Ar­gen­ti­na avan­za en po­lé­mi­ca ley de abor­to li­bre

La nor­ma di­vi­de a los ar­gen­ti­nos. Dipu­tados tra­ta­ba el pro­yec­to de des­pe­na­li­za­ción has­ta hoy en la ma­dru­ga­da. Des­pués pa­sa­rá al Se­na­do y que­da­rá en ma­nos del pre­si­den­te Mauricio Ma­cri si la ve­ta o no

El Deber - - Portada - AFP y EFE BUE­NOS AI­RES (AR­GEN­TI­NA)

En un am­bien­te de ner­vio­sis­mo por lo ce­rra­do que se pre­vé el re­sul­ta­do, el Con­gre­so de Ar­gen­ti­na co­men­zó la se­sión en la que, por pri­me­ra vez en su his­to­ria, vo­ta­rá un pro­yec­to de ley pa­ra le­ga­li­zar el abor­to.

La se­sión en la Cámara de Dipu­tados co­men­zó a las 11:30 lo­ca­les (14:30 GMT) y pue­de ex­ten­der­se has­ta por 20 ho­ras, has­ta el ama­ne­cer de hoy. En ca­so de un vo­to a fa­vor, el pro­yec­to de ley que per­mi­te el abor­to li­bre has­ta la 14 se­ma­na de ges­ta­ción de­be pa­sar lue­go a la apro­ba­ción del Se­na­do.

De los 257 dipu­tados, 122 se ha­bían ma­ni­fes­ta­do en con­tra y 117 a fa­vor. Mi­nu­tos an­tes del ini­cio de la se­sión, va­rios de los in­de­ci­sos anun­cia­ron sus po­si­cio­nes, sin que que­de cla­ro aún qué pos­tu­ra ten­drá la ma­yo­ría.

“Hay ra­zo­nes de sa­lud pú­bli­ca. Tu­vi­mos tres mi­nis­tros de Sa­lud, los tres con vi­sio­nes dis­tin­tas por per­te­ne­cer a go­bier­nos dis­tin­tos, y en es­to coin­ci­dían: la le­ga­li­za­ción del abor­to me­jo­ra la aten­ción de sa­lud de las mu­je­res ar­gen­ti­nas”, ase­ve­ró al ins­ta­lar la se­sión el dipu­tado ofi­cia­lis­ta Da­niel Li­po­vetzky, quien ha es­ta­do a car­go de los de­ba­tes.

Has­ta aho­ra en Ar­gen­ti­na el abor­to es­tá per­mi­ti­do úni­ca­men­te en ca­so de vio­la­ción o de ries­go pa­ra la vi­da de la mu­jer.

“Más allá de las bue­nas in­ten­cio­nes, (el pro­yec­to de ley) sub­vier­te un or­den bio­ló­gi­co, bio­mé­di­co, ju­rí­di­co e his­tó­ri­co de la na­ción”, cri­ti­có el dipu­tado Ho­ra­cio Goi­coe­chea, de la Unión Cí­vi­ca Ra­di­cal, alia­da del go­bierno de Mauricio Ma­cri.

Ar­gen­ti­na, país del pa­pa Fran­cis­co y de fuer­te in­fluen­cia de la Igle­sia ca­tó­li­ca, fue pio­ne­ra en Amé­ri­ca La­ti­na en apro­bar el ma­tri­mo­nio igua­li­ta­rio y otras me­di­das por la igual­dad de gé­ne­ro y con­tra la vio­len­cia a la mu­jer.

Pe­ro el te­ma del abor­to no ha­bía si­do dis­cu­ti­do nun­ca an­tes en el par­la­men­to.

Aun­que se ha de­cla­ra­do “a fa­vor de la vi­da”, el pro­pio Ma­cri alen­tó el de­ba­te, lue­go de que fra­ca­sa­ran sie­te in­ten­tos en an­te­rio­res go­bier­nos. Ar­gen­ti­nos di­vi­di­dos Los ar­gen­ti­nos se mues­tran tan di­vi­di­dos aden­tro co­mo afue­ra del re­cin­to par­la­men­ta­rio. Mo­vi­mien­tos a fa­vor y en con­tra de la le­ga­li­za­ción del abor­to se con­cen­tra­ron a las afue­ras del Con­gre­so, don­de per­ma­ne­ce­rán has­ta co­no­cer el re­sul­ta­do fi­nal.

Se­gún ci­fras ofi­cia­les, de 245 muer­tes de mu­je­res em­ba­ra­za­das re­gis­tra­das en 2016, 17% ocu­rrie­ron por abor­tos.

Va­rias ONG cal­cu­lan que ca­da año mue­re un cen­te­nar de mu­je­res, de 500.000 que se prac­ti­can abor­tos clan­des­ti­nos en Ar­gen­ti­na.

En Amé­ri­ca La­ti­na, el abor­to sin res­tric­cio­nes es le­gal en Uru­guay y Cu­ba. Tam­bién es­tá per­mi­ti­do en Ciu­dad de Mé­xi­co. En ca­si to­dos los de­más paí­ses so­lo pue­de prac­ti­car­se en ca­so de ries­go de vi­da pa­ra la mu­jer, cuan­do hay in­via­bi­li­dad del fe­to o si el em­ba­ra­zo es pro­duc­to de una vio­la­ción. En El Sal­va­dor, Hon­du­ras y Ni­ca­ra­gua es­tá prohi­bi­do por com­ple­to.

REUTERS

Los dipu­tados vo­ta­ron se­gún sus con­vic­cio­nes per­so­na­les

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.