El avan­ce del cri­men or­ga­ni­za­do

El Deber - - Escenas & Cultura -

Con mu­cha preo­cu­pa­ción, la ciu­da­da­nía ha si­do tes­ti­go del ase­si­na­to de un pi­lo­to a ma­nos de un si­ca­rio que lo per­si­guió y le dis­pa­ró más de una de­ce­na de veces, a ple­na luz del día y en una ave­ni­da con­cu­rri­da fren­te a va­rios tes­ti­gos.

A di­fe­ren­cia de otros ase­si­na­tos si­mi­la­res, la Po­li­cía rá­pi­da­men­te iden­ti­fi­có al pre­sun­to ti­ra­dor, aunque aún no se sa­be de su pa­ra­de­ro. Lo que sí se co­no­ce es que es­tu­vo im­pli­ca­do en un ca­so de nar­co­trá­fi­co, mien­tras que la víctima es­tu­vo de­te­ni­da en Brasil por trá­fi­co de sus­tan­cias con­tro­la­das en 2003.

Pa­ra la Po­li­cía, la primera hi­pó­te­sis ha­bla de un ajus­te de cuentas por nar­co­trá­fi­co. Es­te hecho ocu­rrió en la ciu­dad de San­ta Cruz de la Sie­rra, pero en lo que va del año ya se ha sa­bi­do de otros crí­me­nes con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas, es­pe­cial­men­te en zo­nas fron­te­ri­zas, los cua­les aún no han si­do es­cla­re­ci­dos. Ha­ce al­gu­nas se­ma­nas, la Po­li­cía también in­for­mó acer­ca de una ban­da de ex­tran­je­ros que ha­cían prés­ta­mos de di­ne­ro ‘go­ta a go­ta’ a personas en los mer­ca­dos y en otros es­pa­cios, a quie­nes les co­bra­ban al­tos in­tere­ses. En el in­for­me se di­jo que los re­cur­sos eco­nó­mi­cos que se mue­ven en es­te ne­go­cio ilí­ci­to pueden pro­ve­nir del nar­co­trá­fi­co. También se dio a co­no­cer que hay fo­rá­neos que de­ja­ron la usu­ra pa­ra de­di­car­se al atra­co y a ge­ne­rar in­se­gu­ri­dad ciu­da­da­na.

Los ejem­plos men­cio­na­dos son una mues­tra de lo que es­tá ocu­rrien­do en el país, don­de pa­re­ce ha­ber un avan­ce del cri­men or­ga­ni­za­do vin­cu­la­do con el trá­fi­co de drogas. De hecho, estos de­li­tos ge­ne­ran una sen­sa­ción de temor en la ciu­da­da­nía, pero a la vez in­quie­tan por­que sus pro­ta­go­nis­tas ac­túan a san­gre fría y sin nin­gún re­pa­ro fren­te a la ley y a las ins­ti­tu­cio­nes res­pon­sa­bles de ha­cer­la res­pe­tar. Sin du­da, la cri­sis en el sis­te­ma ju­di­cial es un fac­tor que agra­va la si­tua­ción, ya que la des­con­fian­za ciu­da­da­na de­ter­mi­na que los de­lin­cuen­tes mi­ren a los tri­bu­na­les sin res­pe­to y con la idea de que es fácil sa­lir­se con la su­ya, mo­vien­do in­fluen­cias o sol­tan­do al­gu­nos bi­lle­tes.

El cri­men or­ga­ni­za­do de­be fre­nar­se cuan­to an­tes. El Es­ta­do tie­ne la obligación de en­fren­tar­lo con to­do su po­der, a fin de que Bo­li­via no vi­va en el fu­tu­ro lo que en es­te mo­men­to es­tán atra­ve­san­do paí­ses como Mé­xi­co, en cu­yas elec­cio­nes ya se ha de­nun­cia­do la mano ne­gra del nar­co­trá­fi­co y se ha ase­si­na­do a pe­rio­dis­tas y a can­di­da­tos du­ran­te el pro­ce­so de cam­pa­ña.

Una fir­me ac­tua­ción del Es­ta­do, a tra­vés del Mi­nis­te­rio de Go­bierno y de la Po­li­cía, es la se­ñal que la ciu­da­da­nía es­tá es­pe­ran­do, a fin de re­to­mar la con­fian­za y no caer en la de­s­es­pe­ran­za. Aún hay po­si­bi­li­da­des de cam­biar es­ta reali­dad, pero el tiem­po se aca­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.