El Go­bierno acu­sa a Chi­le de una fal­ta grave an­te La Ha­ya

El can­ci­ller chi­leno, Heraldo Mu­ñoz, di­jo que la dú­pli­ca pre­sen­ta­da el jue­ves en el tri­bu­nal in­ter­na­cio­nal mues­tra las de­bi­li­da­des del plan­tea­mien­to bo­li­viano. El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Héc­tor Ar­ce, ase­gu­ra que sus de­cla­ra­cio­nes vul­ne­ran la re­ser­va del doc

El Deber - - Portada - M. TEDESQUI / I.PA­RE­DES el­de­ber@el­de­ber.com.bo

Tras la pre­sen­ta­ción de la dú­pli­ca chi­le­na por la de­man­da ma­rí­ti­ma an­te la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia ( CIJ) de La Ha­ya, ese país de­nun­ció que Bo­li­via tie­ne una lí­nea ar­gu­men­tal cam­bian­te y que no hay una obli­ga­ción ex­plí­ci­ta de ne­go­ciar una sa­li­da al Pa­cí­fi­co con so­be­ra­nía. El Go­bierno res­pon­dió que los con­te­ni­dos se en­cuen­tran en re­ser­va y que el can­ci­ller chi­leno Heraldo Mu- ñoz co­me­tió una grave fal­ta al re­ve­lar­los, mien­tras el vo­ce­ro Car­los Me­sa ata­có el ale­ga­to pre­sen­ta­do ayer.

“Es un do­cu­men­to muy sus­tan­ti­vo que de­ja en evi­den­cia las de­bi­li­da­des del plan­tea­mien­to bo­li­viano, que ha si­do una lí­nea ar­gu­men­tal cam­bian­te. Par­tió con la so­li­ci­tud de un ac­ce­so com­ple­ta­men­te so­be­rano, es de­cir, con ce­sión de te­rri­to­rio, y lue­go se trans­for­mó du­ran­te los ale­ga­tos ora­les en la po­si­bi­li­dad de al­gún acuer­do prác­ti­co o una zo­na es­pe­cial in­clu­so. De mo­do que en es­te do­cu­men­to ha­ce­mos pre­sen­tes esas in­con­sis­ten­cias, pe­ro ade­más agre­ga­mos ar­gu­men­tos ju­rí­di­cos e his­tó­ri­cos pa­ra ce­rrar bien esta par­te de los ale­ga­tos es­cri­tos”, se­ña­ló el can­ci­ller Mu­ñoz.

El mi­nis­tro de Jus­ti­cia, Héc­tor Ar­ce, re­cor­dó a Mu­ñoz que des­de la fa­se es­cri­ta has­ta la oral es re­ser­va­da en el tri­bu­nal de La Ha­ya. “Por lo tan­to, hay una grave fa­len­cia de par­te de esta au­to­ri­dad chi­le­na, que pú­bli­ca­men­te ven­ti­ló los que se­rían sus ar­gu­men­tos y sus cri­te­rios so­bre el con­te­ni­do mis­mo del pro­ce­so, al­go que nin­gu­na au­to­ri­dad bo­li­via­na ha he­cho nun­ca, ni lo ha­rá”, afir­mó.

El agen­te bo­li­viano Eduar­do Ro­drí­guez re­sal­tó tam­bién a EL DE­BER que Mu­ñoz se ha re­fe­ri­do a los ar­gu­men­tos que con­ten­dría la dú­pli­ca.

“Es­te do­cu­men­to se­rá ob­je­to de aná­li­sis por el equi­po de abo­ga­dos de Bo­li­via que se pro­nun­cia­rán en opor­tu­ni­dad de las au­dien­cias de los ale­ga­tos ora­les, no co­rres­pon­de ha­cer­lo an­tes, pues así lo dis­po­ne el Re­gla­men­to de la Cor­te, im­por­ta­ría re­ve­lar con­te­ni­dos que se en­cuen­tran ba­jo re­ser­va. Tam­po­co con­vie­ne alen­tar un de­ba­te im­pro­duc­ti­vo”, di­jo.

En la mis­ma lí­nea, el pre­si­den­te del Se­na­do, Jo­sé Al­ber­to Gon­za­les, ma­ni­fes­tó que a Bo­li­via so­lo le in­tere­sa el fa­llo y que el res­to son so­lo cri­te­rios sub­je­ti­vos. “Pa­ra no­so­tros la opi­nión más im­por­tan­te, que es en reali­dad el fa­llo que va a dar la CIJ de La Ha­ya, es lo que nos in­tere­sa, y es eso lo que de­fi­ni­ti­va­men­te va a mar­car la si­tua­ción en es­te te­ma; el res­to son opi­nio­nes”, in­di­có.

Mien­tras, el mi­nis­tro de la Pre­si­den­cia, Re­né Mar­tí­nez, re­sal­tó los ofi­cios de Mu­ñoz. “Ha­ce de pi­to­ni­so y ade­lan­ta un fa­llo de la CIJ. Lo pa­ra­dó­ji­co es que ase­ve­ra posiciones de fun­da­men­ta­ción ju­rí­di­ca en bas de a cri­te­rios per­so­na­les, uni­la­te­ra­les... Fe­liz­men­te no son ob­je­to del juicio ex­pues­to an­te la Cor­te, ¿a quién pre­ten­de en­ga­ñar?”, in­di­có.

Mu­ñoz y Me­sa

El can­ci­ller Mu­ñoz se­ña­ló en otro pun­to de su con­fe­ren­cia de pren­sa que la dú­pli­ca es­ta­ble­ce que “no hay una obli­ga­ción de ne­go­ciar, una obli­ga­ción tie­ne que ser ex­plí­ci­ta. Un país tie­ne que sa­ber­se obli­ga­do a un de­ter­mi­na­do acuer­do, y lo que ha he­cho Chi­le por más de 100 años han si­do con­ver­sa­cio­nes es­po­rá­di­cas, diá­lo­gos con Bo­li­via co­mo ocu­rre en la di­plo­ma­cia. Y hay que pen­sar que si esos diá­lo­gos ge­ne­ra­ran obli­ga­cio­nes ju­rí­di­cas, na­die con­ver­sa­ría con na­die a ni­vel in­ter­na­cio­nal”, ma­ni­fes­tó.

En es­te con­tex­to, el can­ci­ller ase­ve­ró que “cuan­do hay acuer­do eso se plas­ma en do­cu­men­tos ex­plí­ci­tos, ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­tes y el que fir­ma se sa­be vin­cu­la­do. De mo­do que na­da de eso ha exis­ti­do du­ran­te es­tos más de 100 años y Chi­le lo que ha bus­ca­do es ser un buen ve­cino y mu­chas ve­ces es­cu­char a Bo­li­via”.

Car­los Me­sa, en una co­lum­na que es­cri­bió pa­ra El País, di­jo que se de­be di­fe­ren­ciar diá­lo­go y con­ver­sa­ción de pro­pues­ta for­mal que com­pro­me­te la fe de un Es­ta­do. “El 19 de di­ciem­bre de 1975, el mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Chi­le, Pa­tri­cio Car­va­jal, res­pon­dió tex­tual­men­te en una car­ta con su fir­ma al em­ba­ja­dor de Bo­li­via en San­tia­go: ‘La res­pues­ta chi­le­na se fun­da en un arre­glo de mu­tua con­ve­nien­cia que con­tem­pla­ría los in­tere­ses de am­bos paí­ses… se con­si­de­ra­ría… la ce­sión a Bo­li­via de una cos­ta ma­rí­ti­ma so­be­ra­na uni­da al te­rri­to­rio bo­li­viano por una fa­ja te­rri­to­rial, igual­men­te so­be­ra­na’”, ex­pli­có.

Re­sal­tó que “Chi­le se vio for­za­do a ex­pli­car por qué se nie­ga a dar­le a Bo­li­via un ac­ce­so so­be­rano al mar que sus pro­pias au­to­ri­da­des, a lo lar­go de ca­si un si­glo, se com­pro­me­tie­ron a ne­go­ciar”. Apun­tó ade­más que “el úni­co ca­mino po­si­ble al im­pe­ra­ti­vo de la in­te­gra­ción en el si­glo XXI pa­sa por la so­lu­ción de­fi­ni­ti­va de la me­di­te­rra­nei­dad bo­li­via­na. Es pre­ci­sa­men­te por ello que los te­mas de La Ha­ya es­tán en La Ha­ya”.

AFKA

UN MEN­SA­JE IN­SIS­TEN­TE

Mu­ñoz se­ña­ló que se fue “con­ten­to”, di­jo que el do­cu­men­to tie­ne ar­gu­men­ta­ción ju­rí­di­ca só­li­da EL CAN­CI­LLER DE CHI­LE RE­PI­TIÓ VA­RIAS VE­CES QUE SU DÚ­PLI­CA DES­HI­ZO EL ALE­GA­TO BO­LI­VIANO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.