JU­LIA FLO­RES FES­TE­JÓ SUS 117 AÑOS; SA­CA­BA LA HO­ME­NA­JEÓ

La an­cia­na, que so­lo ha­bla que­chua, no tu­vo hi­jos y es pro­ba­ble­men­te la mu­jer con ma­yor edad del país

El Deber - - PORTADA - Los Tiem­pos/EL DE­BER berthy.va­ca@el­de­ber.com.bo

Ju­lia Flo­res es­tá lú­ci­da, anun­que pa­de­ce de cier­to gra­do de sor­de­ra.

El mu­ni­ci­pio de Sa­ca­ba (Co­cha­bam­ba) rin­dió ho­me­na­je al Día de la Mu­jer Bo­li­via­na, el miér­co­les 11 de oc­tu­bre aga­sa­jan­do, en un ac­to es­pe­cial en nom­bre de to­das, a Ju­lia Flo­res Col­que, la ha­bi­tan­te más lon­ge­va del lu­gar y pro­ba­ble­men­te de to­da Bo­li­via, con 116 años de edad.

La ce­le­bra­ción tu­vo lu­gar en la Al­cal­día de Sa­ca­ba, a don­de Ju­lia lle­gó en una si­lla de rue­das asis­ti­da por sus so­bri­nas nie­tas. La acer­ca­ron a una me­sa con una tor­ta, le re­ga­la­ron flo­res y le can­ta­ron el ‘Happy birth­day’, ade­lan­tán­do­le su cum­plea­ños número 117, a cum­plir­se el 26 de oc­tu­bre.

Las múl­ti­ples aten­cio­nes hi­cie­ron la­gri­mear de fe­li­ci­dad a la hu­mil­de an­cia­na, que pa­só su vi­da co­mer­cian­do fru­tas y otros pro­duc­tos en el mer­ca­do del pue­blo.

Com­par­tió el día es­pe­cial con fun­cio­na­rios de la Al­cal­día y con sus fa­mi­lia­res más cer­ca­nos. Ella nun­ca tu­vo hi­jos y tam­po­co se le co­no­ció ma­ri­do, por lo me­nos en los úl­ti­mos 40 años, los cua­les pa­só con su so­bri­na nie­ta, Ro­sa Lucas, y otras des­cen­dien­tes.

“Yo me sien­to afor­tu­na­da de que si­ga vi­va, ella ha si­do una ma­dre pa­ra no­so­tros. Es una ben­di­ción de Dios por­que Él ha permitido que si­ga a nues­tro la­do en gran par­te de nues­tra for­ma­ción. Yo le agra­dez­co por to­do lo que ha he­cho”, con­tó Ro­sa Lucas, nie­ta so­bri­na de Ju­lia Flo­res, al pe­rió­di­co Los Tiem­pos.

Asi­mis­mo, Ro­sa ex­pli­có que du­ran­te mu­chos años, ella y sus dos her­ma­nos me­no­res com­par­tie­ron “mo­men­tos úni­cos e inol­vi­da­bles. Ella ha si­do co­mo una ma­dre pa­ra no­so­tros tres, prác­ti­ca­men­te nos ha vis­to na­cer y nos ha cui­da­do mu­cho”.

Por su par­te, el al­cal­de de Sa­ca­ba, Humberto Sán­chez, quien en­ca­be­zó el ho­me­na­je, apro­ve­chó la opor­tu­ni­dad pa­ra pe­dir a to­dos los bo­li­via­nos no des­cui­dar ni agre­dir a las mu­je­res de sus ho­ga­res.

Ju­lia Flo­res, con pe­lo blan­co y la piel mar­chi­ta­da por el pa­so del tiem­po, so­bre­lle­vó el ac­to con una ac­ti­tud afa­ble. Se le ilu­mi­nó el ros­tro al re­ci­bir co­mo re­ga­lo, de par­te del al­cal­de, un cha­ran­go, ins­tru­men­to que to­ca­ba en sus tiem­pos mo­zos. To­mó dies­tra­men­te el apa­ra­to, sin­cro­ni­zó al­gu­nas no­tas y vo­ca­li­zó un can­tu­rreo en que­chua, pues nun­ca apren­dió a ha­blar cas­te­llano.

Otra lon­ge­va aga­sa­ja­da el Día de la Mu­jer fue Inocen­cia Íñi­guez, de 110 años (na­ci­da el 28 de di­ciem­bre de 1907 en la co­mu­ni­dad de Igüem­be de Chu­qui­sa­ca) quien re­ci­bió adu­los en Cua­tro Ca­ña­das, mu­ni­ci­pio cru­ce­ño ubi­ca­do 100 km al es­te de la ciu­dad de San­ta Cruz.

En Bo­li­via no exis­te un re­gis­tro ofi­cial de la mu­jer más lon­ge­va; No obs­tan­te, Flo­res es­tá re­gis­tra­da en el Ser­vi­cio Ge­ne­ral de Iden­ti­fi­ca­ción Per­so­nal.

APG

Ju­lia Flo­res vi­vió un día di­fe­ren­te el 11 de oc­tu­bre en Sa­ca­ba, pue­blo en el que pa­só la ma­yor par­te de su vi­da. To­có un cha­ran­go que le re­ga­la­ron

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.