BA­RRIEN­TOS ‘EX­POR­TA­RÁ’ SU NUE­VA NO­VE­LA

El escritor cru­ce­ño pre­sen­ta es­ta no­che En el cuer­po una voz. La obra tam­bién se pu­bli­ca­rá en tres paí­ses.

El Deber - - PORTADA - Ad­he­mar Man­jón ad­he­mar.man­jon@el­de­ber.com.bo

En el cuer­po una voz, la nue­va no­ve­la de Ma­xi­mi­li­ano Ba­rrien­tos gi­ra en torno a la ven­gan­za y se desa­rro­lla en un te­rri­to­rio ári­do, con pa­sa­jes pos apo­ca­líp­ti­cos y bas­tan­te vio­len­cia. El li­bro del escritor cru­ce­ño se pre­sen­ta es­ta no­che en la li­bre­ría Tra­pe­zio (Ale­jan­dro Ra­mí­rez #14) a las 20:00. Es­te tra­ba­jo de Ba­rrien­tos tam­bién se pu­bli­ca­rá en Ar­gen­ti­na y Es­pa­ña, con la edi­to­rial Eter­na Ca­den­cia; y en Mé­xi­co, con la edi­to­rial Al­ma­día.

Por la si­nop­sis del li­bro, es un tex­to muy di­fe­ren­te a los que ve­nías es­cri­bien­do ¿Qué fue lo que te lle­vó a es­ta his­to­ria de En el cuer­po una voz? Te­nía ga­nas de es­cri­bir una no­ve­la que gi­ra­ra en torno a la ven­gan­za, un te­ma que da vuel­tas en

La des­apa­ri­ción del pai­sa­je y en el cuen­to Sa­ra­de Una ca­sa en lla

mas. Te­nía ese de­seo pe­ro era so­lo eso, un de­seo, has­ta que tu­ve es­ta ima­gen mien­tras iba en el mi­cro por Los Po­zos: una tam­bo­ri­ta to­can­do fren­te a unos sol­da­dos ago­ta­dos y ebrios en un día ca­lu­ro­so. En vez de car­ne de va­ca asa­ban a per­so­nas. Esa mez­cla de fes­ti­vi­dad y bar­ba­rie de­to­nó al­go, y ahí su­pe que te­nía una his­to­ria y que te­nía que re­sol­ver có­mo co­nec­ta­ba la ven­gan­za con esa ima­gen, có­mo la po­día vol­ver narrativa. Si bien es­ta idea es­tu­vo en el prin­ci­pio, la no­ve­la tie­ne ca­pas, dis­tin­tos tiem­pos y nu­dos na­rra­ti­vos. La ven­gan­za es so­lo una de otras tan­tas lí­neas ar­gu­men­ta­les.

Te­nien­do en cuen­ta las men­cio­nes a ‘la di­so­lu­ción del Es­ta­do de de­re­cho’ y ‘El ge­ne­ral’ y la in­clu­sión de la ‘Na­ción Cam­ba’ ¿La no­ve­la re­co­rre al­gún pa­sa­je de la his­to­ria so­cial o po­lí­ti­ca de Bo­li­via? La gue­rra ci­vil y el des­mem­bra­mien­to de Bo­li­via me sir­vie­ron co­mo un con­tex­to pa­ra vol­ver con­cre­ta las si­tua­cio­nes plan­tea­das por la no­ve­la. Lo que im­por­ta son los per­so­na­jes, lo otro es sen­ci­lla­men­te un es­ce­na­rio que le da asi­de­ro al con­flic­to. De­tes­to las no­ve­las que in­ten­tan ex­pli­car un país, yo no co­me­te­ré esa es­tu­pi­dez. Quie­ro que la lean co­mo su­gi­rió Na­bo­kov que se de­be­ría leer la li­te­ra­tu­ra, co­mo un cuen­to de ha­das: es de­cir, des­de su con­di­ción de fic­ción. Más que dia­lo­gar con un pe­rio­do de la his­to­ria, ima­gi­na qué ha­bría su­ce­di­do si las co­sas se hu­bie­ran ido de nues­tras ma­nos ha­ce diez años. El Ge­ne­ral me in­tere­só co­mo una fi­gu­ra de po­der e im­pu­ni­dad, co­mo la en­car­na­ción de la ab­yec­ción -que es uno de los te­mas de la no­ve­la-, pe­ro tam­bién co­mo el ins­tru­men­to de otra co­sa más. ¿Qué fue lo más di­fí­cil pa­ra vos al mo­men­to de crear el pa­sa­je pos apo­ca­líp­ti­co que se des­cri­be en el li­bro? La no­ve­la tie­ne seis blo­ques, ese pai­sa­je apo­ca­líp­ti­co -por po­ner­le un nom­bre- so­lo abar­ca los dos pri­me­ros, los otros cua­tro trans­cu­rren en la re­cons­truc­ción de un nue­vo es­ta­do, en esa paz tram­po­sa, en el pos trau­ma. Abar­ca al­re­de­dor de vein­te años en la vi­da de los per­so­na­jes. Me in­tere­só co­que­tear con di­ver­sos gé­ne­ros na­rra­ti­vos: el go­re, la no­ve­la de aven­tu­ra, el th­ri­ller, el ho­rror. Es­toy po­dri­do de las no­ve­las con­tem­pla­ti­vas y del ges­to cha­to y ex­hi­bi­cio­nis­ta de la au­to­fic­ción: que­ría una no­ve­la de ac­ción en la que pa­sa­ran co­sas y que­ría tam­bién una no­ve­la muy lo­cal -por eso la alu­sión a la Na­ción Cam­ba-. Pu­de ha­ber tra­ba­ja­do con un país ima­gi­na­rio pa­ra es­qui­var las con­no­ta­cio­nes po­lí­ti­cas que son lo me­nos im­por­tan­te, pe­ro me pa­re­ció ton­to no apro­ve­char eso que te­nía tan a la mano.

En el cuer­po una voz es tu oc­ta­va pu­bli­ca­ción ¿Qué mar­ca es­te li­bro en tu ca­rre­ra co­mo escritor? Se­ría el sex­to, ya que los dos pri­me­ros pu­bli­ca­dos en Bo­li­via fue­ron trans­for­ma­dos pa­ra con­ver­tir­se en los que en 2011 sa­có Pe­ri­fé­ri­ca en Es­pa­ña. Sien­to que es­te li­bro con­den­sa al­gu­nas bús­que­das que ya se atis­ba­ban en cuentos de Una ca­sa en lla­mas: el cuer­po co­mo reali­dad pri­mor­dial (el prin­ci­pio de to­do, de la éti­ca pa­ra em­pe­zar), la na­tu­ra­li­za­ción de la vio­len­cia, o tam­bién lo opues­to, có­mo la vio­len­cia - cuan­do es acon­te­ci­mien­to- re­ve­la al cuer­po, lo an­te­po­ne a to­do dis­cur­so, res­ti­tu­ye su lu­gar de úni­ca cer­te­za. Tam­bién, a ni­vel for­mal, me to­mé la li­ber­tad de ex­pe­ri­men­tar con el li­ris­mo. Hay un blo­que de la no­ve­la que bien po­drían ser poe­mas en pro­sa.

¿Cuá­les fue­ron tus re­fe­ren­cias li­te­ra­rias, mu­si­ca­les y fíl­mi­cas a la ho­ra de cons­truir es­te li­bro? Dos pe­lí­cu­las tie­nen cier­ta co­ne­xión con es­ta no­ve­la: una es Psi­co­sis, de Al­fred Hitch­cock, y la otra es The Hit, de Step­hen Frears. Las es­ce­nas de ca­ni­ba­lis­mo que apa­re­cen en los pri­me­ros blo­ques son un gui­ño a El En­te­na­do, de Juan Jo­sé Saer. Soy un gran­dí­si­mo ad­mi­ra­dor de Saer y no pier­do opor­tu­ni­dad pa­ra de­cla­rar­lo el gran es­ti­lis­ta de nues­tra len­gua. Fi­nal­men­te, creo que la tri­lo­gía de Ago­ta Kris­tof tam­bién es­tu­vo ahí, co­mo un tó­tem que irra­dia­ba luz. Es­pe­cial­men­te el pri­mer li­bro, El gran cua

derno, el me­jor de to­dos. Al­go en el tono, en el dis­tan­cia­mien­to emo­cio­nal, en la con­den­sa­ción de la pro­sa y en có­mo es­to se co­nec­ta con el ma­ne­jo de la in­ten­si­dad y con el rit­mo.

Quie­ro que lean co­mo su­gi­rió Na­bo­kov que se de­be­ría leer la li­te­ra­tu­ra: co­mo un cuen­to de ha­das Es­toy po­dri­do de las no­ve­las con­tem­pla­ti­vas y del ges­to cha­to y ex­hi­bi­cio­nis­ta de la au­to­fic­ción

RO­LAN­DO VI­LLE­GAS

La no­ve­la de Ba­rrien­tos, ade­más de Bo­li­via, tam­bién se pu­bli­ca­rá en Ar­gen­ti­na, Mé­xi­co y en Es­pa­ña. Es el sex­to li­bro de su ca­rre­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.