El ge­nio que hará que Goo­gle ‘char­le’ con sus usua­rios

Ma­ña­na el jo­ven con raí­ces bo­li­via­nas, a sus 21 años, pa­sa de Fa­ce­book a Goo­gle, en lo que se con­si­de­ró el pa­se del año en el mun­do tec­no­ló­gi­co y asu­me el desafío de desa­rro­llar la com­ple­ja tec­no­lo­gía de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial. Co­noz­ca có­mo se pre­pa­ra

El Deber - - SOCIEDAD - RA­FAEL VE­LIZ RVELIZ@EL­DE­BER.COM.BO

Mi­chael Art­hur Say­man (21); el ge­nio de raí­ces bo­li­via­nas y pe­rua­nas na­ci­do en Mia­mi, dis­fru­ta de sus úl­ti­mas ho­ras de des­can­so re­clui­do vo­lun­ta­ria­men­te en su de­par­ta­men­to en Red­wood City, Ca­li­for­nia. Ade­más de su al­ta con­cen­tra­ción his­pa­na o el ac­ti­vo puer­to que co­lin­da con la bahía de San Fran­cis­co, lo que más le gus­ta de es­ta área sub­ur­ba­na al es­ti­lo nor­tea­me­ri­cano es su ubi­ca­ción a cin­co ki­ló­me­tros de Men­lo Park, se­de de Fa­ce­book y de Mon­tain View, ho­gar de Goo­gle. Say­man vi­ve es­tra­té­gi­ca­men­te en el me­dio.

El Ney­mar de las apli­ca­cio­nes, co­mo lo lla­ma­ron lue­go de con­so­li­dar­se su pa­se de Fa­ce­book a Goo­gle a fi­nes de agos­to, un he­cho que ocu­rrió en pa­ra­le­lo al del mun­do del ‘soc­cer’, pu­do con­ser­var lo que con­si­de­ra más va­lio­so en su vi­da, la cer­ca­nía con sus ami­gos, su fa­mi­lia y el mis­mo am­bien­te en el que pa­sa ho­ras fren­te a la compu­tado­ra dán­do­le for­ma a ideas que le vie­nen a la men­te pa­ra apli­car­las en jue­gos que lue­go sube a in­ter­net. El más re­cien­te lle­va por nom­bre ten­ta­ti­vo Ga­me Show.

Ma­ña­na, su ru­ti­na de los úl- ti­mos días da­rá un gi­ro de 180 gra­dos, cuan­do ini­cie su tra­ba­jo en Goo­gle co­mo Pro­duct Ma­na­ger, con el desafío na­da fá­cil de desa­rro­llar jun­to a otros ge­nios de la tec­no­lo­gía la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, un cam­po en el que el bus­ca­dor más usa­do del mun­do no ocul­ta su in­te­rés y vuel­ca to­dos sus es­fuer­zos.

In­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial

Cree Say­man que cuan­do sus pa­dres eran jó­ve­nes acu­dían a los pa­dres de ellos pa­ra ha­cer­les pre­gun­tas de cual­quier ti­po. Si que­rían sa­ber el por­qué del cie­lo azul, les pre­gun­ta­ban y ellos res­pon­dían con al­go re­fe­ri­do a la na­tu­ra­le­za o la re­li­gión. “Mi her­ma­na y yo, na­ci­dos en los no­ven­ta, no le pre­gun­ta­mos a nues­tros pa­dres, se lo pre­gun­ta­mos a Goo­gle, y Goo­gle nos di­jo al­go re­fe­ri­do con la luz y la at­mós­fe­ra”, re­cuer­da.

En ese re­cuer­do se en­cie­rra la cla­ve pa­ra com­pren­der el fu­tu­ro de la cien­cia e in­clu­so la su­per­vi­ven­cia de la es­pe­cie hu­ma­na. La bús­que­da por desa­rro­llar la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial (IA) se re­du­ce a hu­ma­ni­zar la tec­no­lo­gía, a que las compu­tado­ras nos ha­blen. No el diá­lo­go for­za­do de un or­de­na­dor con res­pues­tas pro­gra­ma­das, sino un au­tén­ti­co diá­lo­go con un ti­po de in­te­li­gen­cia desa­rro­lla­da por el hom­bre, pe­ro que a la vez lo su­pere.

Di­ce Say­man que la IA sal­va­rá a la hu­ma­ni­dad. Lo afir­ma po­nien­do de ejem­plo a un ni­ño sin compu­tado­ra y sin al­guien quien lo guíe. “Un dis­po­si­ti­vo (un te­lé­fono o un ro­bot) le ha­bla­rá y le di­rá: ¿Ho­la có­mo es­tás? y el ni­ño le res­pon­de­rá: Bien y tú, ¿ qué va­mos a ver hoy?, y el ro­bot le res­pon­de­rá: te re­co­mien­do que re­vi­ses la si­guien­te in­for­ma­ción”, ima­gi­na Say­man con­ven­ci­do de es­ta ima­gen fu­tu­ris­ta.

Los pe­li­gros de la IA

En ju­nio se co­no­cie­ron las pri­me­ras prue­bas de Goo­gle. Con­sis­tió en la in­ter­co­ne­xión de cir­cui­tos, a mo­do de re­des neu­ro­na­les, con ca­pa­ci­dad de ana­li­zar millones de da­tos y de aprender de for­ma au­tó­no­ma. Se su­po que es­tas re­des neu­ro­na­les fue­ron ca­pa­ces de crear otras re­des neu­ro­na­les. Es de­cir, la IA era ca­paz de crear otra IA más avan­za­da, lo que obli­gó a la em­pre­sa a de­te­ner el pro­yec­to.

El pri­me­ro en pe­gar la voz de aler­ta fue el pre­si­den­te de Tes­la Inc. y fun­da­dor de Pay Pal, Elon Musk, que jun­to a otros 115 es­pe­cia­lis­tas en ro­bó­ti­ca, en­via­ron una car­ta a las Naciones Unidas pa­ra alen­tar su re­gu­la- ción. Los in­ves­ti­ga­do­res aler­ta­ron so­bre los pe­li­gros de una “ter­ce­ra re­vo­lu­ción bé­li­ca”.

Pa­ra Say­man los rie­gos a esa mag­ni­tud que im­pli­can la IA pue­den dar­se den­tro de unos 100 años o más. Pe­ro re­co­no­ce que es al­go pa­ra lo que la hu­ma­ni­dad de­be ir­se pre­pa­ran­do.

“Va­mos a lle­gar a un pun­to en que las compu­tado­ras se­pan más y sean más in­te­li­gen­tes que no­so­tros. Va­mos a te­ner que plan­tear­nos cues­tio­na­mien­tos éti­cos. Pre­gun­tar­nos por sus de­re­chos, y có­mo cas­ti­gar­las si ha­cen al­go mal”, di­jo.

En al­gu­nos ca­sos el fu­tu­ro es al­go que es­tá más cer­cano de lo que pa­re­ce. “Hay per­so­nas que quie­ren re­em­pla­zar par­tes or­gá­ni­cas por ro­bó­ti­cas. Nos plan­tea la dis­yun­ti­va de has­ta qué pun­to una de­ter­mi­na­da per­so­na es hu­ma­na. En al­gu­nas clí­ni­cas es­pe­cia­li­za­das ya se co­men­zó a ha­cer pe­que­ñas mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas en el ser hu­mano. Una puer­ta que una vez abier­ta ya no se pue­de ce­rrar”, ad­vier­te.

Pe­se a to­do, la mi­ra­da del jo­ven des­cen­dien­te bo­li­viano es op­ti­mis­ta: “El mun­do es­tá ca­da vez más co­nec­ta­do. Fa­ce­book lle­gó ha­ce po­co a los dos mil millones de usua­rios. Hay un gran cre­ci­mien­to en paí­ses de Asia y de Áfri­ca. La tec­no­lo­gía re­du­ci­rá la bre­cha de la po­bre­za”.

“Mi her­ma­na y yo, na­ci­dos en los no­ven­ta, no le hi­ci­mos pre­gun­tas a nues­tros pa­dres, las hi­ci­mos a Goo­gle”

“El dis­po­si­ti­vo le ha­bla­rá, y le di­rá: ¿Ho­la có­mo es­tás? y el ni­ño res­pon­de­rá: Bien y tú, ¿qué va­mos a ver hoy?”

“Va­mos a lle­gar a un pun­to en que las compu­tado­ras sa­brán más y se­rán más in­te­li­gen­tes que no­so­tros”

MI­CHAEL SAY­MAN

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.