To­ma­si­ta re­to­ma su vi­da y el ca­so re­abre un de­ba­te

Sir­vió ca­si 40 años a una fa­mi­lia y aho­ra re­cién apren­de a leer y es­cri­bir. Hay denuncias so­bre prác­ti­cas si­mi­la­res. Per­sis­te el des­co­no­ci­mien­to de las le­yes

El Deber - - SOCIEDAD - JE­SÚS ALANOCA PA­CO ja­la­no­ca@el­de­ber.com.bo

La pro­ble­má­ti­ca re­cién es vis­ta en su mag­ni­tud. En pleno si­glo XXI to­da­vía exis­ten fa­mi­lias de es­ca­sos re­cur­sos que de­jan al cui­da­do de otras a sus hi­jos, ba­jo el ex­cu­sa de no po­der criar­los, tal co­mo su­ce­dió con To­ma­si­ta Ma­cha­ca ( 54), que des­de los 15 años y por ca­si 40 sir­vió en un ho­gar de la ciu­dad de La Paz, sin re­ci­bir remuneración ni be­ne­fi­cios es­ta­ble­ci­dos en las nor­mas vi­gen­tes.

Te­re­sa Su­bie­ta, re­pre­sen­tan­te de la De­fen­so­ría del Pue­blo en la se­de de Go­bierno, re­la­cio­na la prác­ti­ca a la dis­tor­sión del ‘pa­dri­naz­go’, que im­pli­ca­ba la co­la­bo­ra­ción de be­ne­fac­to­res de un me­nor pa­ra cui­dar­lo, pe­ro que pa­só a con­ver­tir­se en una suer­te de es­cla­vi­tud.

“To­da­vía se ve que los her­ma­nos del cam­po traen a sus hi­jos pa­ra en­tre­gar­los a sus pa­dri­nos pa­ra que los cui­den, pe­ro en otras si­tua­cio­nes, son los pa­dri­nos los que pi­den que ven­gan los ni­ños y lue­go se apro­ve­chan, ex­plo­tán­do­los”, di­jo la ac­ti­vis­ta.

La ser­vi­dum­bre, aso­cia­da a prác­ti­cas y tra­di­cio­nes co­mo el “com­pa­draz­go” o “pa­dri­naz­go”, es una for­ma de tra­ta de per­so­nas, se­gún el ar­tícu­lo 6 de la Ley in­te­gral con­tra am­bos de­li­tos, que ri­ge en Bo­li­via des­de 2012. La pe­na por in­cu­rrir en esa prác­ti­ca va de 10 a 15 años de pri­va­ción de li­ber­tad.

“Es la­men­ta­ble que a es­tas al­tu­ras si­ga ocu­rrien­do es­to (...) Es la mis­ma for­ma co­mo em­pie­zan a tra­ba­jar, son los pa­dres los que de­jan a sus hi­jos o las ma­dri­nas son las que se los lle­van”, se­ña­la la di­ri­gen­te de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­ras del Ho­gar (Fe­na­trahob), Pri­ma Oc­sa.

To­ma­si­ta fue de­ja­da por su pa­dre, Si­món Ma­cha­ca Sa­las (+), al cui­da­do de Jo­sé O. R. y Ma­ría Eu­ge­nia R. O. (+), en 1979 y des­de en­ton­ces la mu­jer crio a los cua­tro hi­jos del ma­tri­mo­nio pa­ce­ño, sin re­ci­bir un pa­go, se­gún de­cla­ró es­ta se­ma­na an­te la jus­ti­cia.

Re­to­man­do su vi­da

Se­gún una eva­lua­ción si­co­ló­gi­ca del Ser­vi­cio Plu­ri­na­cio­nal de Asis­ten­cia a la Víc­ti­ma (Sep­da­vi), la mu­jer “es­tá to­tal­men­te afec­ta­da por to­do lo que le pa­só”. Por aho­ra per­ma­ne­ce al cui­da­do de uno de sus cua­tro her­ma­nos, Ju­lián, que vi­ve en la ciu­dad de El Al­to.

“Cuan­do sa­ne mi pie, va­mos a ir al cam­po. Aho­ra sien­to la ale­gría más gran­de de mi vi­da. Quie­ro re­cu­pe­rar la vi­da que per­dí, has­ta po­dría es­tu­diar, sa­lir a la ca­lle, co­no­cer”, di­ce aún en­tre so­llo­zos To­ma­si­ta.

El Es­ta­do asu­mió su re­pre­sen­ta­ción le­gal, de acuer­do a Ma­ría Gar­dea­zá­bal, quien fue­ra su abo­ga­da. “So­lo fal­ta­ba que los de­nun­cia­dos va­yan a de­cla­rar”, ex­pli­có.

Pro­ce­so ju­di­cial

APG NO­TI­CIAS

To­ma­si­ta tra­ta de re­cons­truir su vi­da. La de­ja­ron una ca­sa en 1977 y tra­ba­jó 40 años pa­ra sus ‘pa­dri­nos’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.