Ex­plo­sión en tren de Londres cau­sa 29 heridos y ac­ti­va aler­ta

Un bal­de con ca­bles y ma­te­rial in­fla­ma­ble ar­dió en un va­gón del me­tro de Londres en ho­ra pi­co. La Po­li­cía bri­tá­ni­ca ini­ció un gran ope­ra­ti­vo pa­ra dar con el ata­can­te. Re­pu­dio mun­dial por la ex­pan­sión de los ra­di­ca­les is­lá­mi­cos

El Deber - - Portada - AFP Y EFE LONDRES (REINO UNI­DO)

Unas 29 per­so­nas re­sul­ta­ron he­ri­das ayer por la ma­ña­na, nin­gu­na de ellas de gra­ve­dad, por una bom­ba ca­se­ra co­lo­ca­da en el me­tro de Londres en ple­na ho­ra pun­ta, el quin­to aten­ta­do es­te año en el Reino Uni­do. El Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI), reivin­di­có el ata­que te­rro­ris­ta.

Los he­chos se pro­du­je­ron po­co des­pués de las 8:00 de la ma­ña­na en un tren de­te­ni­do en la es­ta­ción de Par­sons Green.

El Go­bierno bri­tá­ni­co au­men­tó el gra­do de ame­na­za te­rro­ris­ta a “crí­ti­co”, el más alto en la es­ca­la, que sig­ni­fi­ca que un aten­ta­do es “in­mi­nen­te”, anun­ció la pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May.

“La gen­te ve­rá más po­li­cía ar­ma­da en el trans­por­te pú­bli­co y en nues­tras ca­lles, brin­dan­do pro­tec­ción adi­cio­nal”, ex­pli­có May. “Es­ti­ma­mos aho­ra que fue la de­to­na­ción de un ar­te­fac­to ex­plo­si­vo ca­se­ro” que pro­vo­có so­bre to­do “que­ma­du­ras por un fo­go­na­zo”, di­jo a la pren­sa Mark Row­ley, sin pro­por­cio­nar in­for­ma­ción so­bre los au­to­res del aten­ta­do.

Se­gún Sky, la po­li­cía pri­vi­le­gia la hi­pó­te­sis de un ar­te­fac­to que no es­ta­lló com­ple­ta­men­te, pe­ro cu­yo fo­go­na­zo ha­bría bas­ta­do pa­ra he­rir a los pa­sa­je­ros.

El pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, ase­gu­ró que “los au­to­res es­ta­ban ba­jo el ra­dar de Scotland Yard”, pro­vo­can­do la reac­ción ai­ra­da de la

El gru­po te­rro­ris­ta Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) asu­mió la au­to­ría del aten­ta­do per­pe­tra­do en el me­tro de Londres me­dian­te una bom­ba de fa­bri­ca­ción ca­se­ra que ha de­ja­do al me­nos 29 per­so­nas he­ri­das.

En un es­cue­to co­mu­ni­ca­do pu­bli­ca­do en Te­le­gram y cu­ya au­ten­ti­ci­dad no pu­do ser ve­ri­fi­ca­da, su agen­cia afín, Amaq, ase­gu­ró que “una fuen­te di­jo a la agen­cia que un ar­te­fac­to ex­plo­tó en el me­tro de Londres, y que fue lle­va­do a ca­bo por un des­ta­ca­men­to del Es­ta­do Is­lá­mi­co".

A di­fe­ren­cia de otros co­mu- ni­ca­dos, Amaq no ase­gu­ró en es­te caso que sean “sol­da­dos” de su au­to­pro­cla­ma­do ca­li­fa­to ni men­cio­nó tam­po­co el nú­me­ro de víc­ti­mas que hu­bo en el ata­que.

La po­li­cía bri­tá­ni­ca lan­zó una ver­da­de­ra “ca­za del hom­bre” tras la ex­plo­sión de una bom­ba ca­se­ra en un va­gón de me­tro de Londres en ple­na ho­ra pun­ta que cau­só 29 heridos. Se­gún Sky, la Po­li­cía pri­vi­le­gia la hi­pó­te­sis de un ar­te­fac­to que no es­ta­lló com­ple­ta­men­te, pe­ro cu­yo fo­go­na­zo ha­bría bas­ta­do pa­ra he­rir a los pa­sa­je­ros. pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May.

“No creo que sea de nin­gu­na ayu­da pa­ra na­die es­pe­cu­lar so­bre una in­ves­ti­ga­ción en cur­so”, di­jo May, que acla­ró ade­más que la bom­ba es­ta­ba fa­bri­ca­da “con la in­ten­ción de cau­sar da­ños sig­ni­fi­ca­ti­vos”.

Un cu­bo con ca­bles

Se­gún una pe­rio­dis­ta de Me­tro. co. uk que es­ta­ba en el lu­gar, hay gen­te que re­sul­tó “muy quemada” y ha­bía per­di­do el pelo.

En un vi­deo y fotos pu­bli­ca­dos en las re­des so­cia­les se po­día ver un cu­bo de plás­ti­co aca­ban­do de ar­der. El cu­bo, co­mo los que se usan tra­di­cio­nal­men­te pa­ra pin­tu­ra, es­ta­ba den­tro de una bol­sa de plás­ti­co y de él sa­lían unos ca­bles, pe­ro el con­jun­to no pa­re­cía muy da­ña­do.

Ello “su­gie­re que 'la ex­plo­sión' se pro­du­jo só­lo en par­te”, di­jo Hans Mi­chels, pro­fe­sor de in­ge­nie­ría quí­mi­ca del Im­pe­rial Co­lle­ge de Londres.

“Qui­zás la mez­cla no tu­vo la com­po­si­ción co­rrec­ta o el sis­te­ma de ig­ni­ción era inade­cua­do o es­ta­ba mal co­lo­ca­do”, aña­dió.

La es­ta­ción de Par­sons Green es­tá en el sud­oes­te de Londres, en el ba­rrio de Ful­ham, una zo­na de cla­se me­dia-al­ta.

Los tes­ti­gos na­rra­ron a la AFP có­mo una bo­la de fuego re­co­rrió el tren por la ex­plo­sión, tras lo cual se pro­du­jo una es­tam­pi­da.

“Lo pri­me­ro que vi” tras el es­ta­lli­do “fue una es­pe­cie de bo­la de fuego na­ran­ja abar­can­do to­do el me­tro y avan­zan­do ha­cia no­so­tros”, ex­pli­có a la AFP Char­les Cra­ven, un em­plea­do de la City que via­ja­ba con su no­via.

“Lo que uno ve en la se­rie de te­le­vi­sión '24' o en una pe­lí­cu­la”, aña­dió Cra­ven, que lo­gró huir del me­tro.

Lau­ren Hub­bard des­cri­bió una es­ce­na pa­re­ci­da. “Oí un 'bang' (...), mi­ré a mi al­re­de­dor y vi un mu­ro de fuego que avan­za­ba ha­cia no­so­tros”.

“Es di­fí­cil de ex­pli­car, por­que pa­sa en un ins­tan­te y lue­go co­rres. Ha­bía gen­te den­tro (de la bo­la de fuego), pe­ro te pa­sa por en­ci­ma de la ca­be­za, to­do el mun­do co­rre y tú sa­les lo más rá­pi­do que pue­des”, di­jo Hub­bard.

Quin­to en un año

El Reino Uni­do ha su­fri­do cin­co aten­ta­dos des­de el 22 de mar­zo, cua­tro de signo is­la­mis­ta y uno ul­tra­de­re­chis­ta, y vi­ve en es­ta­do de aler­ta. En la es­ca­la de ame­na­za te­rro­ris­ta de las au­to­ri­da­des, el ni­vel es el se­gun­do más alto, “se­ve­ro”, que sig­ni­fi­ca que un aten­ta­do es “al­ta­men­te pro­ba­ble”.

La pri­me­ra mi­nis­tra The­re­sa May pre­si­dió una reunión de ur­gen­cia de su ga­bi­ne­te de se­gu­ri­dad, y an­tes ex­pre­só su so­li­da­ri­dad con los heridos.

EL YIHA­DIS­MO LO REIVIN­DI­CA Y LA PO­LI­CÍA SA­LE A LA CA­ZA DEL AU­TOR DEL ATA­QUE TE­RRO­RIS­TA

IN­TER­NET

LAS CÉ­LU­LAS DEL YIHA­DIS­MO Una mu­jer re­sul­tó he­ri­da tras la ex­plo­sión de una bom­ba ca­se­ra en el me­tro de la ciu­dad de Londres DE­CE­NAS DE GRU­POS RA­DI­CA­LES RE­SI­DEN EN LAS CA­PI­TA­LES EU­RO­PEAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.