Jes­si­ca, una be­nia­na via­je­ra en bi­ci

La odon­tó­lo­ga Jes­si­ca Mar­par­ti­da de­jó to­do pa­ra re­co­rrer en bi­ci­cle­ta las co­mu­ni­da­des de Pa­ra­guay. Ya atra­ve­só 1.500 ki­ló­me­tros.

El Deber - - Portada - GI­NA JUS­TI­NIANO GI­NA.JUS­TI­NIANO@EL­DE­BER.COM.BO

U

n buen día Jes­si­ca Mar­par­ti­da Duar­te de­ci­dió que a sus 27 años iba a de­jar de in­sis­tir en ha­cer lo que se su­po­ne que de­bía ha­cer. Iba a desis­tir de pe­dir el prés­ta­mo pa­ra com­prar­se el si­llón de los odon­tó­lo­gos que cues­ta ca­si igual que un au­to y em­pren­de­ría la aven­tu­ra de se­guir a un grin­go que le ha­bía sol­ta­do una in­vi­ta­ción des­ca­be­lla­da: se­guir­lo en bi­ci­cle­ta y des­cu­brir el mun­do des­de una vi­da sen­ci­lla. Des­de abril has­ta la fe­cha ha re­co­rri­do más de 1.500 ki­ló­me­tros en sue­lo pa­ra­gua­yo, ha co­no­ci­do unas 40 po­bla­cio­nes, se ha mo­ja­do en agua­ce­ros ca­si inin­te­rrum­pi­dos, ha em­pu­ja­do su bi­ci por ca­mi­nos en­ja­bo­na­dos y se ha tos­ta­do al sol, pe­ro ja­más ha des­di­bu­ja­do la son­ri­sa. El sen­ti­do co­mún di­rá que no po­día ha­ber si­do odon­tó­lo­ga sin sa­ber son­reír bo­ni­to. Sus la­bios ya no lu­cen car­mín, pe­ro sus dien­tes aso­man en per­fec­ta ar­mo­nía ca­da vez que arri­ba a un nue­vo lu­gar y a una nue­va es­cue­la pa­ra dar rien­da suel­ta al pro­gra­ma de hi­gie­ne den­tal que lle­va de co­le­gio en co­le­gio, a bor­do de la ben­di­ta bi­ci­cle­ta.

Jes­si­ca lle­ga ca­si siem­pre con Woj­ciech Gan­cza­rek (29), un fí­si­co que de­jó sus in­ves­ti­ga­cio­nes en la universidad de Cra­co­via pa­ra ha­cer otra co­sa, cam­biar de con­ti­nen­te, re­co­rrer el mun­do y po­ner­se a es­cri­bir. Pa­ra Woj­ciech, la fí­si­ca no es­tá di­vor­cia­da de sus via­jes. Des­de su pers­pec­ti­va exis­ten los que quie­ren ga­nar di­ne­ro y los que quie­ren en­ten­der el mun­do y él eli­gió es­tar en es­te úl­ti­mo gru­po. Ade­más, si es fí­si­co, car­pin­te­ro o pa­na­de­ro, no cree que de­ba de­di­car­le las 24 ho­ras de su vi­da so­lo a eso, se­ría ri­dícu­lo ha­cer una mis­ma co­sa to­da la vi­da ha­bien­do tan­tas co­sas por ha­cer y por co­no­cer. Con esa fi­lo­so­fía de vi­da con­ven­ció a Jes­si­ca de de­jar to­do, su tra­ba­jo, su fa­mi­lia y sa­lir­se de su zo­na de con­fort.

“Yo qui­se sa­lir en bi­ci­cle­ta a mo­do de no con­ta­mi­nar y en­se­ñar a la gen­te lo que sé” “En cuan­to a las per­so­nas hay de to­do. Hay los que no te con­tes­tan el saludo ni te dan un va­so con agua”

¿Qué te em­pu­jó pa­ra de­jar­lo to­do y em­pren­der esta lo­cu­ra?

Cuan­do ter­mi­né la ca­rre­ra me fue muy di­fí­cil com­prar un si­llón den­tal, son muy ca­ros, qui­se sa­car un prés­ta­mo y me fue muy com­pli­ca­do, te pi­den una ga­ran­tía y mis pa­pás no tie­nen ca­sa, en­ton­ces no con­ta­ba con el di­ne­ro pa­ra po­ner mi con­sul­to­rio y de asis­ten­te den­tal te ex­plo­tan de­ma­sia­do, y yo no que­ría eso. Tam­bién era bai­la­ri­na, uf!, ha­ce cua­tro me­ses que no ¡ bai­lo- y era ins­truc­to­ra de zum­ba. Creo que la odon­to­lo­gía se ha vuel­vo más un ne­go­cio que otra co­sa, so­lo que­re­mos lle­nar­nos de pla­ta los bol­si­llos y nos ol­vi­da­mos que los pro­fe­sio­na­les en sa­lud es­ta­mos pa­ra ser­vir a los en­fer­mos, ya sean ri­cos o po­bres. Pien­so que es­ta­mos en es­te mun­do pa­ra ser­vir a los de­más. Lo úni­co que qui­se fue co­no­cer el mun­do, a las per­so­nas y cuan­do sa­lís más allá de tu bur­bu­ja em­pe­zás a en­ten­der mu­chas co­sas. Yo qui­se sa­lir en bi­ci­cle­ta a mo­do de no con­ta­mi­nar y lle­gar y en­se­ñar de for­ma sen­ci­lla a la gen­te lo que sé. Es­toy con­ven­ci­da de que hay que de­jar a las per­so­nas que co­no­ce- mos un po­qui­to de no­so­tros y de lo que sa­be­mos. Cuan­do aca­be (es­te pe­ri­plo) ten­go pen­sa­do un pro­yec­to de odon­to­lo­gía en Bo­li­via, no sé có­mo lo voy a con­se­guir, pe­ro quie­ro un odon­to­mó­vil, pa­ra ha­cer odon­to­lo­gía po­pu­lar.

A bor­do de la bi­ci­cle­ta no ca­ben mu­chas co­sas, ape­nas lo ne­ce­sa­rio... ¿ có­mo han si­do tus días des­de abril?

Ca­be lo bá­si­co y ne­ce­sa­rio. En la bi­ci no me pue­do dar el lu­jo de traer co­sas que me gus­ta­rían co­mo ma­qui­lla­je o una la­va­do­ra -

aun­que te­ne­mos una ca­fe­te­ra que ha­ce un ex­pre­so es­pec­ta­cu­lar-, pe­ro sí car­ga­mos una co­ci­na de una hor­na­lla y gui­neos, esos nun­ca nos tie­ne que fal­tar por­que nos da ener­gía.

¿Ya te acos­tum­bras­te a los sa­bo­res paraguayos?

Me gus­tó la chi­pa, que es pa­re­ci­do al cu­ña­pé, pe­ro tie­ne maíz. Aquí co­men muy po­ca ver­du­ra. La ver­dad es que co­me­mos lo que nos in­vi­tan, no nos pri­va­mos de na­da. En las es­cue­las no nos in­vi­tan mu­cho. Al­gu­nos pro­fe­so­res nos tra­tan de­ma­sia­do bien, una vez in­clu­so nos pa­ga­ron un ho­tel, pe­ro tam­bién hay otros que nos tra­tan con in­di­fe­ren­cia, pe­ro creo que de to­das las co­sas al­go se apren­de y es has­ta bueno que nos ha­ya pa­sa­do to­do lo que nos ha pa­sa­do. Cuan­do re­cién lle­ga­mos llo­vió dos me­ses se­gui­dos y el ca­mino de tie­rra co­lo­ra­da era gre­do­sí­si­mo. Real­men­te de­bo de­cir que ro­dan­do en bi­ci­cle­ta se vi­ve muy hu­mil­de­men­te, pe­ro aun así con­fie­so que me tra­je per­fu­me, eso no me pue­de fal­tar.

¿Y esta vi­da en bi­ci cuán­to te va a du­rar?

Es­to de via­jar qui­sie­ra man­te­ner­lo en mi vi­da, ya sea en bus, en bu­rro o en avión. Nos fal­ta ha­cer el Cha­co pa­ra­gua­yo y pa­sar­nos a Ta­ri­ja, quie­ro ver có­mo nos re­ci­ben en mi país, qué tal son los pro­fe­so­res, los di­rec­to­res. Quie­ro ver la for­ma en que la gen­te de Bo­li­via nos apo­ye en al­go, por­que co­me­mos to­dos los días y nos ha­ría bien esa ayu­di­ta. En Pa­ra­guay abri­mos una pá­gi­na pa­ra que la gen­te nos co­la­bo­re y na­die lo hi­zo, co­men­ta­ban, nos fe­li­ci­ta­ba, nos die­ron mi­les de ‘me gus­ta’ y has­ta nos en­tre­vis­ta­ron en La Cró­ni­ca y ABC, pe­ro na­die nos ayu­dó. Y no es que se ne­ce­si­te mu­cho, gas­ta­mos co­mo $ us 180 por per­so­na, so­lo ne­ce­si­ta­mos di­ne­ro pa­ra co­mi­da. Nues­tro nú­me­ro de cuen­ta del ban­co Mer­can­til San­ta Cruz es 4061277349, la ti­tu­lar soy yo, Jes­si­ca Mar­par­ti­da Duar­te.

¿Y en to­do es­te re­co­rri­do qué has vis­to por el ca­mino?

En cuan­to a las per­so­nas hay de to­do, des­de el tí­pi­co per­so­na­je hu­mil­de y de buen co­ra­zón, co­mo el di­rec­tor de la es­cue­la más po­bre que he­mos vi­si­ta­do y que nos dio to­do lo que te­nía - se lla­ma Ma­rio Báez y nun­ca lo ol­vi­da­re­mos­has­ta las per­so­nas de la es­cue­la me­jor equi­pa­da y con ai­re acon­di­cio­na­do que ni gra­cias nos die­ron. Co­mo di­je, hay de to­do, tam­bién hay po­bres que no con­tes­tan el saludo ni te dan un va­so con agua, pe­ro tra­tas de apren­der a amar a esas per­so­nas a pe­sar de al­gu­nas fal­tas.

Vi­si­tó lo­ca­li­da­des co­mo Ca­ba­lle­ro, Es­co­bar, Ibyty­mi, Caa­za­pa, Vi­lla Ri­ca y Lu­que, en­tre otras

Atien­de la den­ta­du­ra de los chi­cos de las es­cue­las que visita

Jes­si­ca tam­bién les en­se­ña la ma­ne­ra co­rrec­ta de ce­pi­llar­se

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.