Es muy fuer­te, nun­ca ca­yó en el hos­pi­tal ni se in­ter­nó. Le gus­ta le­van­tar­se bien tem­prano y es muy ac­ti­va

El Deber - - Sociedad -

có vi­vir la Gue­rra del Chaco con Pa­ra­guay, su­ce­so que la de­jó mar­ca­da por­que los mi­li­ta­res se lle­va­ron a sus her­ma­nos y fa­mi­lia­res, al­gu­nos vol­vie­ron vi­vos de la gue­rra, pe­ro otros no.

En 1963 de­ci­dió mi­grar a San­ta Cruz, a Puer­to Pa­cay, con su es­po­so y sus cin­co hi­jos y el año 2000 se mu­da­ron a Cua­tro Ca­ña­das por las inun­da­cio­nes del Río Gran­de en bus­ca de me­jo­res días.

En la ac­tua­li­dad vi­ve con su hi­ja Elisa Pa­ni­que de 68 años, ella es la que la man­tie­ne con los hor­nea­dos que ha­ce pa­ra ven­der to­das las tar­des en los dis­tin­tos barrios de es­ta po­bla­ción.

Sus otros hi­jos: Juan de Dios, Car­men, Ci­ro y Her­mi­nia Pa­ni­que de­ci­die­ron irse a vi­vir a otros lu­ga­res. “Mi ma­má es un te­so­ro y me ha­ce com­pa­ñía, ella es muy fuer­te, nun­ca ca­yó en el hos­pi­tal ni se in­ter­nó; le gus­ta le­van­tar­se bien tem­prano y es muy ac­ti­va”, re­mar­có Elisa.

Co­men­tó que su ma­dre le di­jo que no quie­re vol­ver nun­ca más a su co­mu­ni­dad por las co­sas que le to­có vi­vir du­ran­te la Gue­rra del Chaco.

Mu­je­res, las más lon­ge­vas

La per­so­na más lon­ge­va del mun­do es una ja­po­ne­sa, Na­bi Ta­ji­ma, con 117 años. Ella fue re­co­no­ci­da así es­te año tras el fa­lle­ci­mien­to de la ja­mai­qui­na Vio­let Moos- Brown, a los 117 años.

Los cien­tí­fi­cos se han aven­tu­ra­do a de­cir que pue­de ser que la tes­tos­te­ro­na re­fuer­ce los cuer­pos de los hom­bres a cor­to pla­zo, pe­ro los de­ja más ex­pues­tos a en­fer­me­da­des del co­ra­zón, in­fec­cio­nes y al cáncer, mien­tras que a las mu­je­res el es­tró­geno fun­cio­na co­mo un an­ti­oxi­dan­te que limpia res­tos quí­mi­cos ve­ne­no­sos que son la cau­sa de es­trés en las cé­lu­las y por en­de, del en­ve­je­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.