AR­TE CRUCEÑO ATERRIZA EN EL PA­LA­CIO DE AJU­DA DE LIS­BOA

La ar­tis­ta plás­ti­ca So­nia Fal­co­ne ex­hi­be su mues­tra Cam­pos­de vi­da, con 50 obras.

El Deber - - Portada - RO­BER­TO DOTTI /LIS­BOA rdot­ti@el­de­ber.com.bo

La ar­tis­ta plás­ti­ca So­nia Fal­co­ne pre­sen­ta Cam­pos de vi­da, una mues­tra com­pues­ta por 50 obras en di­fe­ren­tes sa­lo­nes del pa­la­cio. La uti­li­za­ción de ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, so­bre to­do de Bo­li­via, son la fuer­za de las crea­cio­nes de la ar­tis­ta na­ci­da en San­ta Cruz de la Sie­rra que esta no­che abre las puer­tas en el em­ble­má­ti­co Pa­la­cio de Aju­da.

Es la ex­po­si­ción más gran­de e im­por­tan­te de su ca­rre­ra.

“So­lo Dios abre las puer­tas de una ma­ne­ra tan ex­tra­or­di­na­ria que uno no se lo es­pe­ra", di­ce So­nia Fal­co­ne, mien­tras re­co­rre el pa­la­cio por­tu­gués.

La ex­po­si­ción, que se abre hoy al pú­bli­co en ge­ne­ral, con­ju­ga pie­zas de co­lo­res y ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, trans­for­mán­do­los en obras que ins­ta­ló en las ha­bi­ta­cio­nes y sa­lo­nes del edi­fi­cio ha­bi­ta­do des­de 1861.

Esta man­sión, cons­trui­da en la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX en es­ti­lo neo­clá­si­co, fue ele­gi­do pa­ra re­si­den­cia de la Fa­mi­lia Real por­tu­gue­sa cuan­do D. Luis I (1838-1889) se con­vir­tió en rey de Por­tu­gal y se ca­só con una prin­ce­sa ita­lia­na, Do­ña Ma­ría Pía de Sa­bóia (1847-1911).

Las ins­ta­la­cio­nes de So­nia Fal­co­ne se apre­cian en un ex­ten­so re­co­rri­do pa­la­cie­go en­tre pla­te­ría, pin­tu­ras, es­cul­tu­ras, mo­bi­lia­rio, ta­pi­ce­ría, cris­ta­les, por­ce­la­nas, etc.

Más de 35 per­so­nas se de­di­ca­ron a ins­ta­lar las obras con el cui­da­do y las res­tric­cio­nes que im­po­ne el pa­la­cio. Esta co­lec­ción iné­di­ta lle­vó seis me­ses de pre­pa­ra­ción en la cu­ra­du­ría, trans­por­te de ma­te­ria­les, co­ne­xio­nes, ela­bo­ra­ción de tra­ba­jos in si­tu y adap­ta­cio­nes, ade­más de va­rias se­ma­nas de mon­ta­je.

“En cier­to mo­do es­ta­mos con­quis­tan­do lo que los con­quis­ta­do­res hi­cie­ron ha­ce 500 años . Hoy Bo­li­via vie­ne, Bo­li­via la her­mo­sa se pre­sen­ta en to­do su es­plen­dor y de una ma­ne­ra muy ar­tís­ti­ca, muy con­tem­po­rá­nea, muy del si­glo XXI", di­ce Fal­co­ne, mien­tras arre­gla de­ta- lles y coor­di­na con sus ayu­dan­tes a po­cas ho­ras de abrir la mues­tra, don­de fue­ron in­vi­ta­das 300 per­so­nas, en­tre ellos los prín­ci­pes Char­les-Phi­lip­pe y Dia­na d'Or­léans, el Dr. Jo­sé Al­ber­to Ri­bei­ro, di­rec­tor del Pa­la­cio Na­cio­nal de Aju­da, el mi­nis­tro de Cul­tu­ra de Por­tu­gal y au­to­ri­da­des po­lí­ti­cas de Bo­li­via y otras per­so­na­li­da­des por­tu­gue­sas.

“Las obras au­dio­vi­sua­les son más con­tem­po­rá­neas", di­ce, ya que uti­li­za Ipads y va­rias pro­yec­cio­nes au­dio­vi­sua­les que dan vi­da tec­no­ló­gi­ca a ele­men­tos de si­glos pa­sa­dos, con el pro­pó­si­to de lo­grar co­nec­ti­vi­dad con el pa­sa­do.

Por ejem­plo los di­bu­jos ru­pes­tres del alto Mai­ra­na, Sa­mai­pa­ta, son ex­pues­tos en fo­to­gra­fías im­pre­sas en lá­mi­nas de alu­mi­nio (Las vo­ces do­ra­das).

“Son obras de ar­te con­cep- tual del si­glo 21 con ma­te­ria­les co­ti­dia­nos", re­mar­ca.

Una de las obras de ma­yor impacto es un co­ra­zón flo­tan­do en la sa­la del rey por­tu­gués. El so­ni­do se es­cu­cha de le­jos, los la­ti­dos del co­ra­zón se im­po­nen en la sa­la real. Se tra­ta de un ho­lo­gra­ma de un co­ra­zón que da vuel­tas so­bre su mis­mo eje.

“En esta obra exis­ten­cia­lis­ta, Dios nos creó en un cuer­po que es una má­qui­na y al­gún día va a

pa­rar, mu­chas ve­ces no nos da­mos cuen­ta que nues­tra vi­da es un so­plo. En es­te pa­la­cio es­pec­ta­cu­lar vi­vie­ron mu­chos so­be­ra­nos y aho­ra no es­tán, y eso va a pa­sar un día con no­so­tros tam­bién", di­ce.

Bo­li­via se mues­tra des­de di­fe­ren­tes for­ma­tos, len­gua­jes y pla­ta­for­mas. La ins­ta­la­ción Las go­tas de

san­gre, fotos de Ti­wa­na­ku, el Illi­ma­ni, del Pan­ta­nal, obras en bron­ce, oro y pie­dras se­mi­pre­cio­sas (pe­ces), pin­tu­ras e ins­ta­la­cio­nes. “Pien­so que en Bo­li­via te­ne­mos el jar­dín del Edén con ma­te­ria­les pre­cio­sos, pie­dras, me­ta­les y na­tu­ra­le­za. Hay obras de co­lec­cio­nis­tas de va­rios paí­ses que me la pres­ta­ron pa­ra es­te even­to", re­la­ta Fal­co­ne.

Otra ins­ta­la­ción de impacto es El amor eterno, así la lla­ma por el amor que sien­te por San­ta Cruz, esta vez las pre­sen­ta co­mo en un la­go, to­das las pie­zas en co­lor oro, "es una obra que for­ma par­te de la re­con­quis­ta que es­ta­mos ha­cien­do. En la pun­ta na­ce la flor de So­to que de­mo­ra en­tre 50 y 100 años en for­mar­se. Es el sím­bo­lo del amor real que ten­go por mi país y mi cul­tu­ra, es muy sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra mí, así co­mo Cam­pos de ca­lor", con­fie­sa.

En 1938 el pa­la­cio fue con­ver­ti­do en mu­seo y abier­to al pú­bli­co. En es­te si­tio, vi­si­ta­do por cen­te­na­res de tu­ris­tas de to­do el mun­do, se ce­le­bran las más im­por­tan­tes ce­re­mo­nias de la Pre­si­den­cia de la Re­pú­bli­ca. Esta ex­po­si­ción per­ma­ne­ce­rá abierta du­ran­te tres me­ses.

FOTOS: MAR­CIO MINGO

UNA MUES­TRA DE SU AR­TE

Su pro­pues­ta ar­tís­ti­ca es­ta­rá abierta al pú­bli­co en el Pa­la­cio de Aju­da du­ran­te tres me­ses UNA DE LAS OBRAS QUE DES­DE HOY SE MUES­TRAN AL PÚ­BLI­CO POR­TU­GUÉS

Fal­co­ne inau­gu­ró la ex­po­si­ción ayer con la pre­sen­cia de invitados

Las obras es­tán dis­tri­bui­das en los sa­lo­nes y ha­bi­ta­cio­nes del pa­la­cio

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.