Cuba di­ce “sí” a los trans­gé­ni­cos

El Deber - - OPINIÓN - GARY AN­TO­NIO RO­DRÍ­GUEZ ÁLVAREZ * Bus­can­do la ver­dad Fa­ce­book.com/Gar­yan­to­nio­ro­dri­gue­zal­va­rez * Eco­no­mis­ta y ma­gís­ter en Co­mer­cio In­ter­na­cio­nal

La com­ba­ti­va Cuba no de­ja de sor­pren­der con sus cam­bios: pri­me­ro clau­su­ra el Mi­nis­te­rio del Azú­car y lo re­em­pla­za por el Gru­po Em­pre­sa­rial de la Agroin­dus­tria Azu­ca­re­ra; lue­go se abre al ca­pi­tal oc­ci­den­tal, dán­do­le un buen tra­to; re­tor­na len­to pe­ro se­gu­ro a la eco­no­mía de mer­ca­do; eli­mi­na cien­tos de miles de em­pleos es­ta­ta­les; ofre­ce tie­rras a la ini­cia­ti­va pri­va­da, alien­ta el cuen­ta­pro­pis­mo y re­es­ta­ble­ce re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con los EEUU, su acé­rri­mo ri­val ideo­ló­gi­co. Pe­ro hay al­go más: la re­vo­lu­cio­na­ria Cuba apues­ta por la bio­tec­no­lo­gía, no so­lo pa­ra la sa­lud – lo ha­cía ya por mu­chos años– sino prag­má­ti­ca­men­te, pa­ra pro­du­cir ali­men­tos.

Una no­ta de In­ter Press Service ( IPS) de 2012 da­ba cuen­ta de que Cuba ha­bía de­ci­di­do fo­men­tar el uso de se­mi­llas ge­né­ti­ca­men­te me­jo­ra­das pa­ra de­jar de im­por­tar ali­men­tos trans­gé­ni­cos ca­ros y pro­du­cir­los allí, aho­rran­do así los mi­llo­nes de dó­la­res que gas­ta­ba.

Car­los Bo­rro­to, vi­ce­di­rec­tor del Cen­tro de In­ge­nie­ría Ge­né­ti­ca y Bio­tec­no­lo­gía de Cuba (CIGB) di­jo que ha­bía plan­ta­cio­nes de maíz y so­ya trans­gé- ni­cas en el oc­ci­den­te y cen­tro de la is­la, des­ta­can­do que en el mun­do se cul­ti­va­ba ya 160 mi­llo­nes de hec­tá­reas con se­mi­llas ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­das ( Cuba pro­du­ce trans­gé­ni­cos…, IPS, 26.4.2012).

Por la no­ta se su­po que Cuba tra­ba­ja­ba con or­ga­nis­mos ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­dos por más de 20 años: “El CIGB desa­rro­lló el maíz trans­gé­ni­co de con­jun­to con el Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes Li­lia­na Di­mi­tro­va, mien­tras que la so­ya se ob­tu­vo con el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cien­cias Agrí­co­las (…) ha tra­ba­ja­do las mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas tam­bién en plan­tas co­mo ca­ña de azú­car, papa, pi­ña, ca­fé, to­ma­te, arroz y pa­pa­ya, en­tre otros (…) In­cre­men­tar el uso de maíz trans­gé­ni­co cu­bano se­co se fun­da­men­ta en que los cos­tos de pro­duc­ción son muy in­fe­rio­res (…) los ren­di­mien­tos se mul­ti­pli­can”. Aho­ra, lo más im­por­tan­te: “Cuba cul­ti­va­rá maíz y so­ya trans­gé­ni­ca a gran es­ca­la en 2017 pa­ra dis­mi­nuir su dé­fi­cit ali­men­ta­rio, pe­ro ba­jo es­tric­to con­trol cien­tí­fi­co y le­gal, anun­ció una fuen­te ofi­cial” ( Cul­ti­vos trans­gé­ni­cos pa­ra la sos­te­ni­bi­li­dad ali­men­ta­ria, Gran­ma, 16.12.2016).

¿A dón­de apun­ta es­ta es­tra­te­gia pro­duc­ti­va? La no­ta in­for­ma de que Cuba lo­gró pro­du­cir en­tre 2,8 y 4 to­ne­la­das de so­ya trans­gé­ni­ca por hec­tá­rea ( en Bo­li­via el pro­me­dio es 2,3) y apues­tan a pro­du­cir 9 to­ne­la­das de maíz trans­gé­ni­co por hec­tá­rea (en Bo­li­via es de 3,2) pa­ra aho­rrar ca­si 500 mi­llo­nes de dó­la­res/año por im­por­ta­ción y avan­zar en su so­be­ra­nía ali­men­ta­ria. Digno de imi­tar, ¿no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.