Ma­si­va mar­cha por la uni­dad en Es­pa­ña

Ma­ña­na, el eje­cu­ti­vo ca­ta­lán Car­les Puig­de­mont de­be di­ri­gir­se a la cá­ma­ra re­gio­nal pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción po­lí­ti­ca. Aún no se sa­be si ese se­rá el mo­men­to ele­gi­do pa­ra de­cla­rar la se­pa­ra­ción de Es­pa­ña.

El Deber - - PORTADA - AFP BAR­CE­LO­NA

En Ca­ta­lu­ña, mi­les de ma­ni­fes­tan­tes sa­lie­ron a las ca­lles pi­dien­do la unión y el diá­lo­go en Es­pa­ña. Par­ti­dos po­lí­ti­cos y per­so­na­li­da­des, en pri­me­ra lí­nea.

Cien­tos de mi­les de per­so­nas lle­na­ron ayer Bar­ce­lo­na de ban­de­ras es­pa­ño­las, ca­ta­la­nas y eu­ro­peas en una ma­ni­fes­ta­ción con­tra la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña, en el úl­ti­mo epi­so­dio de la peor cri­sis po­lí­ti­ca en Es­pa­ña en 40 años.

La ma­ni­fes­ta­ción, a la que asis­tie­ron 350.000 per­so­nas se­gún la Po­li­cía lo­cal y 950.000 se­gún los or­ga­ni­za­do­res, con­clu­yó con un dis­cur­so del escritor Mario Var­gas Llo­sa en el que ase­gu­ró que "la de­mo­cra­cia es­pa­ño­la es­tá aquí pa­ra que­dar­se, y nin­gu­na con­ju­ra in­de­pen­den­tis­ta la des­trui­rá".

Ba­jo el le­ma "¡Bas­ta, re­cu­pe­re­mos la sen­sa­tez!", la mar­cha reunió a unos ca­ta­la­nes opues­tos a la in­de­pen­den­cia que no sue­len ma­ni­fes­tar­se, en con­tras­te con las co­lo­sa­les ma­ni­fes­ta­cio­nes in­de­pen­den­tis­tas de los úl­ti­mos años.

"Lue­go di­réis que so­mos cin­co o seis", "No so­mos fa­chas" o "Puig­de­mont, a pri­sión" fue­ron al­gu­nos de los le­mas es­cu­cha­dos en la mar­cha, que sa­lu­da­ba las ban­de­ras es­pa­ño­las col­ga­das en los bal­co­nes y abu­chea­ba a las in­de­pen­den­tis­tas.

El ex mi­nis­tro so­cia­lis­ta y ex­pre­si­den­te del Par­la­men­to Eu­ro­peo, Jo­sep Bo­rrell, re­pro­chó a los ma­ni­fes­tan­tes que pi­die­ran cár­cel pa­ra Car­les Puig­de­mont: "No gri­téis co­mo las tur­bas ro­ma­nas. Quien manda a la cár­cel a las per­so­nas son los jue­ces".

Ade­más, ani­mó a los ma­ni- fes­tan­tes a com­prar una bo­te­lla de ca­va -vino es­pu­mo­so ca­ta­lán- pa­ra ayu­dar a las em­pre­sas pro­duc­to­ras que han su­fri­do una caí­da de ven­tas en el res­to de Es­pa­ña por un boi­cot a pro­duc­tos ca­ta­la­nes.

Dis­cri­mi­na­ción ex­tre­ma

Tras con­si­de­rar que ha ga­na­do la con­sul­ta prohi­bi­da, el pre­si­den­te ca­ta­lán, Car­les Puig­de­mont, ame­na­za con de­cla­rar uni­la­te­ral­men­te la in­de­pen­den­cia de la re­gión, que re­pre­sen­ta el 16% de la po­bla­ción y el 19% del PIB de Es­pa­ña, y cu­yos 7,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes se en­cuen­tran pro­fun­da­men­te di­vi­di­dos so­bre la se­ce­sión.

En el otro la­do, el Go­bierno de Ma­riano Ra­joy se niega a dia­lo­gar mien­tras los in­de­pen­den- tis­tas no ha­yan re­ti­ra­do la ame­na­za de la se­ce­sión.

"No des­car­to ab­so­lu­ta­men­te na­da", de­cla­ró Ra­joy ayer, an­te la po­si­bi­li­dad de apli­car el ar­tícu­lo 155 de la Cons­ti­tu­ción, que per­mi­te la sus­pen­sión de la au­to­no­mía re­gio­nal.

Los ma­ni­fes­tan­tes en Bar­ce­lo­na se reivin­di­ca­ban co­mo "la ma­yo­ría si­len­cio­sa". "Es­toy muy can­sa­da de es­tar ca­lla­da, ca­da vez que sa­ca­mos las ban­de­ras es­pa­ño­las nos di­cen fas­cis­tas", di­ce Su­sa­na Ce­re­zal, de 41 años.

Pe­se al au­ge del se­ce­sio­nis­mo en los úl­ti­mos años, los in­de­pen­den­tis­tas no lo­gra­ron la ma­yo­ría de vo­tos en las elec­cio­nes de 2015, que plan­tea­ron co­mo un ple­bis­ci­to soberanista. En el re­fe­rén­dum, un 90% vo­tó por la in­de­pen­den­cia.

REUTERS

LLE­GA­RON DE TO­DA CA­TA­LU­ÑA Se­gún la Po­li­cía ca­ta­la­na, fue­ron 350.000; los or­ga­ni­za­do­res di­cen que fue­ron 950.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.