Sa­las ve­la­to­rias y los ser­vi­cios fu­ne­ra­rios, con más acep­ta­ción

La tra­di­ción de ve­lar al fa­lle­ci­do en su ca­sa es­tá sien­do cam­bia­da por la sa­la ve­la­to­ria. Las fa­mi­lias ad­quie­ren la prác­ti­ca de com­prar lo­tes en ce­men­te­rios jar­di­nes pri­va­dos

El Deber - - PORTADA - Deisy Or­tiz D. deisy.or­tiz@el­de­ber.com.bo

“A mí que me ve­len en mi ca­sa y que me en­tie­rren don­de na­cí”, sue­le de­cir don Aní­bal (68), oriun­do de Ya­cui­ba, ca­da vez que en las reunio­nes fa­mi­lia­res sur­ge al­gu­na char­la re­la­cio­na­da con la muer­te. Sus hi­jos da­rían to­do por­que su vo­lun­tad se cum­pla, pe­ro sa­ben que eso es al­go muy com­pli­ca­do, por lo que de­ci­die­ron ad­qui­rir con an­ti­ci­pa­ción un es­pa­cio en un ce­men­te­rio jar­dín de la ciu­dad y tam­bién han com­pra­do un pa­que­te para ase­gu­rar la sa­la ve­la­to­ria y los ser­vi­cios fu­ne­ra­rios y no es­tar en co­rre­teos en un mo­men­to de do­lor.

Y es que la vi­da mo­der­na de la ciu­dad ha he­cho que las cos­tum­bres para dar el úl­ti­mo adiós a los di­fun­tos cam­bien. An­tes el ser que­ri­do era ve­la­do en su ca­sa y los ami­gos y ve­ci­nos acom­pa­ña­ban du­ran­te to­da la no­che y el día si­guien­te a los fa­mi­lia­res en su do­lor. Eran los pro­pios fa­mi­lia­res, ayu­da­dos por los ami­gos, quie­nes se en­car­ga­ban de los trá­mi­tes, de la co­mi­da y de no ha­cer fal­tar a los pre­sen­tes el ca­fé, los ci­ga­rri­llos, los dul­ces y de la be­bi­da tra­di­cio­nal, pe­ro aho­ra es­to es­tá sien­do re­em­pla­za­do por prác­ti­cas mo­der­nas, co­mo la con­tra­ta­ción de fu­ne­ra­rias, que lle­van los ser­vi­cios ve­la­to­rios has­ta el do­mi­ci­lio o lo que ofre­cen sa­las para ve­lar allí al di­fun­to.

El en­tie­rro -don­de el cor­te­jo fú­ne­bre re­co­rría las ca­lles en me­dio de re­zos y de la ban­da de mú­si­ca, para lle­var al di­fun­to a su mo­ra­da fi­nal, el ce­men­te­rio del ba­rrio­tam­bién ha su­fri­do cam­bios. Ca­da vez va ga­nan­do te­rreno el con­cep­to de ce­men­te­rio jar­dín, lo que va de la mano con la pre­vi­sión de ad­qui­rir lo­tes con an­te­la­ción. Ade­más, hay ma­yor acep­ta­ción por la cre­ma­ción co­mo una al­ter­na­ti­va a ser se­pul­ta­do.

La cos­tum­bre de re­zar las no­ve­nas en el do­mi­ci­lio aho­ra se ha tras­la­da­do a las igle­sias. Una de las ra­zo­nes es la fal­ta de re­za­do­ras, ase­gu­ra Ma­ri­na Suá­rez, que el jue­ves se en­con­tra­ba pre­gun- tan­do so­bre los ser­vi­cios fu­ne­ra­rios que hay fren­te al hos­pi­tal San Juan de Dios.

Ella ha­bía per­di­do a su tío y se ofre­ció para ave­ri­guar to­do lo que con­lle­va el ve­la­to­rio, la se­pul­tu­ra y no­ve­na.

Ce­men­te­rios jar­di­nes

Una de las al­ter­na­ti­vas al en­tie­rro en el ce­men­te­rio tra­di­cio­nal, cu­ya de­man­da es cre­cien­te de­bi­do a la fal­ta de es­pa­cios en los cam­po­san­tos mu­ni­ci­pa­les y por las fa­ci­li­da­des para el pa­go de los es­pa­cios, son los ce­men­te­rios pri­va­dos.

Uno de ellos es el Me­mo­rial Park, ubi­ca­do en la ca­rre­te­ra a Co­to­ca, a la al­tu­ra del km 12, que ofre­ce es­pa­cios con ca­pa­ci­dad para seis se­pul­tu­ras. Los pre­cios van des­de los $us 2.750 has­ta los $us 5.000, con la op­ción de pa­gar a pla­zo, en có­mo­das cuo­tas. “So­mos pio­ne­ros en el par­que ce­men­te­rio, que ca­da vez tie­ne más de­man­da por­que la sociedad cru­ce­ña ha re­ci­bi­do muy bien el con­cep­to de in­te­grar fa­mi­lia y na­tu­ra­le­za, en un am­bien­te de paz y tran­qui­li­dad”, di­ce Ro­dri­go Jus­ti­niano, gerente de ven­tas de Me­mo­rial Park.

Otra op­ción es la in­mo­bi­lia­ria Las Mi­sio­nes, con sus ce­men­te­rios del mis­mo nom­bre, si­tua­do en la ca­rre­te­ra al nor­te, km 10, y Mon-

A do­mi­ci­lio Hay fu­ne­ra­rias que lle­van sus ser­vi­cios has­ta la ca­sa del fa­lle­ci­do

te­sa­cro, ubi­ca­do en la ca­rre­te­ra a Co­to­ca, km 6, que ofre­ce lo­tes para in­hu­ma­ción ba­jo tie­rra, con ca­pa­ci­dad para tres cuer­pos, ade­más de cin­co res­tos y diez ce­ni­zas. Las cuo­tas men­sua­les van des­de los $us 40 y 50, a sie­te años pla­zo.

“La de­man­da del ser­vi­cio es cre­cien­te por­que he­mos des­per­ta­do en la po­bla­ción la con­cien­cia so­bre la im­por­tan­cia de com­prar un es­pa­cio con an­ti­ci­pa­ción. Ini­cial­men­te fue al­go com­pli­ca­do, pe­ro, po­co a po­co, la cul­tu­ra ha ido cam­bian­do. Es me­jor pre­ver que es­tar en apu­ros en un mo­men­to com­pli­ca­do”, ase­gu­ra el co­mer­cial de Las Mi­sio­nes, Die­go Apon­te.

No obs­tan­te, an­te los re­que­ri­mien­tos, prin­ci­pal­men­te de per­so­nas ma­yo­res, es­ta in­mo­bi­lia­ria ha te­ni­do que in­cor­po­rar en sus ce­men­te­rios los mau­so­leos.

Ser­vi­cios fu­ne­ra­rios

Las Mi­sio­nes tam­bién cuen­ta con una ca­sa de ve­la­ción, con ocho sa­las y los re­que­ri­mien­tos son tan al­tos que hay días en que to­das las sa­las es­tán ocu­pa­das. El ser­vi­cio fu­ne­ra­rio in­clu­ye el tras­la­do del cuer­po, la sa­la ve­la­to­ria, co­fre, ca­fe­te­ría, arre­glos flo­ra­les, ce­re­mo­nia re­li­gio­sa, obituario, tras­la­do al ce­men­te­rio y otros, de­pen­dien­do del plan que ad­quie­ra la fa­mi­lia.

“Las sa­las ve­la­to­rias re­cién es­tán en­tran­do con fuer­za”, afir­ma Nel­son Fuen­tes, fun­cio­na­rio de la fu­ne­ra­ria La Cru­ce­ña, una de las tan­tas que tie­nen ofi­ci­nas en los al­re­de­do­res del hos­pi­tal San Juan de Dios. En la ciu­dad hay unos 40 ne­go­cios de es­te ti­po, cuan­do ha­ce diez años no pa­sa­ban los 20, afir­man los que co­no­cen de es­ta ac­ti­vi­dad.

La ma­yo­ría ofre­ce ser­vi­cios fu­ne­ra­rios, des­de el bá­si­co por Bs 1.800, que in­clu­ye el fé­re­tro, el re­ti­ro del cuer­po del lu­gar del fa­lle­ci­mien­to, la ca­pi­lla ar­dien­te, la sá­ba­na san­ta (man­to que se po­ne en­ci­ma del cuer­po), el nom­bre ins­cri­to en el fé­re­tro y el tras­la­do al ce­men­te­rio. Adi­cio­nal­men­te, es­tán las sa­las ve­la­to­rias, ase­so­ra­mien­to para tra­mi­tar el cer­ti­fi­ca­do mé­di­co de óbi­to y el cer­ti­fi­ca­do de de­fun­ción, los ser­vi­cios de ca­fe­te­ría, lo que en el ca­so de La Cru­ce­ña, pue­de au­men­tar el cos­to has­ta en Bs 5.000.

Asi­mis­mo, son bas­tan­te re­que­ri­dos los ser­vi­cios de ve­la­ción en el do­mi­ci­lio, que con­sis­te en tras­la­dar to­do el mo­bi­lia­rio para el ve­la­to­rio, ade­más de los in­su­mos para la ca­fe­te­ría, has­ta la ca­sa del di­fun­to. La ven­ta­ja es que la fa­mi­lia do­lien­te ya no tie­ne que en­car­gar­se de es­to.

Por otro la­do, los gas­tos de los ser­vi­cios fu­ne­ra­rios para fa­mi­lia pue­den ser re­du­ci­dos, cuan­do son so­cios de CRE y Co­tas, pues es­tas coope­ra­ti­vas tie­nen pro­gra­mas de asis­ten­cia mor­tuo­ria, de has­ta Bs 1.400 y 2.000, res­pec­ti­va­men­te, para sus so­cios. Los trá­mi­tes se de­ben ha­cer den­tro de las 24 ho­ras del fa­lle­ci­mien­to.

Tam­bién hay asis­ten­cia mor­tuo­ria en otros ca­sos y lle­gan has­ta los Bs 1.800, que son de­vuel­tos a los fa­mi­lia­res.

NO HU­BO ATEN­CIÓN EN EL CE­MEN­TE­RIO GE­NE­RAL

Has­ta ayer era el úl­ti­mo día de pa­go de la ta­sa anual de man­te­ni­mien­to en las su­cur­sa­les de la Coope­ra­ti­va Jesús Na­za­reno, pe­ro hu­bo con­fu­sión en­tre los usua­rios por­que la su­cur­sal del ce­men­te­rio Ge­ne­ral es­tu­vo ce­rra­da.

Sin em­bar­go, un fun­cio­na­rio de la Di­rec­ción de Ce­men­te­rios se en­car­gó de orien­tar a los do­lien­tes para que can­ce­len su deu­da por­que el pla­zo para re­mo­zar los mau­so­leos y tum­bas ven­ce hoy, pues ma­ña­na y el mar­tes los 25 cam­po­san­tos ba­jo ad­mi­nis­tra­ción mu­ni­ci­pal es­ta­rán ce­rra­dos de­bi­do a la lim­pie­za que rea­li­za­rá per­so­nal de Ema­cruz.

Sin em­bar­go, en los pan­teo­nes de la pe­ri­fe­ria el aseo co­men­zó es­te fin de se­ma­na, in­clu­so hu­bo fu­mi­ga­ción de mos­qui­tos y abe­jas por par­te de Aler­ta Tem­pra­na.

En el ce­men­te­rio Ca­ña­da Pai­li­ta se ade­lan­tó la lim­pie­za, pues ya sa­ca­ron es­com­bros y ba­su­ra.

FO­TOS: RO­LAN­DO VILLEGAS

En las se­pul­tu­ras no hay cru­ces. En su lu­gar hay una lá­pi­da y un ra­mo de flo­res. Mon­te­sa­cro ofre­ce es­te ser­vi­cio

Las Mi­sio­nes in­tro­du­jo los mau­so­leos en sus dos ce­men­te­rios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.