pro­fe­sio­nal que com­pen­se em­pu­jar una fa­mi­lia al fra­ca­so.

Aun­que en el Fa­ce­book luz­ca co­mo ‘tra­ba­jó­li­ca’ con­sa­gra­da, el ho­gar de Ele­na Va­nes­sa Áñez Val­di­via ( 32) con Juan Car­los Nar­ba­ja y sus hi­jos Jo­sé Luis (12) y Fa­cun­do (7) es su prio­ri­dad nú­me­ro uno. La vo­ca­lis­ta y di­rec­to­ra del gru­po Po­ker, tam­bién lan­za­da co­mo so­lis­ta, sa­be quién ocu­pa el pe­des­tal, pe­ro tam­po­co se pos­ter­ga a sí mis­ma. Una de sus úl­ti­mas aven­tu­ras se­rá su pre­sen­cia en la XVIII ver­sión de los La­tin Grammy, en Las Ve­gas, no co­mo no­mi­na­da, so­lo co­mo in­vi­ta­da, pe­ro es par­te de su bús­que­da de ro­zar­se con las es­fe­ras in­ter­na­cio­na­les. A Va­nes­sa no le va mal, pe­ro sien­te que no es su­fi­cien­te.

¿Por qué ir a los Grammys?

No es­toy ga­nan­do na­da, pe­ro de­seo al­gún día traer un Grammy y fes­te­jar con Po­ker por tres días; eso sí, es­ta­mos tra­ba­jan­do. So­lo es­tar en una al­fom­bra, con ar­tis­tas nú­me­ro uno a ni­vel mun­dial, es un ho­nor. Cuan­do mi pu­bli­cis­ta de Es­ta­dos Uni­dos me dio la noticia, lo pri­me­ro que hi­ce fue ver mi agen­da y to­do se aco­mo­dó. Es una ex­pe­rien­cia in­creí­ble, ves esos shows y te em­pa­pás, co­mo ar­tis­ta ten­go que vi­vir­lo.

¿Que­rés que la gen­te te vea o bus­cás tras­cen­der fron­te­ras?

Por am­bas co­sas, ten­go mu­chos pro­yec­tos, an­do mo­ti­va­da, quie­ro avan­zar. Siem­pre mi am­bi­ción le ga­nó a mi zo­na de con­fort. Mu­si­cal­men­te ha­blan­do, los Grammys son lo má­xi­mo.

Ten­go cla­ro que nin­gún éxi­to pro­fe­sio­nal com­pen­sa el fra­ca­so en el ho­gar A los 20 años no ha­bía na­da que me fre­ne y eso ca­si me lle­vó a la tum­ba Po­ker man­tie­ne eco­nó­mi­ca­men­te a Va­nes­sa y Va­nes­sa es un sue­ño per­so­nal An­tes era muy in­se­gu­ra con mi fla­cu­ra, me­nos se­xi; hoy soy más agre­si­va

¿Qué te­nés en men­te pa­ra ex­por­tar tu ta­len­to?

Con los años apren­dí a guar­dar­me las co­sas, an­tes las lan­za­ba sin ha­ber­las ter­mi­na­do, pe­ro aho­ra me gus­ta de­cir­las cuan­do ya es­tá to­do lis­to, por­que pue­den sur­gir mil im­pre­vis­tos. Sí es­toy tra­ba­jan­do, en si­len­cio, en un pro­yec­to muy in­tere­san­te y bo­ni­to, al­go que he es­pe­ra­do y es el mo­men­to. Ten­go ya la ma­du­rez que ne­ce­si­to y la es­ta­bi­li­dad económica. Co­mo ar­tis­ta no pue­do que­dar­me con las ga­nas.

No te va na­da mal y sin em­bar­go sos tra­ba­jó­li­ca.

Cuan­do tu­ve a mi pri­mer hi­jo a los 20 años, to­do era pro­du­cir, no ha­bía na­da que me fre­ne y eso ca­si me lle­vó a la tum­ba. Aho­ra que ten­go 32, y dos hi­jos, en­con­tré el equi­li­brio que to­do mundo ne­ce­si­ta. Ya sé cuán­do fre­nar y cuán­do ace­le­rar y eso me cos­tó años; sigo sien­do un tor­be­llino, pe­ro con cor­du­ra.

¿No pa­re­ce Va­nes­sa el hom­bre de la ca­sa?

En mis re­des acos­tum­bro mos­trar a la Va­nes­sa tra­ba­ja­do­ra, mis pro­yec­tos, la ar­tis­ta. De­trás de ella hay mu­cho tra­ba­jo, sa­cri­fi­cio. Soy una per­so­na nor­mal que le me­te du­ro, a quien le han pa­sa­do co­sas bue­nas y ma­las, co­mo a to­do el mundo y ten­go un ma­ri­do que sien­to co­mo mi ge­me­lo. Na­die me pue­de entender co­mo él y vi­ce­ver­sa. Aho­ra ya es­toy com­par­tien­do más co­sas de mis hi­jos. Ten­go cla­rí­si­mo que nin­gún éxi­to pro­fe­sio­nal com­pen­sa un fra­ca­so en tu ho­gar.

¿Có­mo lo­grás esa con­fian­za y complicidad?

Cuan­do me lo pre­sen­ta­ron me dio mu­cha con­fian­za. Cuan­do nos ca­sa­mos y te­nía­mos que es­ta­ble­cer le­gal­men­te nues­tro gru­po y ha­cer pa­pe­les de im­pues­tos, des­pués de dos me­ses de cor­te­jos y uno de ca­sa­dos, pi­dió que es­té to­do a mi nom­bre. Yo di­je: “Es­te ti­po es ce­ro mal­dad, na­da de co­sas tor­ci­das, muy na­tu­ral, da­do, bon­da­do­so y eso me hi­zo dar­me a mí tam­bién”.

¿Qué da más pla­ta, Po­ker o Va­nes­sa?

Po­ker man­tie­ne a Va­nes­sa Áñez. Va­nes­sa es un sue­ño per­so­nal, al­go que te­nía pen­dien­te, bus­qué el mo­men­to de ha­cer­lo y mi ma­ri­do me di­jo “me­tá­mos­le”.

Te­nés tres temas, ¿por qué no el dis­co?

Po­ker me con­su­me mu­cho tiem­po, con en­sa­yos y reu­nio­nes, ade­más de eso me gus­ta ha­cer ta­reas con mis hi­jos, lle­var­los a sus cla­ses o nos par­ti­mos con mi ma­ri­do. No sé có­mo Va­nes­sa Áñez es­tá pro­po­nien­do co­sas por­que, del 100% del tiem­po, so­lo de 5 a 10% es pa­ra el pro­duc­to Va­nes­sa Áñez. Pro­pues­tas y com­po­si­cio­nes hay, pe­ro la co­sa es me­ter­se a ha­cer­las. No me gus­tan las co­sas a las apu­ra­das.

Al­gu­nos pien­san que pa­gas­te pa­ra que Uba­le­le en­tre en el

Cuan­do subo al es­ce­na­rio de­bo creer­me me­jor que Ma­don­na Sigo sien­do un tor­be­llino, pe­ro con la cor­du­ra que an­tes me fal­ta­ba

ran­king de HTV

Uba­le­le­na­ció co­mo un jin­gle que nos iden­ti­fi­que co­mo Po­ker. Lo hi­ci­mos bien, con full vi­deo y fue una gran sor­pre­sa por­que man­da­mos el vi­deo a HTV por in­ter­net y lle­gó al hot ran­king, su­peró a otros temas y eso cues­ta mu­chí­si­mo. Con mis temas de Va­nes­sa Añez no he po­di­do su­pe­rar a Uba­le­le.

¿Qué de­be­rían ha­cer los mú­si­cos pa­ra que les va­ya me­jor?

En Bo­li­via so­mos mu­cho de cri­ti­car al que es­tá su­bien­do. No ten­go tiem­po pa­ra en­vi­dias y crí­ti­cas, to­do lo que apa­gue mi son­ri­sa lo des­car­to y eso lo apren­dí con los años. Les di­go a los mú­si­cos que no se ba­jo­neen y que in­vier­tan por­que las co­sas gra­tis no sa­len bien, pe­ro to­do de­pen­de mu­cho de has­ta dón­de quie­re lle­gar ca­da uno. En es­ta ca­rre­ra es muy im­por­tan­te creér­se­la, cuan­do subo, de­bo creer­me me­jor que Ma­don­na, aun­que sue­ne pe­dan­te, pe­ro ten­go cla­ro que cuan­do ba­jo, soy igual que to­dos.

Es muy no­to­ria la evo­lu­ción de tu fi­gu­ra.

Siem­pre fui fla­cu­chen­ta, la cin­tu­ra siem­pre la tu­ve, las pier­nas del­ga­das tam­bién, pe­ro era me­nos se­xi. La ma­du­rez y se­gu­ri­dad de al­guien se no­tan. An­tes era muy dis­tin­ta, hoy soy más agre­si­va. Aho­ra me la ha­go fá­cil, sé que mi ima­gen es fun­da­men­tal en es­ta ca­rre­ra, por eso es­toy pen­dien­te. To­do es­te cam­bio sa­lió de mi lan­za­mien­to co­mo so­lis­ta.

¿Ci­ru­gías y cui­da­dos?

Cuan­do em­pe­cé en Po­ker me pu­se se­nos y ha­ce tres años que me ope­ra­ron la na­riz por­que era an­chin­ga. En el ros­tro, Ca­ro­la Nos­tas me ha­ce un tra­ta­mien­to que se lla­ma plas­ma; uso cre­ma an­ti­arru­gas des­de los 20 años, re­cu­rro al bó­tox y a la lim­pie­za pe­rió­di­ca de cu­tis.

Tu hi­jo ma­yor si­gue tus pa­sos. ¿Y si no es­tu­dia una ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria?

Es que co­mo yo la vi­vo, la mú­si­ca sí es una ca­rre­ra. Si Jo­sé Luis op­ta por eso y no por una ca­rre­ra tra­di­cio­nal, que le me­ta, y aun­que yo le pa­rez­ca tri­lla­da, lo que siem­pre le di­ré es que, en lo que ha­ga, que sea el me­jor.

Es­te mes se sen­ta­rá en Las Ve­gas con gran­des es­tre­llas de la mú­si­ca

JU­LIO GON­ZÁ­LEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.