“So­mos víc­ti­mas; ne­ce­si­ta­mos el apo­yo de las au­to­ri­da­des”

El ge­ren­te de Eurochronos, que re­ci­bió cin­co ti­ros, ha­bló con el EL DE­BER Ra­dio so­bre el asal­to y de “la cruel­dad mor­tal” que vi­vie­ron los rehe­nes. Pi­de el apo­yo pa­ra to­das las víc­ti­mas y no ser ata­ca­dos por las au­to­ri­da­des. “Que­re­mos te­ner las ga­ran­tías

El Deber - - TEMA DEL DIA -

tra­do un va­lio­so apo­yo a las víc­ti­mas y eso me da una tran­qui­li­dad par­ti­cu­lar y quie­ro se­guir sin­tién­do­me así.

So­bre la Po­li­cía, sé que hay bue­nos efec­ti­vos, co­mo tam­bién los de­be ha­ber ma­los. Es­pe­ro que las co­sas se den en el rum­bo cier­to y ten­ga­mos ga­ran­tías que ne­ce­si­ta­mos y exi­gi­mos.

¿ Có­mo em­pe­zó el día del asal­to? Soy el en­car­ga­do de ha­cer la aper­tu­ra de la em­pre­sa jun­to con otras per­so­nas. Lle­gué a las 8:45, es­tá­ba­mos em­pe­zan­do la jor­na­da con las al­re­de­dor de 25 per­so­nas que tra­ba­jan en Eurochronos, es­tá­ba­mos ale­gres, nos ani­má­ba­mos, ha­cía­mos bro­mas, to­má­ba­mos ju­gui­to de na­ran­ja, to­dos con un es­pí­ri­tu po­si­ti­vo, lue­go subí al se­gun­do pi­so pa­ra coor­di­nar ta­reas.

De pron­to, es­cu­cha­mos dis­pa­ros en la ca­lle y cuan­do vi a los en­mas­ca­ra­dos por la ven­ta­na me lle­vé un sus­to tre­men­do, en­tré en shock por unos se­gun­dos, me sen­té en el sue­lo, me to­mé la ca­be­za y me di­je ‘es­to es gra­ve’. Lue­go em­pe­cé a de­cir­le al per­so­nal que se es­con­die­ra, que bo­ta­ra los ce­lu­la­res y no hi­cie­ra na­da que pu­die­ra mo­les­tar a los asal­tan­tes, co­mo nos ha­bía ca­pa­ci­ta­do per­so­nal de la Go­ber­na­ción pa­ra es­tos ca­sos.

Lo úni­co que que­da­ba era es­pe­rar a ver qué su­ce­día.

¿Có­mo se fue dan­do lo que su­ce­dió? Es­cu­cha­mos a es­tos hom­bres ( los de­lin­cuen­tes) gri­tan­do en la plan­ta ba­ja, pre­gun­tan­do por los va­lo­res y ha­blan­do de ca­jas fuer­tes. En me­nos de 15 se­gun­dos uno de ellos subió y te­nía co­mo rehén a un jo­ven, que es con­ta­dor. Gri­ta­ba que nos iba a ma­tar.

¿ En qué mo­men­to us­ted pa­sa a ser rehén? Yo ha­blé con el asal­tan­te, tra­té de tran­qui­li­zar­lo y le ex­pli­qué que no ha­bía ca­jas fuer­tes, que lo que ha­bía eran las jo­yas de

PA­BLO OR­TIZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.