Mu­jer va pre­sa por muer­te de su es­po­so; bus­can al aman­te

La mu­jer re­ve­ló que pla­ni­fi­có y par­ti­ci­pó del he­cho. El otro au­tor es­tá pró­fu­go. El mó­vil del cri­men fue pa­sio­nal y eco­nó­mi­co, se­gún la Felcc. Una jue­za de­ter­mi­nó en­viar­la a la cár­cel

El Deber - - Seguridad - FER­NAN­DO SO­RIA SEJAS fer­nan­do.so­ria@el­de­ber.com.bo

Car­men Ro­drí­guez Yau­ri ( 25) es­ta­ba des­can­san­do con su es­po­so Na­za­rio Agua­yo Arias (40) en su ca­sa en Ya­pa­ca­ní, cuan­do por la par­te tra­se­ra del in­mue­ble in­gre­só Juan Agui­lar Ro­me­ro ( 27), el hom­bre con el que Car­men ha­bía con­vi­vi­do me­ses an­tes, cuan­do es­tu­vo se­pa­ra­da de su ma­ri­do.

Al en­trar al apo­sen­to, Agui­lar pro­pi­nó un gol­pe con un ha­cha en la fren­te de la víc­ti­ma, mien­tras Car­men le ta­pa­ba la bo­ca con la sá­ba­na pa­ra que no gri­ta­ra. En se­gui­da le ama­rra­ron las ma­nos y los pies y le cu­brie­ron la ca­be­za con bol­sas plás­ti­cas pa­ra que la san­gre no se es­par­za y no man­che la ha­bi­ta­ción.

Era la no­che del do­min­go y es­pe­ra­ron a que sea de ma­dru­ga­da pa­ra su­bir el cuer­po en el vehícu­lo de la víc­ti­ma e ir a arro­jar­lo por la zo­na del in­gre­so al cir­cui­to de mo­tos, a 500 me­tros del lo­cal noc­turno Ca­ba­lli­to.

Esos de­ta­lles del he­cho san­grien­to sus­ci­ta­do el do­min­go en Ya­pa­ca­ní, los pro­por­cio­nó la mu­jer de Agua­yo, cu­ya au­dien­cia cau­te­lar fue rea­li­za­da la tar­de de ayer en ins­ta­la­cio­nes de la Fuer­za Es­pe­cial de Lu­cha Con­tra el Cri­men (Felcc) de Montero.

El fis­cal Henry Flo­res la im­pu­tó por el de­li­to de ase­si­na­to y fue en­via­da pre­ven­ti­va­men­te a la cár­cel por or­den de la jue­za pri­me­ro de sen­ten­cia, Ma­ría Lui­sa Saa­ve­dra.

Mien­tras tan­to, la Po­li­cía es­tá tras una pis­ta que lle­ve a la de­ten­ción de Agui­lar.

Se­gún la au­top­sia de ley rea­li­za­da a la víc­ti­ma, la cau­sa de la muer­te fue un trau­ma­tis­mo cra­neo­en­ce­fá­li­co con frac­tu­ra fa­cial y he­ri­das con­tu­so­cor­tan­tes en el cuer­po. El cuer­po pre­sen­ta­ba una he­ri­da abierta en la re­gión fron­tal y le­sio­nes pun­zo­cor­tan­tes en otras par­tes.

El di­rec­tor de la Felcc de Montero, Ru­bén Ba­rrien­tos, in­di­có que, se­gún las pes­qui­sas que se han rea­li­za­do, el cri­men fue mo­ti­va­do por cues­tio­nes pa­sio­na­les y eco­nó­mi­cas.

Se pre­su­me que la mu­jer pre­ten­día vi­vir con su nue­va pa­re­ja en su ca­sa.

Por otra par­te, tam­bién se co­no­ció que la mu­jer in­ten­tó des­viar la in­ves­ti­ga­ción cul­pan­do a D.R.A. (21), a quien di­jo ha­ber co­no­ci­do por Fa­ce­book y lue­go en per­so­na. La mu­jer lo acu­só de ha­ber abu­sa­do se­xual­men­te de ella y de ame­na­zar con ma­tar a su ma­ri­do si de­nun­cia­ba el he­cho.

La Po­li­cía de­tu­vo al jo­ven, quien di­jo co­no­cer a la mu­jer, pe­ro ne­gó la co­mi­sión del de­li­to. Lue­go de eso, la mu­jer con­fe­só la ver­dad del cri­men.

EL NORTE

PAR­TÍ­CI­PE DEL HE­CHO Se pre­su­me que la mu­jer y su aman­te pre­ten­dían que­dar­se con los bie­nes del vic­ti­ma­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.