Re­gis­tran 100 zo­nas in­se­gu­ras pa­ra po­ner alar­mas ve­ci­na­les

En el pri­mer se­mes­tre de 2017, se reali­zó un ma­peo sobre la ba­se de tres va­ria­bles: zo­nas de ex­pen­dio de be­bi­das al­cohó­li­cas, pan­di­llas y la fre­cuen­cia de de­li­tos. Al­gu­nos ba­rrios pi­die­ron in­cluir las zo­nas más ale­ja­das lle­nas de lo­tes bal­díos

El Deber - - PORTADA - Fer­nan­do So­ria Se­jas fer­nan­do.so­ria@el­de­ber.com.bo

Un ma­peo rea­li­za­do por el Ob­ser­va­to­rio Mu­ni­ci­pal de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na (OMSC) ha per­mi­ti­do iden­ti­fi­car 100 zo­nas in­se­gu­ras en sie­te de los 15 dis­tri­tos que hay en la ciu­dad, don­de se ins­ta­la­rán las alar­mas ve­ci­na­les mu­ni­ci­pa­les.

Guillermo Dá­va­los, director del OMSC, ex­pli­có que las zo­nas in­se­gu­ras fue­ron iden­ti­fi­ca­das con ba­se en tres va­ria­bles: los si­tios de ex­pen­dio y con­su­mo de be­bi­das al­cohó­li­cas, la can­ti­dad de pan­di­llas que hay en la zo­na y es­ta­dís­ti­cas po­li­cia­les sobre los ín­di­ces de he­chos de­lic­ti­vos du­ran­te el pri­mer se­mes­tre de es­te año.

Tam­bién aco­tó que se con­si­de­ró una va­ria­ble ex­pre­sa­da por los ve­ci­nos en las reunio­nes de coor­di­na­ción, que tie­ne que ver con te­rre­nos bal­díos en las zo­nas más ale­ja­das de la ciu­dad, un ele­men­to que su­ma a los in­di­ca­do­res de in­se­gu­ri­dad.

La me­to­do­lo­gía

Pre­vio a la ins­ta­la­ción de las alar­mas, los ve­ci­nos de­ben par­ti­ci­par de ta­lle­res de ca­pa­ci­ta­ción y fir­mar com­pro­mi­sos de coope­ra­ción y de con­vi­ven­cia pa­cí­fi­ca. Pa­ra es­to se re­quie­re que se or­ga­ni­cen por lo me­nos 26 je­fes de fa­mi­lia por ca­da ba­rrio. Has­ta la fe­cha se han rea­li­za­do ta­lle­res en 36 de las 100 zo­nas don­de se co­lo­ca­rán las pri­me­ras alar­mas.

Las ca­pa­ci­ta­cio­nes, ex­pli­ca Dá­va­los, con­sis­ten en la or­ga­ni­za­ción de los ve­ci­nos, el ma­ne­jo del sis­te­ma de alar­ma y los pro­to­co­los que de­ben se­guir an­te los di­ver­sos even­tos que se pue­den sus­ci­tar. Has­ta el 20 de no­viem­bre se es­ti­ma rea­li­zar el pri­me­ro de los ta­lle­res y em­pe­zar con las ins­ta­la­cio­nes de las alar­mas en los 100 ba­rrios.

Ve­ci­nos con­for­mes

“Hay que dar­le su opor­tu­ni­dad a es­te pro­yec­to, que se­gu­ra­men­te va a te­ner su pro­ce­so, y sobre el tra­yec­to se ve­rán sus re­sul­ta­dos”, se­ña­la Sa­ra Pe­dra­za, vi­ce­pre­si­den­ta de la jun­ta ve­ci­nal de la UV-53, en el dis­tri­to 1 de la ciu­dad, en el área de in­fluen­cia del río Pi­raí.

Des­de su pers­pec­ti­va, el pro­yec­to de alar­mas ve­ci­na­les tie­ne bue­na acep­ta­ción en­tre los ve­ci­nos, “aun­que no fal­ta quien las cues­tio­na pre­gun­tán­do­se qué ga­na­rán apre­tan­do un bo­tón cuan­do es­tén sien­do víc­ti­mas de un he­cho de­lic­ti­vo”, di­ce Pe­dra­za.

Freddy Ló­pez, otro ve­cino de la zo­na to­ma­da por gru­pos de adic­tos a las dro­gas, tam­bién cree que es una bue­na ini­cia­ti­va la ins­ta­la­ción de alar­mas y aña­de que la zo­na es in­se­gu­ra por­que hay mi­cro­trá­fi­co de dro­gas. “Ten­go que es­pe­rar por las no­ches que mi hi­ja lle­gue de la uni­ver­si­dad pa­ra pro­te­ger­la y evitar que la asal­ten. Aquí tam­bién de­be­rían ins­ta­lar cá­ma­ras de se­gu­ri­dad, por­que ca­da no­che vie­nen unas 50 per­so­nas que ba­jan a los ca­na­les pa­ra com­prar dro­ga”, afir­mó.

Dá­va­los se­ña­la que exis­te una bue­na acep­ta­ción de los ve­ci­nos en los ta­lle­res de or­ga­ni­za­ción y ca­pa­ci­ta­ción, y que ven un gran com­pro­mi­so de par­te de la gen­te por­que con­si­de­ran que es­te pro­yec­to es al­go ‘pal­pa­ble’, con­cre­to y no una pro­me­sa, por lo que des­ta­ca que los ve­ci­nos se es­tán in­vo­lu­cran­do, lo cual con­si­de­ra un ele­men­to fun­da­men­tal, pues de lo con­tra­rio no fun­cio­na­ría.

In­di­ca que las úni­cas di­fi­cul­ta­des que tie­nen son las pos­ter­ga­cio­nes de al­gu­nos ta­lle­res por di­ver­sos fac­to­res, como llu­vias y pro­ble­mas en­tre di­ri­gen­tes de ba­rrios, que de­ben ser sub­sa­na­dos pa­ra que los cur­sos se desa­rro­llen con nor­ma­li­dad.

A su vez, Pe­dra­za co­men­ta que como di­ri­gen­te ve­ci­nal le cues­ta con­ven­cer y en­con­trar a gru­pos de 25 o 30 ve­ci­nos com­pro­me­ti­dos a in­mis­cuir­se en el pro­yec­to, por lo que tam­bién de­ben rea­li­zar una di­fu­sión pre­via.

Dá­va­los ex­pli­ca que una vez se ins­ta­len las pri­me­ras 100 alar­mas, el Ob­ser­va­to­rio de Se­gu­ri­dad Ciu­da­da­na rea­li­za­rá una en­cues­ta pa­ra co­no­cer la si­tua­ción de in­se­gu­ri­dad en ca­da una de esas zo­nas y en unos 10 me­ses vol­ver a apli­car la mis­ma con­sul­ta, pa­ra eva­luar los cam­bios con la pre­sen­cia de las alar­mas.

Es­tos es­tu­dios per­mi­ti­rán eva­luar el fun­cio­na­mien­to, los pro­to­co­los, las fa­len­cias y ha­cer ajus­tes al pro­yec­to. “Las alar­mas nos per­mi­ti­rán crear zo­nas se­gu­ras en la ciu­dad; se­gu­ra­men­te la in­se­gu­ri­dad se tras­la­da­rá a otras zo­nas, pe­ro el ob­je­ti­vo es que lle­gue un mo­men­to en que cons­tru­ya­mos una ciu­dad se­gu­ra”, di­jo Dá­va­los.

La prio­ri­za­ción

El res­pon­sa­ble del OMSC ex­pli­ca que en pri­me­ra ins­tan­cia úni­ca­men­te es­ta­ba pre­vis­ta la ins­ta­la­ción de alar­mas ve­ci­na­les en dos dis­tri­tos, uno den­tro y otro fue­ra del cuar­to ani­llo, con la in­ten­ción de eva­luar el fun­cio­na­mien­to en dos reali­da­des so­cio­eco­nó­mi­cas dis­tin­tas.

Sin em­bar­go, la bue­na re­cep­ción que ha te­ni­do el pro­yec­to des­de sus ini­cios hi­zo que mu­chos otros dis­tri­tos se or­ga­ni­cen y so­li­ci­ten par­ti­ci­par de la prue­ba. Es así que se de­ci­dió que to­dos los que reúnan los re­qui­si­tos has­ta cier­to pla­zo de tiem­po se­rían in­clui­dos. Es por ello que el pro­yec­to se ini­cia­rá en los dis­tri­tos 1, 2, 4, 6, 7, 9 y 12. El pró­xi­mo año se lle­ga­rá a los dis­tri­tos res­tan­tes.

Tam­bién des­ta­có que se ha es­cu­cha­do a los ve­ci­nos, pues­to que se in­cor­po­ró la va­ria­ble de zo­nas ale­ja­das. Por ejem­plo, en el dis­tri­to 7, de las 27 alar­mas que se ins­ta­la­rán, la mi­tad se­rán co­lo­ca­das en zo­nas ale­ja­das don­de los ve­ci­nos di­cen que no acu­de la Po­li­cía y don­de exis­te una gran can­ti­dad de te­rre­nos bal­díos, es­pa­cios que son apro­ve­cha­dos por gru­pos de­lic­ti­vos pa­ra es­con­der­se y co­me­ter fe­cho­rías.

GA­BRIEL VÁS­QUEZ

Ro­cha mues­tra la alar­ma du­ran­te un pro­gra­ma de Ra­dio EL DE­BER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.