‘Ti­co’ Lo­za­da de­ja­rá la cár­cel e irá a de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria

El ex­di­ri­gen­te de la FBF es­pe­ra vol­ver a su ca­sa hasta el vier­nes. Afir­ma que en Pal­ma­so­la hay mu­cha in­jus­ti­cia y di­jo que se­gui­rá tra­ba­jan­do por el re­clu­so­rio

El Deber - - Portada - Wi­lliam Zo­lá / Sucre www.el­de­ber.com.bo

La de­ci­sión del Tri­bu­nal Ter­ce­ro de Sen­ten­cia de Sucre, de or­de­nar la de­ten­ción do­mi­ci­lia­ria del ex­di­ri­gen­te de la Federación Boliviana de Fút­bol (FBF) Al­ber­to ‘Ti­co’ Lo­za­da, des­ve­ló que el cri­men or­ga­ni­za­do aún tie­ne ten­tácu­los en la cár­cel de Pal­ma­so­la, si­tua­ción que el mis­mo de­fen­sor del pue­blo, Da­vid Te­za­nos, lo confirmó in­di­can­do que al menos dos veces in­ten­ta­ron ase­si­nar al ex di­ri­gen­te fut­bo­le­ro por ór­de­nes de Víc­tor Hugo Es­co­bar ‘Oti’, el reo que man­da­ba de for­ma vio­len­ta en la cár­cel.

Te­za­nos in­di­có, en la au­dien­cia de ce­sa­ción a la de­ten­ción de Lo­za­da rea­li­za­da ayer, que el jue­ves en­tre­ga­rá un in­for­me so­bre la in­se­gu­ri­dad que per­sis­te en el de Pal­ma­so­la, que es­tá re­la­cio­na­da con el con­trol que tie­ne el cri­men or­ga­ni­za­do y los ex­ce­sos de la in­ter­ven­ción po­li­cial.

En es­ta ta­rea de des­cu­brir los abu­sos es­ta­ba in­vo­lu­cra­do Lo­za­da jun­to a la De­fen­so­ría, el Mi­nis­te­rio Pú­bli­co, la Po­li­cía y Ré­gi­men Pe­ni­ten­cia­rio, por eso el de­fen­sor co­no­ce de los riesgos de un in­ten­to de ase­si­nar­lo en dos oca­sio­nes.

La abo­ga­da de Lo­za­da, Sil­via Sa­la­me, ar­gu­men­tó que el de­fen­sor sa­be que si su clien­te vuel­ve a la cár­cel pue­de morir por­que le pu­sie­ron pre­cio a su ca­be­za y agre­gó que él vio que hay otras vul­ne­ra­cio­nes de de­re­chos, por­que ya ha­bía un plan el 7 de ju­nio de ase­si­nar­lo, pero fra­ca­só por la in­ter­ven­ción po­li­cial.

“Lo­za­da es­ta­ba ayu­dan­do a po­ner or­den en la cár­cel como en­pe­nal car­ga­do de los de­te­ni­dos des­pués que sa­lió la ma­fia”, aseguró Sa­la­me y agre­gó que Lo­za­da iden­ti­fi­có dón­de y quié­nes ven­dían dro­ga en el in­te­rior del pe­nal y ofre­ció ayu­da a los in­ter­nos que eran víc­ti­mas de ex­tor­sión.

En cam­bio, pa­ra el fis­cal su­pe­rior Gil­ber Mu­ñoz la se­gu­ri­dad en el pe­nal es­tá ga­ran­ti­za­da por­que Ré­gi­men Pe­ni­ten­cia­rio to­mó las pre­vi­sio­nes, como tras­la­dar a las personas que ata­ca­ron a Lo­za­da en el PC-4, don­de se en­cuen­tra con de­ten­ción pre­ven­ti­va y cu­yos exá­me­nes mé­di­cos es­ta­ble­cen que tie­ne es­co­ria­cio­nes y cin­co días de in­ca­pa­ci­dad, por lo que es­tá sien­do aten­di­do en el hos­pi­tal San Juan de Dios.

“Hay mu­cha in­jus­ti­cia”

Lo­za­da, que es­pe­ra ter­mi­nar con los trá­mi­tes ne­ce­sa­rios hasta el vier­nes pa­ra vol­ver a su do­mi­ci­lio como lo de­ter­mi­nó la jus­ti­cia, di­jo que se de­be seguir tra­ba­jan­do en fa­vor de Pal­ma­so­la.

“Hay un te­rreno muy fér­til en el pe­nal, los que allí es­tán de­ben en­ten­der que no son mar­gi­na­les y tie­nen que pe­lear por ellos mis­mos. Hay mu­cha in­jus­ti­cia en Pal­ma­so­la”, se­ña­ló el ex­di­ri­gen­te de la FBF y re­le­vó el tra­ba­jo que vie­ne eje­cu­tan­do la Clí­ni­ca Ju­rí­di­ca, di­ri­gi­da por Ariel Ro­cha, en coor­di­na­ción con la Go­ber­na­ción, a la ca­be­za del co­ro­nel Javier Lo­ra, y de Ré­gi­men Pe­ni­ten­cia­rio.

JORGE GU­TIÉ­RREZ

DES­DE EL SAN JUAN DE DIOS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.