CÓ­MO CUI­DAR A LOS NIÑOS DE AC­CI­DEN­TES EN EL HO­GAR

Se de­be te­ner no­ción de pri­me­ros au­xi­lios por­que en la fa­se de lac­tan­cia hay ries­go de muer­te sú­bi­ta por bron­coas­pi­ra­ción; cuan­do ca­mi­nan su­fren caí­das o se tum­ban ob­je­tos en­ci­ma

El Deber - - PORTADA - Berthy Va­ca Jus­ti­niano berthy.va­ca@el­de­ber.com.bo

Es­pe­cia­lis­tas su­gie­ren a pa­dres de fa­mi­lia ins­truir­se en pri­me­ros au­xi­lios pa­ra evitar da­ños a sus hi­jos me­no­res de edad.

Los niños son vul­ne­ra­bles en to­das las eta­pas de su vi­da, pe­ro es­pe­cial­men­te en el pe­rio­do de lac­tan­cia y cuan­do em­pie­zan a ca­mi­nar, pues es­tán ex­pues­tos a per­can­ces ca­se­ros que pue­den cau­sar­les incluso has­ta la muer­te, opi­nan per­so­nas en­ten­di­das en la ma­te­ria, por lo que su­gie­ren a los pa­dres de fa­mi­lia ins­truir­se en pri­me­ros au­xi­lios pa­ra ac­tuar con co­no­ci­mien­tos téc­ni­cos an­te una caí­da, un atra­gan­ta­mien­to, una que­ma­du­ra o una elec­tro­cu­ción.

Según da­tos, en el Hos­pi­tal de Niños Ma­rio Or­tiz atien­den un pro­me­dio de dos ca­sos por se­ma­na de atra­gan­ta­mien­tos con ob­je­tos só­li­dos. Los ac­ci­den­tes con le­sio­nes y frac­tu­ras, le­ves y gra­ves, aun­que no hay es­ta­dís­ti­cas, tam­bién son fre­cuen­tes, in­for­mó el pe­dia­tra Luis Car­los Ber­na­chi, ra­zón por la cual es­ta página con­tie­ne con­se­jos ele­men­ta­les de prevención y de au­xi­lio pri­ma­rio pre­vio al tras­la­do de la víc­ti­ma a un cen­tro mé­di­co.

Cui­da­dos pa­ra el lac­tan­te

La muer­te sú­bi­ta o re­pen­ti­na de un be­bé, apa­ren­te­men­te sano, sue­le pa­sar cuan­do es­tá dor­mi­do y acos­ta­do. Se des­co­no­cen las cau­sas, pe­ro en­tre ellas es­tá la bron­coas­pi­ra­ción por reflujo o por acos­tar­lo sin ha­ber eruc­ta­do, des­pués de su ali­men­ta­ción.

“Los lac­tan­tes pue­den mo­rir sú­bi­ta­men­te aho­gán­do­se con su vó­mi­to cuan­do se los acues­ta in­me­dia­ta­men­te des­pués de to­mar le­che. An­tes hay que ha­cer­los eruc­tar y echar­los de es­pal­da en una ca­ma in­cli­na­da a 20 gra­dos. Cer­ca del 70% de los niños pe­que­ños pa­de­cen de reflujo en­tre los dos y cua­tro me­ses, por lo que se de­be te­ner cui­da­do”, ma­ni­fes­tó el mé­di­co con más de 30 años de ex­pe­rien­cia.

Los lac­tan­tes de­ben dor­mir en un col­chón du­ro, por­que en uno blan­do pue­den hun­dir la ca­ra, ta­par­se la bo­ca y las fo­sas na­sa­les y mo­rir as­fi­xia­dos. En su ca­ma no de­be ha­ber ca­be­ce­ras ni co­ber­to­res, pues se los pue­den po­ner en­ci­ma y mo­rir por in­ha­la­ción de su pro­pia ema­na­ción de dió­xi­do de car­bono, aña­dió el ga­leno.

Iván Echa­lar, coor­di­na­dor de ca­pa­ci­ta­ción en pri­me­ros au­xi­lios de la Cruz Ro­ja, ex­pli­có tres pa­sos de la ma­nio­bra de Heim­lich en ca­so de que un be­bé es­té su­frien­do una bron­coas­pi­ra­ción.

El pri­me­ro: co­lo­car­lo bo­ca aba­jo, con la ca­be­za un tan­to in­cli­na­da y sos­te­nién­do­le el pe­cho con una mano. Lue­go, con la pal­ma de la otra mano com­pri­mir la es­pal­di­ta de for­ma des­cen­den­te por cin­co ve­ces.

Si el pe­que­ño no reac­cio­na, se apli­ca el pa­so dos: se lo vuel­ca con la ca­ra ha­cia arri­ba, sos­te­nién­do­lo por la es­pal­da con una mano y con los de­dos ín­di­ce y ma­yor, jun­tos, se pre­sio­na el cen­tro del pe­cho otras cin­co ve­ces; si llo­ra, es se­ñal que ha vuel­to a res­pi­rar. Si sigue en si­len­cio o des­ma­ya­do, se apli­ca el pa­so tres: se le da res­pi­ra­ción bo­ca a bo­ca pa­ra com­pro­bar si in­gre­sa ai­re por la vía oral. Si no reac­cio­na, se lo de­be lle­var rá­pi­da­men­te a un cen­tro mé­di­co de se­gun­do o ter­cer ni­vel, di­jo Echa­lar.

Sa­ber qué ha­cer

Des­de el mo­men­to en que ca­mi­nan los niños se ex­po­nen a los ac­ci­den­tes. Se pue­den caer de las es­ca­le­ras, su­bir­se a los muebles y tum­bár­se­los en­ci­ma; su­frir cho­ques eléc­tri­cos, que­ma­du­ras o atra­gan­tar­se con al­go.

El pe­dia­tra Ru­bén Lu­na di­jo que ha aten­di­do a niños con trau­ma­tis­mos en­ce­fá­li­cos por le­sio­nes cau­sa­das por gol­pes de me­sas, te­le­vi­so­res y otros ob­je­tos.

Ber­na­chi re­ve­ló que una ni­ña an­dan­do en patines se ca­yó en­ci­ma de una me­sa de vi­drio blín­dex y se in­crus­tó un pe­da­zo de vi­drio de 12 cm en un mus­lo.

En el ca­so de una he­ri­da, no se le de­be echar na­da; hay que com­pri­mir­la con la mano o con un tra­po sin de­jar de pre­sio­nar­la has­ta lle­gar a un hos­pi­tal pa­ra evitar un de­san­gra­mien­to ma­yor.

En ca­so de que­ma­du­ras, hay que apren­der a iden­ti­fi­car el ti­po. La de pri­mer gra­do so­lo po­ne ro­ji­za la piel; la de se­gun­do gra­do cau­sa am­po­llas y no hay que re­ven­tar­las. En am­bos he­chos se le pue­de ver­ter agua unos 10 mi­nu­tos pa­ra ali­viar el do­lor.

La que­ma­du­ra de ter­cer gra­do es pro­fun­da y la más gra­ve de to­das. So­lo hay que ta­par la zo­na afec­ta­da con al­gún tra­po y lle­var de for­ma in­me­dia­ta al afec­ta­do a un hos­pi­tal de ter­cer ni­vel.

GA­BRIEL VÁS­QUEZ

Iván Echa­lar, ins­truc­tor de la Cruz Ro­ja, mues­tra la ma­nio­bra de Heim­lich en un mu­ñe­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.