Gre­mia­les im­po­nen a los mi­cros por la ro­ton­da del Plan

Hum­ber­to Ro­ca, des­de EEUU, con­fir­ma que su fa­mi­lia es due­ña de las To­rres Suant, a la cual la Al­cal­día em­bar­gó 34 apar­ta­men­tos por deu­da tri­bu­ta­ria

El Deber - - PORTADA - Bea­triz Ava­los bea­triz.ava­los@lde­ber.com.bo

La Se­cre­ta­ría de Re­cau­da­cio­nes (SER) de la Al­cal­día em­bar­gó 34 apar­ta­men­tos de To­rres Suant, ubi­ca­das en el se­gun­do ani­llo y ba­rrio Ur­ba­rí, por una deu­da de Bs 200.000 por con­cep­to de im­pues­to a la pro­pie­dad de in­mue­bles de 2011. Es­tas to­rres son de pro­pie­dad de la fa­mi­lia del em­pre­sa­rio Hum­ber­to Ro­ca, ex­pre­si­den­te de Ae­ro­sur, que ra­di­ca en Es­ta­dos Uni­dos des­de 2012. EL DE­BER con­ver­só con él vía Sky­pe.

¿Qué opi­nión tie­ne so­bre el em­bar­go de los 34 apar­ta­men­tos?

Esos apar­ta­men­tos son par­te del pa­tri­mo­nio de mi fa­mi­lia, que fue per­ju­di­ca­da por ac­cio­nes del Go­bierno. El Go­bierno, de for­ma irre­gu­lar, ar­bi­tra­ria y fue­ra de nor­ma, reali­zó las ano­ta­cio­nes pre­ven­ti­vas de esos bie­nes. En reali­dad esos apar­ta­men­tos no es­tán ter­mi­na­dos, es­tán en cons­truc­ción. En­ton­ces, el em­bar­go es a la cons­truc­ción, no a los apar­ta­men­tos. Esa cons­truc­ción que­dó en una si­tua­ción ju­rí­di­ca ra­ra. No­so­tros he­mos en­via­do per­so- nas a la co­mu­na pa­ra que ne­go­cien un plan de pa­go. Me pa­re­ce muy bien que la Al­cal­día co­bre los tri­bu­tos, pe­ro lo que hay que co­brar­le a la Al­cal­día es que ha­ga un buen uso de esas recursos, por­que la co­rrup­ción en la Al­cal­día es te­rri­ble.

¿A cuán­to as­cien­de la deu­da?

No sé, pe­ro hay que ver que el pre­cio sea jus­to, por­que no se ol­vi­de que son apar­ta­men­tos sin ter­mi­nar, aun­que hay al­gu­nos que sí es­tán ha­bi­ta­dos. Hay que ve­ri­fi­car cuán­to es el va­lor ca­tas­tral pa­ra pro­ce­der a un plan de pa­go.

He­mos pe­di­do a los abo­ga­dos que va­yan y ha­gan una ne­go­cia­ción pa­ra un plan de pa­go. Reite­ro, me pa­re­ce bien que co­bren, ade­más he­mos vis­to que han he­cho un buen show me­diá­ti­co pa­ra que to­dos los con­tri­bu­yen­tes pa­guen sus im­pues­tos. Oja­lá que esos mon­tos no se va­yan al bol­si­llo de al­gu­nos.

¿En ma­nos de quién es­tán las to­rres?

Ese in­mue­ble for­ma­ba par­te del pa­tri­mo­nio de mi fa­mi­lia, así co­mo mu­chos más que aca­ba­ron en ma­nos de otras per­so­nas co­mo una quin­ta que per­te­ne­cía a mi ma­má, que mu­rió ha­ce po­co. Apa­re­cie­ron unos ti­pos, se en­tra­ron a la quin­ta adu­cien­do que era de ellos, fal­si­fi­ca­ron to­dos los pa­pe­les, in­clu­so la Al­cal­día les apro­bó los pla­nos. Esa quin­ta per­te­ne­ció a mi ta­ta­ra­bue­lo.

So­mos la úni­ca fa­mi­lia de Bo­li­via que ha re­ci­bi­do la fu­ria y la ra­bia de es­te Go­bierno por ha­ber­le di­cho que no sean co­rrup­tos, que res­pe­ten las nor­mas.

¿Hay gen­te que ha pa­ga­do por esos apar­ta­men­tos pe­ro no es­tán a su nom­bre?

Sí, por el ac­cio­nar abu­si­vo e ile­gal del Go­bierno. Hay pro­pie­ta­rios que han com­pra­do, han pa­ga­do, se les dio la trans­fe­ren­cia pe­ro al mo­men­to de po­ner­los a su nom- bre se vie­ron im­po­si­bi­li­ta­dos de ha­cer­lo, por­que esos bie­nes fue­ron ano­ta­dos pre­ven­ti­va­men­te.

¿Cuán­tos apar­ta­men­tos se es­ta­ban cons­tru­yen­do en las cua­tro to­rres?

En to­tal eran 200 y tan­tos. La to­rre ama­ri­lla no fue ter­mi­na­da por la ano­ta­ción pre­ven­ti­va.

¿Qué ges­tio­nes es­tá ha­cien­do pa­ra re­cu­pe­rar sus bie­nes?

He­mos in­ten­ta­do de to­do, in­clu­si­ve un tiem­po en la Al­cal­día no nos de­ja­ron pa­gar im­pues­tos. A nin­gu­na per­so­na de mi fa­mi­lia ni a mí nos per­mi­ten dar po­de­res en los con­su­la­dos. Es­tá prohi­bi­do. En otras pa­la­bras, a no­so­tros nos han qui­ta­do has­ta la na­cio­na­li­dad. Es una si­tua­ción in­creí­ble. Ya no soy bo­li­viano, no sé de dón­de soy, no ten­go pa­sa­por­te, no ten­go car­né de iden­ti­dad, no ten­go na­da.

¿No te­me per­der sus bie­nes?

Ya he per­di­do tan­to, pe­ro fe­liz­men­te fue­ron bie­nes ma­te­ria­les, no per­dí a mi fa­mi­lia, con ex­cep­ción de mi ma­má, que mu­rió amar­ga­da por su quin­ta. (...) Hay mu­cha gen­te en San­ta Cruz que se apro­ve­chó de to­dos mis bie­nes, yo bá­si­ca­men­te lo ten­go por per­di­do por­que no exis­te una ac­ción le­gal po­si­ble pa­ra re­cu­pe­rar­los. Pe­ro eso sí, yo no he que­da­do de­bien­do ni un pe­so a nin­gún ban­co ni a nin­gu­na ins­ti­tu­ción bo­li­via­na y esos im­pues­tos se­rán pa­ga­dos. ¿Qué pa­sa­rá des­pués con esos bie­nes? Va­ya uno a sa­ber. In­de­pen­dien­te­men­te de es­to ten­go una de­man­da con­tra Bo­li­via por las irre­gu­la­ri­da­des que se han co­me­ti­do con­tra mi per­so­na y mi fa­mi­lia, la de­man­da se­rá pro­ce­den­te.

¿Si di­ce que an­tes no pu­do pa­gar su im­pues­to, cree que aho­ra po­drá ha­cer­lo?

Mi­re, yo siem­pre he te­ni­do in­ten­cio­nes de pa­gar to­do lo que en jus­ti­cia y en sen­ti­mien­to me co­rres­pon­den. Lo que me he ne­ga­do a pa­gar es to­do aque­llo que me acha­can. En es­te ca­so de los in­mue­bles, va­mos a ajus­tar­nos a un plan de pa­go. Fe­li­ci­to a la Al­cal­día por exi­gir el pa­go de los im­pues­tos, pe­ro hay que fis­ca­li­zar pa­ra que ese di­ne­ro no va­ya a la co­rrup­ción. He­mos re­ci­bi­do al­gu­nas lla­ma­das de ami­gos de fun­cio­na­rios que di­cen: No­so­tros lo arre­gla­mos. Pe­ro yo ya es­car­men­té, no voy a ser per­mi­si­vo con na­da. To­do lo de Bo­li­via lo ten­go ya por per­di­do, pa­ra mí no exis­ten, he­mos per­di­do el 95% de to­dos nues­tros bie­nes y ac­ti­vos. To­do el pa­tri­mo­nio por el que tra­ba­jé du­ran­te más de 30 años es­tá en ma­nos de gen­te ines­cru­pu­lo­sa, men­ti­ro­sa y cí­ni­ca. Des­tru­ye­ron Ae­ro­sur, una em­pre­sa her­mo­sa, en­ci­ma me acha­ca­ron a mí. Acá me en­te­ré de que yo ha­bía si­do un pa­lo blan­co, ima­gí­ne­se. Qué va­mos a ha­cer, c'est la vie.

Ya no soy bo­li­viano, no sé de dón­de soy. No ten­go pa­sa­por­te, no ten­go car­né, no ten­go na­da To­do el pa­tri­mo­nio por el que tra­ba­jé du­ran­te más de 30 años es­tá en ma­nos de gen­te cí­ni­ca

MAPIO.NET

Las To­rres Suant, en el ba­rrio Ur­ba­rí y se­gun­do ani­llo, es­tán con ano­ta­ción pre­ven­ti­va. El lu­nes, la Al­cal­día em­bar­gó al­gu­nos apar­ta­men­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.