Evo pi­de uni­dad y que no lo cul­pen si vuel­ven los ‘llun­kus’

Lo ocu­rri­do en Va­lle­gran­de no fue un ac­to de re­lan­za­mien­to del pre­si­den­te con mi­ras a 2020, ni cua­jó el ‘Che vi­ve, Evo sigue’. Pri­ma­ron los dis­cur­sos de re­sis­ten­cia so­bre los vic­to­rio­sos. La opo­si­ción ta­chó el ho­me­na­je al gue­rri­lle­ro de trai­ción a la patr

El Deber - - PORTADA - Pablo Or­tiz por­tiz@el­de­ber.com.bo

Evo Mo­ra­les ce­rró la ce­re­mo­nia por los 50 años de la muer­te del Che ad­vir­tien­do de que no se­rá él ni el MAS, sino el pue­blo el que fa­lle en ca­so de que vuel­van los opo­si­to­res.

“Si fa­lla­mos, el día de hoy no es que fa­lla Evo ni el MAS, el que fa­lla hoy son los pue­blos de nues­tra pa­tria, ellos son los que su­fri­rán el re­torno de los sa­quea­do­res y llun­kus del im­pe­rio”, di­jo Evo Mo­ra­les en me­dio de la ex­pla­na­da del aeropuerto de Va­lle­gran­de, a po­cos me­tros de don­de el Che es­tu­vo des­apa­re­ci­do por ca­si 30 años. El pre­si­den­te rin­dió ho­me­na­je al gue­rri­lle­ro eje­cu­ta­do hace 50 años en Bo­li­via con un dis­cur­so de re- sis­ten­cia que es­tu­vo en sin­to­nía con el tono uti­li­za­do con los que lo an­te­ce­die­ron en la pa­la­bra.

Cuan­do lan­zó esa fra­se ve­nía ha­blan­do de las “in­va­sio­nes del im­pe­rio” a Af­ga­nis­tán, de las agre­sio­nes dia­rias a Pa­les­ti­na o de los ata­ques a Ve­ne­zue­la. Pi­dió no apar­tar la mi­ra­da de esos pue­blos por­que -al igual que Bo­li­via- es­tán en la lí­nea de fue­go. “Nues­tra lu­cha no es de una dé­ca­da, un pe­rio­do de Go­bierno o de una so­la vi­da”, re­cor­dó.

Era el ac­to cen­tral de los ho­me­na­jes a los 50 años de la muer­te del Che y unas 5.000 per­so­nas se ha­bían con­gre­ga­do pa­ra es­cu­char los dis­cur­sos de Evo y del vi­ce­pre­si­den­te de Cu­ba, Ra­mi­ro Val­dez. Tam­bién pa­ra ver a los hi­jos del Che, Alei­da, Ca­mi­lo, Er­nes­to y Ali­cia, que es­tu­vie­ron pre­sen­tes pe­ro guar­da­ron si­len­cio, no se di­ri­gie­ron al pú­bli­co y evi­ta­ron el con­tac­to con los me­dios.

El pú­bli­co es­ta­ba in­te­gra­do por un nú­cleo de mi­li­tan­tes de iz­quier­da lle­ga­dos des­de Ar­gen­ti­na, Chi­le, Uruguay, Pe­rú, Cu­ba y otros paí­ses, y re­pre­sen­tan­tes de co­mu­ni­da­des go­ber­na­das por el MAS, des­de oru­re­ños has­ta pan­di­nos, pa­san­do por un gran gru­po de va­llu­nos ve­ni­dos de mu­ni­ci­pios ve­ci­nos. Los va­lle­gran­di­nos se que­da­ron en sus ca­sas.

Lo di­cho y lo he­cho

Se ha­bía anun­cia­do que este se­ría un ac­to de re­lan­za­mien­to de Evo, un re­to­mar la mís­ti­ca an­ti­im­pe­ria­lis­ta y de que el pre­si­den­te op­ta­rá por otro man­da­to ba­jo el le­ma Che vi­ve, Evo sigue.

Hu­bo un so­lo in­ten­to de co­rear esa fra­se. La co­men­za­ron a gri­tar los tra­ba­ja­do­res pe­tro­le­ros que es- ta­ban en una ta­ri­ma ale­da­ña a la prin­ci­pal, pe­ro su gri­to no cua­jó, se aho­gó a los po­cos se­gun­dos ba­jo las no­tas de la tar­quea­da o de las cor­ne­tas de la ban­da orien­tal que lle­va­ron los mi­li­tan­tes de War­nes. Le­jos de co­rear una con­sig­na de repostulación, los mi­li­tan­tes na­cio­na­les que­rían que Evo su­pie­ra que ha­bían ido a apo­yar­lo. No se con­for­ma­ron con de­jar cons­tan­cia de su pre­sen­cia a tra­vés de pan­car­tas, sino que co­rea­ron el nom­bre de su pue­blo y, no con­ten­to de ello, la Go­ber­na­ción de Be­ni hi­zo uso de su dron pa­ra que la ban­de­ra de su de­par­ta­men­to so­bre­vo­la­ra el lu­gar del ac­to. No le gus­tó na­da al vi­ce­pre­si­den­te cu­bano, que re­fun­fu­ña­ba ca­da vez que los ob­je­tos vo­la­do­res se acer­ca­ban.

Pe­ro tam­po­co el le­ma fue em­pu­ja­do por los di­ri­gen­tes de mo­vi­mien­tos so­cia­les que ha­bla­ron an­tes de la lle­ga­da de Evo a la ta­ri­ma. Sus dis­cur­sos pa­re­cían de re­sis­ten­cia, no de vic­to­ria. “Es­ta­re­mos co­mo sol­da­dos ante cual­quier lla­ma­do”, di­jo Juanita An­cie­ta, de las mu­je­res Bar­to­li­nas. “No ha­ga­mos que el tiem­po nos juz­gue, hay que pe­lear”, di­jo Her­nan­do Gutiérrez, de los tra­ba­ja­do­res mi­ne­ros.

Hu­bo otros, co­mo Ati­lio Bo­rón, ideó­lo­go de iz­quier­da de ori­gen ar­gen­tino que ase­gu­ra­ron que la lu­cha del Che en Va­lle­gran­de fue una se­mi­lla que ger­mi­nó 39 años pa­ra que Evo Mo­ra­les go­bier­ne Bo­li­via, mien­tras que el vi­ce­pre­si­den­te cu­bano re­cor­dó có­mo fue­ron las ta­reas pa­ra re­cu­pe­rar los res­tos del Che y có­mo Fi­del re­ci­bió en La Ha­ba­na al gue­rri­lle­ro y a sus com­ba­tien­tes caí­dos co­mo un ba­ta­llón de apo­yo pa­ra re­for­zar la lu­cha re­vo­lu­cio­na­ria.

Cuan­do ha­bló Evo, tam­bién evo­có pa­la­bras de Fi­del pa­ra emo­cio­nar a la au­dien­cia. Pi­dió a los jó­ve­nes ser co­mo el Che, le­van­tar sus ban­de­ras en las pla­zas, con­ti­nuar su lu­cha an­ti­im­pe­ria­lis­ta. Tam­bién de­jó un nue­vo decálogo pa­ra man­te­ner el in­ter­na­cio­na­lis­mo y ase­gu­ró que es­tá dis­pues­to a lu­char en Áfri­ca pa­ra ‘li­be­rar’ na­cio­nes co­mo lo hi­zo el Che.

En La Paz, los se­na­do­res opo­si­to­res Ar­tu­ro Murillo y Jea­ni­ne Áñez no pen­sa­ban igual. Am­bos re­pro­cha­ron al Go­bierno los ac­tos en ho­nor al gue­rri­lle­ro que en­sa­yó la to­ma del po­der por las ar­mas.

“El pre­si­den­te Mo­ra­les, que tan­ta ga­la hi­zo del pa­trio­tis­mo y del Ejér­ci­to, aho­ra es­tá pi­so­tean­do a los hé­roes, a los que eli­mi­na­ron a este in­va­sor; en vez de dar­les to­do el cré­di­to a los ex­com­ba­tien­tes, se con­me­mo­ra al Che; el ac­to del pre­si­den­te es un ac­to cla­ro de trai­ción a la pa­tria”, sos­tu­vo Murillo.

Al prin­ci­pio de su dis­cur­so, el man­da­ta­rio tu­vo pa­la­bras pa­ra los que cri­ti­ca­ron el ac­to, pa­ra los opo­si­to­res que ase­gu­ra­ron que ho­me­na­jear a un ex­tran­je­ro que to­mó las ar­mas en Bo­li­via era trai­ción a la pa­tria. “No es trai­ción, es re­cor­dar a quie­nes qui­sie­ron li­be­rar a la pa­tria, trai­ción a la pa­tria es ser­vir co­mo la­ca­yos del im-

pe­rio nor­te­ame­ri­cano”, re­tru­có.

Tam­bién tu­vo pa­la­bras pa­ra los ex­com­ba­tien­tes de Ñan­cahua­zú. Ase­gu­ró que lo del Che no fue una in­va­sión, que de los 50 gue­ri­lle­ros 26 eran bo­li­via­nos, que fue el im­pe­rio el que pu­so po­bre con­tra po­bre, her­mano con­tra her­mano.

“No cul­pa­mos a las ma­nos de los sol­da­dos bo­li­via­nos que fue­ron obli­ga­dos a cum­plir ór­de­nes. Cul­pa­mos a los agen­tes de la CIA y a los ge­ne­ra­les”, di­jo.

An­tes de con­cluir el ac­to, pi­dió a los jó­ve­nes de to­dos los paí­ses pre­sen­tes apren­der a iden­ti­fi­car a los enemi­gos in­ter­nos y ex­ter­nos. El ex­terno es el ca­pi­ta­lis­mo. “Los enemi­gos in­ter­nos son los la­ca­yos, los sir­vien­tes del ca­pi­ta­lis­mo, los la­ca­yos de la de­re­cha”, ase­gu­ró.

Ahí se acen­tuó el dis­cur­so de re­sis­ten­cia que so­bre­vo­la­ba to­do el ac­to. An­tes de gri­tar: “Pa­tria o muer­te”, y pe­dir apo­yo pa­ra Ni­co­lás Ma­du­ro, ju­ró ante los mo­vi­mien­tos so­cia­les que los que es­tán en el Go­bierno van a mo­rir co­mo an­ti­im­pe­ria­lis­tas. “No du­den eso, so­mos de san­gre lu­cha­do­ra, de esos pue­blos obre­ros, in­dí­ge­nas que lu­cha­ron an­tes. La ideo­lo­gía, los prin­ci­pios no es­tán en de­ba­te, lo que es­tá en de­ba­te es có­mo se­guir me­jo­ran­do y se­guir avan­zan­do ha­cia la li­be­ra­ción de los pue­blos del mun­do”, aren­gó.

JOR­GE UECHI

TRI­BU­TO. Más de 5.000 per­so­nas re­cor­da­ron al Che

JOR­GE UECHI

Evo, es­cu­chan­do al se­gun­do vi­ce­pre­si­den­te de Cu­ba. Fue en Va­lle­gran­de, en el ac­to cen­tral EL EVEN­TO CEN­TRAL AYER SE RE­COR­DA­RON LOS 50 AÑOS DE LA MUER­TE DEL GUE­RRI­LLE­RO CHE GUE­VA­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.