Pla­gio y cri­men de bra­si­le­ño sa­cu­den a pro­vin­cia Velasco

El in­for­me po­li­cial in­di­ca que la fa­mi­lia pa­gó un mon­to en mo­ne­da bra­si­le­ña y un vehícu­lo a cam­bio de que lo li­be­ren con vi­da, pe­ro aun así lo acri­bi­lla­ron. Era bus­ca­do en su país por sos­pe­cha de ha­cer ma­tar a su pa­dre

El Deber - - Portada - C.Quin­qui­ví / F.So­ria se­gu­ri­dad@el­de­ber.com.bo

Un bra­si­le­ño, iden­ti­fi­ca­do co­mo Re­gi­nal­do Nas­ci­men­to San­tos (29), fue acri­bi­lla­do en la co­mu­ni­dad San Bar­to­lo de la pro­vin­cia Velasco, en la fron­te­ra con Bra­sil y a 120 ki­ló­me­tros de la ca­pi­tal, San Ignacio, lue­go de que sus fa­mi­lia­res ac­ce­die­ran a pa­gar el res­ca­te que ha­bían so­li­ci­ta­do sus se­cues­tra­do­res, afir­mó el sub­co­man­dan­te de la Po­li­cía, Igor Echegaray.

El cuer­po de Re­gi­nal­do fue ha­lla­do la ma­dru­ga­da del mar­tes por tra­ba­ja­do­res de una ha­cien­da a un cos­ta­do de la ca­rre­te­ra que con­du­ce ha­cia San Ma­tías, con 10 im­pac­tos de ba­la en su hu­ma­ni­dad.

A su vez, el co­man­dan­te de­par­ta­men­tal de la ins­ti­tu­ción ver­de oli­vo, Al­fon­so Si­les, ma­ni­fes­tó que des­de la Po­li­cía de Bra­sil se pro­por­cio­nó in­for­ma­ción de que el su­je­to era bus­ca­do por la jus­ti­cia de ese país por sos­pe­cha de que en 2014 man­dó ma­tar a su pa­dre me­dian­te un si­ca­rio por pro­ble­mas fi­nan­cie­ros y de ven­gan­za.

En los re­gis­tros ju­di­cia­les del ve­cino país fi­gu­ra un man­da­mien­to de aprehen­sión con­tra él mien­tras que ar­chi­vos di­gi­ta­les de la pren­sa bra­si­le­ña se­ña­lan que el 10 de ma­yo de 2014 un si­ca­rio en una mo­to­ci­cle­ta aba­tió al pa­dre de Re­gi­nal­do cuan­do es­ta­ba en una ga­so­li­ne­ra.

Se­gún el di­rec­tor pro­vin­cial de la Fuer­za Es­pe­cial de Lu­cha Con­tra el Cri­men (Felcc) de San Ignacio de Velasco, Fernando Fa­bián Mos­co­so, an­te la de­nun­cia de los po­bla­do­res de San Bar­to­lo, lle­ga­ron al lu­gar pa­ra ha­cer el le­van­ta­mien­to le­gal del ca­dá­ver.

La ver­sión de la fa­mi­lia

M.T.D. (16) in­di­có que co­no­ció a Re­gi­nal­do ha­ce un año y pro­creó con él una ni­ña de seis me­ses. Con­tó que tie­nen su ca­sa en San Ignacio y que el lu­nes su es­po­so sa­lió ha­cia San Bar­to­lo, don­de tie­ne su ga­na­do y des­de allí la lla­mó in­di­cán­do­le que en­tre­ga­ra 15.000 reales ($us 4.000) que te­nía en su ca­sa a un bra­si­le­ño, que iría a re­co­ger­lo. La jo­ven así lo hi­zo y el re­cep­tor del di­ne­ro tam­bién se lle­vó un au­to de la ca­sa de Re­gi­nal­do.

Su ayu­dan­te fue aprehen­di­do Cley­ton Nú­ñez, un ayu­dan­te de Re­gi­nal­do en los tra­ba­jos de ga­na­de­ría, dio par­te a la Po­li­cía en San Vi­cen­te (cer­ca de San Bar­to­lo) se­ña­lan­do que cua­tro bra­si­le­ños en­ca­pu­cha­dos y con ro­pa ca­mu­fla­da los te­nían se­cues­tra­dos y que el pe­di­do de di­ne­ro era pa­ra de­jar li­bre a Re­gi­nal­do. Se­ña­ló que a él le per­do­na­ron la vi­da y lo sol­ta­ron, pe­ro se lle­va­ron a su em­plea­dor en su pro­pia ca­mio­ne­ta, cru­zan­do por la tranca de San Vi­cen­te sin que la si­tua­ción del se­cues­tra­do sea ad­ver­ti­da. Nú­ñez es­tá de­te­ni­do con fi­nes in­ves­ti­ga­ti­vos.

FO­TOS: CAR­LOS QUIN­QUI­VÍ

La sue­gra y la es­po­sa del fa­lle­ci­do di­je­ron que él mis­mo lla­mó pa­ra pe­dir que den la pla­ta

LE­VAN­TA­MIEN­TO DEL CA­DÁ­VER FUE HA­LLA­DO EN LAS AFUE­RAS DE SAN BAR­TO­LO, EN LA RU­TA HA­CIA SAN MA­TÍAS

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.