Da­niel Rad­clif­fe pro­ta­go­ni­za des­de hoy una odi­sea en el par­que Ma­di­di de Bo­li­via

Se es­tre­na en el Ci­ne­cen­ter y en Mul­ti­ci­ne Jun­gle, que re­tra­ta los días que el tu­ris­ta is­rae­lí Yos­si Ghins­berg se ex­tra­vió en 1981 en la sel­va ama­zó­ni­ca del país. El ac­tor bri­tá­ni­co que en­car­nó a Harry Pot­ter se po­ne en es­ta oca­sión en la piel de Ghins­ber

El Deber - - Escenas & Cultura - EL DE­BER el­de­ber@el­de­ber.com.bo

Yos­si Ghins­berg te­nía 21 años cuan­do con­clu­yó el ser­vi­cio mi­li­tar de su país, Israel, y se pro­pu­so via­jar por to­da la Ama­zo­nia y co­no­cer las tri­bus que la ha­bi­ta­ban, y si po­día, des­cu­brir otras. Era 1981 y des­pués de es­tar en Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia y Pe­rú, Ghins­berg lle­gó a Bo­li­via, y lo que pa­re­cía un tra­yec­to más en su agen­da, se con­vir­tió en una pe­sa­di­lla cuan­do es­tu­vo per­di­do por tres se­ma­nas en la es­pe­su­ra del par­que Ma­di­di (al nor­te del de­par­ta­men­to de La Paz), y por po­co pier­de la vi­da.

Es una his­to­ria muy fa­mo­sa que fue re­pro­du­ci­da en el li­bro Back from Tui­chi, es­cri­to por el pro­pio Ghins­berg (un vo­lu­men exi­to­so en su país que pro­du­jo des­de su pri­me­ra edi­ción la vi­si­ta to­rren­cial de is­rae­líes que que­rían co­no­cer el lu­gar por don­de deam­bu­ló su com­pa­trio­ta) y que fi­nal­men­te fue adap­ta­do al ci­ne, en una pe­lí­cu­la que lle­va por tí­tu­lo Jun­gle, pro­ta­go­ni­za­da por el ac­tor bri­tá­ni­co Da­niel Rad­clif­fe, que se es­tre­nó el año pa­sa­do y que des­de hoy se ex­hi­be en las sa­las del Ci­ne­Cen­ter y del Mul­ti­ci­ne de San­ta Cruz.

Ex­pe­rien­cia

Jun­gle es­tá di­ri­gi­da por el aus­tra­liano Greg McLean, que se hi­zo co­no­ci­do en 2005 por la pe­lí­cu­la de ho­rror Wolf creek y que hi­zo cua­tro pe­lí­cu­las más an­tes de ha­cer­se car­go de es­te pro­yec­to.

Des­de ya, hay que de­cir que Jun­gle no se fil­mó en sue­lo bo­li­viano, sino que de­bi­do a cos­tos y a las di­fi­cul­ta­des bu­ro­crá­ti­cas, los pro­duc­to­res de­ci­die­ron lle­var­la a ca­bo en lo­ca­cio­nes de Co­lom­bia y de Aus­tra­lia.

Jun­gle es­tá eti­que­ta­do co­mo un dra­ma de so­bre­vi­ven­cia, con una du­ra­ción de 115 mi­nu­tos y un pre­su­pues­to que lle­gó a los $us 883.744.

El in­ci­den­te

Ghins­berg vie­ne ca­da cier­to tiem­po a Bo­li­via, la úl­ti­ma vez fue en sep­tiem­bre de 2016. “En 1981 ocu­rrió mi his­to­ria y fue un re­na­ci­mien­to, cam­bió mi vi­da com­ple­ta­men­te. Nun­ca me ol­vi­do de la gen­te que me sal­vó, po­nien­do en ries­go in­clu­so sus pro­pias vi­das sin co­no­cer­me”, se­ña­ló en aque­lla oca­sión.

En la pe­lí­cu­la (tal co­mo se cuen­ta que pa­só), Ghins­berg lle­ga a La Paz, don­de co­no­ce a Karl Ruch­prec­ter (Tho­mas Kretsch­mann), un aus­tria­co que di­jo ser geó­lo­go y que le pro­me­tió guiar­lo por la Ama­zo­nia bo­li­via­na has­ta lle­gar a la tri­bu de los to­ro­mo­nas. El via­je lo hi­cie­ron en com­pa­ñía del es­ta­dou­ni­den­se Ke­vin Ga­le (Alex Rus­sell) y el sui­zo Mar­cus Stamm (Joel Jack­son).

Pron­to los tres ami­gos sos­pe­cha­ron de que Ruch­prec­ter no sa­bía real­men­te có­mo con­tac­tar a los to­ro­mo­nas y de­ci­die­ron re­tor­nar a la ci­vi­li­za­ción, re­cor­dó. El gru­po se di­vi­dió: Ruch­prec­ter y Stamm de­ci­die­ron con­ti­nuar a pie, mien­tras que Ghins­berg y Wa­lla­ce op­ta­ron por via­jar por el río Tui­chi en una ru­di­men­ta­ria bar­ca que ha­bían cons­trui­do.

Del aus­tria­co y el sui­zo no se vol­vió a sa­ber na­da, mien­tras que la em­bar­ca­ción en la que iban los otros dos se vol­có; Wa­lla­ce lo­gró lle­gar a tie­rra y Ghins­berg fue arras­tra­do por la co­rrien­te y allí co­men­zó su aven­tu­ra de 21 días de su­per­vi­ven­cia. Una ver­da­de­ra odi­sea que fi­na­li­zó con un emo­ti­vo res­ca­te.

Es­fuer­zos

Ya por los años 90, el is­rae­lí pen- só en lle­var su his­to­ria al ci­ne, pe­ro des­cu­brió que “Holly­wood es una má­qui­na sin al­ma”, pues pa­ra ha­cer la pe­lí­cu­la le pe­dían cam­bios sus­tan­cia­les, in­clui­da la na­cio­na­li­dad del pro­ta­go­nis­ta.

El pro­yec­to se frus­tró por en­ton­ces, pe­ro la idea re­sur­gió ha­ce unos 10 años y fi­nal­men­te to­mó cuer­po ba­jo la di­rec­ción de Greg McLean, con Ghins­berg co­mo pro­duc­tor eje­cu­ti­vo.

La pe­lí­cu­la sig­ni­fi­có un re­to pa­ra Rad­clif­fe, que aún con­ti­núa mar­ca­do por su ca­rre­ra co­mo Harry Pot­ter. “Es­ta­ba in­ter­pre­tan­do a un per­so­na­je que durante gran par­te de la pe­lí­cu­la es­tá so­lo, ca­mi­nan­do y tra­tan­do de des­cu­brir có­mo man­te­ner­se con vi­da y ha­cia dón­de ir, así que se tra­ta­ba de en­con­trar la for­ma de di­fe­ren­ciar esos mo­men­tos pa­ra que no pa­re­cie­ra una so­la es­ce­na alar­ga­da”, di­jo en una en­tre­vis­ta Rad­clif­fe.

Ghins­berg, que cuan­do vie­ne a Bo­li­via tra­ba­ja con po­bla­do­res de dis­tin­tos lu­ga­res, cree que la sel­va es un la­bo­ra­to­rio de la vi­da: “La jun­gla es el úl­ti­mo lu­gar in­tac­to en la Tie­rra. Es con­tra­rio a la in­tui­ción, por­que en nues­tras men­tes, el au­men­to de la po­bla­ción sig­ni­fi­ca pre­sión so­bre los re­cur­sos y la es­ca­sez, pe­ro es lo opues­to en el lu­gar más den­so del pla­ne­ta: hay abun­dan­cia. Ca­da es­pe­cie go­bier­na su pro­pio ni­cho pa­ra crear si­ner­gia en lu­gar de com­pe­ten­cia. Pa­ra mí, se tra­ta de en­ten­der que es­ta­mos jun­tos co­mo un ser vi­vo. De­be­mos apren­der có­mo tra­ba­jar jun­tos, lue­go to­dos so­bre­vi­vi­mos”, se­ña­ló el is­rae­lí.

Jun­gle se pre­sen­ta co­mo un re­to tan­to pa­ra el di­rec­tor co­mo pa­ra el pú­bli­co, y des­de hoy pue­de co­no­cer me­jor esa his­to­ria de un is­rae­lí que hi­zo ca­mino mien­tras es­ta­ba per­di­do.

Lla­ma­do de aten­ción

Ghisn­berg es­pe­ra que el fil­me ayu­de a la pro­tec­ción del Ma­di­di

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.