Be­lla y con to­do en su LU­GAR

Mo­de­lo en la mi­ra. De 17 años, 1,75 m de es­ta­tu­ra y 43 kg. ‘New face’ de Pa­blo Man­zo­ni. An­drea Agui­le­ra de­bu­tó en el show Mag­ní­fi­cas Fe­rial y pro­me­te lle­gar muy le­jos.

El Deber - Sociales (Bolivia) - - PORTADA - CRIS­TIAN MASSUD. TEX­TO PA­BLO MAN­ZO­NI. FO­TO

43. Es lo que mar­ca la ba­lan­za. Y ¿qué? En sus 17 años de vi­da mu­chas han si­do las ve­ces en que An­drea Agui­le­ra Suá­rez se ha sen­ti­do in­va­di­da. Y a sus oí­dos siem­pre in­gre­só la mis­ma pre­gun­ta osa­da: “¿Por qué sos tan fla­ca?”. Eso le mo­les­ta­ba bas­tan­te. Y re­ne­ga­ba. Apren­dió a con­vi­vir con aque­llo y a de­fen­der­se.

Jo­ven­ci­ta, pe­ro ma­du­ra

So­bri­na de una gran­de del mo­de­la­je, Vania An­te­lo. Ella la me­tió en ese mun­do. De­bu­tó en el Mag­ní­fi­cas Fe­rial de es­te año. No se ca­yó, no se le rom­pió el ta­co y pu­do flo­tar en la pa­sa­re­la.

Esa no­che fue una lo­cu­ra. No se in­ti­mi­dó. Se pu­so un cor­pi­ño y sa­lió a la luz. Eso sí no mos­tró de más ni lo ha­ría. No le lla­ma la aten­ción un to­ples o un des­nu­do. Y es­tá con­for­me con su as­pec­to.

“Acá no es­tán acos­tum­bra­dos a ver gen­te muy del­ga­da. Creen que ten­go al­go, pe­ro no es así. Me ali­men­to su­per­bién y aun así no pue­do engordar. A ve­ces me frus­tra­ba, pe­ro ya lo su­pe­ré”, di­ce.

Eso de sen­tir­se se­ña­la­da la ha­cía creer que no en­ca­ja­ba en es­ta so­cie­dad. Pe­ro un día pen­só: “Nun­ca na­die di­jo que era un pe­ca­do ser gor­do o fla­co”. Y en­cie­rra la idea con que “ca­da quien de­be­ría acep­tar­se tal co­mo lo creó Dios”, sin importar el color de piel o el ta­ma­ño del cuer­po.

No siem­pre se­rá be­lla

Pa­re­ce es­cul­pi­da a la per­fec­ción. Due­ña de unos ojos verdes y ros­tro an­ge­li­cal. Pa­ra ella la be­lle­za no es pa­ra siem­pre y to­dos “lle­ga­rán a en­ve­je­cer en su mo­men­to”.

Es­tá en con­tra de las ci­ru­gías plás­ti­cas y de “me­ter­se bu­rre­ras en el cuer­po”. No en­tra­ría a un qui­ró­fano por­que le tie­ne mie­do y qui­zá -pien­sa- que lo que se in­ter­ven­ga no le gus­ta­rá o no le que­da­rá bien. Tam­po­co con­de­na a las chi­cas que sí se ope­ran.

No mo­de­la­rá to­do el tiem­po. So­lo se­rá un pa­sa­tiem­po, por­que quie­re es­tu­diar In­ge­nie­ría Co­mer­cial. No cree en la fra­se cli­ché de que las mo­de­los sean bo­ni­tas y ton­tas. “So­lo que siem­pre ha­brá gen­te que quie­ra ha­cer­te que­dar mal”, se­ña­la.

To­ca otra fi­bra: “El mo­de­la­je no es si­nó­ni­mo de ven­der tu cuer­po, es mos­trar di­fe­ren­tes ti­pos de be­lle­za”. Y com­ple­men­ta: “En Bo­li­via hay har­tí­si­ma gen­te her­mo­sa, cual­quie­ra pue­de ser mo­de­lo. So­lo hay que que­rer­lo y dis­fru­tar­lo”.

Em­bru­ja. Es­tá en la pro­mo­ción del Cam­brid­ge. Sus pa­pás son Alejandro Agui­le­ra y Xi­me­na Suá­rez. Enamo­ra con Mi­guel Jus­ti­niano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.