“A mí me gus­ta que el lec­tor se di­vier­ta”

Así se ti­tu­la la nue­va no­ve­la del es­cri­tor cru­ce­ño Man­fre­do Kempff, que se pre­sen­ta­rá es­te miér­co­les a las 20:00, en la Ca­sa Mel­chor Pin­to. Kempff, que es au­tor de Lu­na­de­lo­cos y de Hom­bres­de­pa­pel, abor­da la San­ta Cruz de la pri­me­ra mi­tad del si­glo pa­sa­do

El Deber - - CULTURA - ADHEMAR.MANJON@EL­DE­BER.COM.BO

Man­fre­do Kempff vuel­ve con una nue­va no­ve­la que lle­va por tí­tu­lo El es­cri­to (Ed. La Ho­gue­ra), en la que el au­tor cru­ce­ño ha­bla de las experiencias for­ma­ti­vas que mar­can el ca­mino al ini­ciar­se en el mun­do de las le­tras. La no­ve­la se pre­sen­ta­rá es­te miér­co­les en la Ca­sa Mel­chor Pin­to (Su­cre # 50), a las 20:00.

Si tu­vie­ra que re­su­mir de lo que ha­bla su no­ve­la, ¿qué di­ría? Ha­bla del gran es­fuer­zo que se ne­ce­si­ta pa­ra ser es­cri­tor. La la­bor de es­cri­bir un li­bro cual­quie­ra pue­de in­ten­tar­la, pe­ro si se quie­re ha­cer una no­ve­la que ten­ga acep­ta­ción, que ten­ga lec­to­res, el tra­ba­jo es muy in­ten­so. Var­gas Llo­sa ya de­cía que pa­ra ser es­cri­tor se ne­ce­si­ta un 10% de ins­pi­ra­ción y un 90% de po­sa­de­ras, es de­cir: tra­ba­jo. En­ton­ces, lo que su­ce­de con los li­bros es que se re­quie­re mu­cho tiem­po, mu­cha pa­cien­cia y ade­más mu­chas ho­ras pa­ra co­rre­gir. Par­te del li­bro es eso: un jo­ven que quie­re ser es­cri­tor y que no pue­de, no le lle­gan las ideas cla­ras o las tie­ne y le cues­ta re­dac­tar­las, y es­to es un fe­nó­meno que le pa­sa a to­dos los au­to­res, has­ta a los vie­jos y con­sa­gra­dos, el lla­ma­do fe­nó­meno de ‘la pá­gi­na en blan­co’.

Se po­dría de­cir que ha­bla mu­cho so­bre su ex­pe­rien­cia per­so­nal el li­bro... To­dos los li­bros tie­nen al­go per­so­nal, son un po­co au­to­bio­grá­fi­cos. Hay mu­chos li­bros de los que me di­cen: “Es­to es una au­to­bio­gra­fía tu­ya”, y yo les pi­do que no lo re­pi­tan por­que ha­rán que me di­vor­cie (ri­sas). Yo es­cri­bo so­bre te­mas que me in­tere­san mu­cho, que tie­nen que ver con el amor y el se­xo, y no se pue­de de­cir que to­do eso sea el re­fle­jo de tu vi­da, pe­ro, na­tu­ral­men­te, par­tes au­to­bio­grá­fi­cas hay en to­das las no­ve­las.

En su ca­so, ¿us­ted cuán­do su­po que que­ría ser es­cri­tor? Yo creo que lo mío es un fe­nó­meno que su­ce­de con to­dos los es­cri­to­res, co­mo en mi ca­so, co­men­za­ron muy jó­ve­nes le­yen­do co­sas y con­tan­do co­sas. Yo era un cuen­tis­ta, un ti­po que a mis com­pa­ñe­ros de co­le­gio, a mis ami­gos y a mis her­ma­nos siem­pre les con­ta­ba cuen­tos, in­ven­ta­ba; to­da­vía no ha­bía leí­do na­da. Es­ta­ba ini­cian­do la se­cun­da­ria. Fui un es­cri­tor un po­co tar­dío pa­ra pu­bli­car, por­que si bien es cier­to que es­cri­bí co­sas, re­cién me ani­mé a pu­bli­car Lu­na de lo­cos, mi pri­me­ra no­ve­la, en 1994, cuan­do yo ya era un hom­bre ma­du­ro, con ca­si 50 años.

¿ Cuál es el con­tex­to de San­ta Cruz en la no­ve­la? Mis pri­me­ros li­bros, tan­to San­dia­blo co­mo Lu­na de lo­cos, trans­cu­rren en San­ta Cruz. En el ca­so de El es­cri­to, mues­tro la vi­da cru­ce­ña, pe­ro es más ru­ral. No es pre­ci­sa­men­te San­ta Cruz, don­de so­lo hay un ca­pí­tu­lo. To­do lo de­más es­tá en Chi­qui- cos,

Mar­ga­ri­taHes­se, Hom­bres­de­pa­pel, Elá­gui­lahe­ri­da Cuan­do­fuiNe­rón. tos, en un pue­bli­to cu­yo nom­bre me in­ven­té: San­ta Lu­cía de los Al­tos Mon­tes, que se su­po­ne es­tá cer­ca de la fron­te­ra con Bra­sil y es ahí don­de acon­te­ce to­da, o ca­si to­da la na­rra­ti­va de es­ta no­ve­la. Es la vi­da cru­ce­ña des­de los años 40 has­ta los años de la Re­vo­lu­ción Na­cio­nal (1952).

¿ Có­mo ha po­di­do in­ter­cam­biar es­tos años su ca­rre­ra de es­cri­tor con la po­lí­ti­ca? Yo ac­tual­men­te es­cri­bo se­ma­nal­men­te ar­tícu­los po­lí­ti­cos. Efec­ti­va­men­te, he si­do mi­nis­tro en dos opor­tu­ni­da­des y em­ba­ja­dor va­rias ve­ces. Sin em­bar­go, he que­ri­do se­pa­rar to­tal­men­te la li­te­ra­tu­ra de mis es­cri­tos po­lí­ti­cos. Pa­ra mí la li­te­ra­tu­ra tie­ne otro sen­ti­do, yo creo que la li­te­ra­tu­ra es pa­ra trans­mi­tir co­sas, que pue­den ser dra­má­ti­cas en al­gu­nos mo­men­tos, pe­ro no tie­nen que ha­cer su­frir a los lec­to­res. A mí me gus­ta que el lec­tor se di­vier­ta, es­to no sig­ni­fi­ca ha­cer bro­mas to­do el tiem­po, sino tra­tar los te­mas con hu­mor.

FUAD LANDÍVAR

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.