El ‘fis­ca­la­to’ con­tra Me­sa

El Deber - - Opinión - Man­fre­do Kempff Suá­rez ESCRITOR Y EXDIPLOMÁTICO

Ha­ce al­gu­nos años es­cri­bí en es­te pe­rió­di­co que el ‘fis­ca­la­to’ era el ins­tru­men­to más ca­na­lles­co que ha­bía crea­do el MAS pa­ra co­me­ter sus fe­cho­rías. El ‘fis­ca­la­to’ no es otra co­sa que un apa­ra­to re­pre­sor que no de­ja he­ri­das, ni ma­gu­lla­du­ras ni viu­das, sino la muer­te ci­vil. El fis­cal es el per­so­na­je de ma­yor po­der que ha crea­do el MAS, pe­ro pa­ra que le obe­dez­ca en to­do, sin chis­tar, sin re­vi­sar có­di­gos ni me­nos la Cons­ti­tu­ción.

Bo­li­via ha­bía si­do un país de ma­to­nes cuan­do se tra­ta­ba de ha­cer política. Las dic­ta­du­ras militares y ci­vi­les se va­lie­ron de es­bi­rros que sa­ca­ban a los opo­si­to­res de la ca­ma, les da­ban re­ve­ren­das pa­li­zas, y los me­nos afor­tu­na­dos iban a dar con sus hue­sos a campos de con­cen­tra­ción o se que­da­ban pre­sos en las maz­mo­rras de la re­pre­sión. Aho­ra, no pe­gan pa­ta­das ni pu­ñe­ta­zos, no rom­pen hue­sos tor­tu­ran­do, no in­va­den do­mi­ci­lios en la no­che; aho­ra quie­bran la mo­ral o tra­tan de ha­cer­lo. Hoy re­du­cen al enemi­go con la ley en la mano a tra­vés de los in­con­di­cio­na­les fis­ca­les de­sig­na­dos a de­do por el ré­gi­men.

Mu­chos bo­li­via­nos pa­de­cen el te­rror im­pues­to por el ‘fis­ca­la­to’, den­tro y fue­ra del país, y aho­ra le ha to­ca­do el turno al ex­pre­si­den­te Car­los Me­sa, vo­ce­ro de la cau­sa ma­rí­ti­ma, pa­ra ma­yor bo­chorno in­ter­na­cio­nal. ¿Por qué Car­los Me­sa? ¿Qué de­li­to ha co­me­ti­do du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción? Sin du­da por­que S.E. con­si­de­ra que pue­de ser un ri­val de ries­go en su carrera elec­to­ral pa­ra el 2019. Por­que S.E. no piensa, ni en bro­ma, res­pe­tar el re­fe­rén­dum que per­dió el 21 de fe­bre­ro del 2016, pe­se a su ca­rác­ter vin­cu­lan­te y de cum­pli­mien­to obli­ga­to­rio. Me­sa ha afir­ma­do va­rias ve­ces que no pre­ten­de ser can­di­da­to a la Pre­si­den­cia. Pe­ro S.E. no le cree. Es ter­co el hom­bre. Y por eso ve­mos a Rubén Cos­tas con más de 30 jui­cios ini­cia­dos por los fis­ca­les del ré­gi­men. Y a Tu­to Qui­ro­ga, Do­ria Medina, Er­nes­to Suá­rez, Re­vi­lla, So­le­dad Cha­pe­tón, Le­yes, y mu­chos más a quie­nes el ‘fis­ca­la­to’, siem­pre su­mi­so y obe­dien­te con el po­der, los tie­ne sin vi­da. Pa­ra no men­cio­nar al apre­cia­do ami­go Leo­pol­do Fer­nán­dez, a quien el MAS en­ce­rró ha­ce 9 años de ma­ne­ra vil. Y no es so­lo que S. E. le ten­ga te­mor a Me­sa, sino ra­bia, por­que él, co­mo la ma­yo­ría de los bo­li­via­nos, ha ma­ni­fes­ta­do que se de­be res­pe­tar el re­sul­ta­do del 21-F. “Bo­li­via di­jo No”, aho­ra se es­cu­cha por to­do el mundo, y de ahí re­na­ció el ca­so Qui­bo­rax. Si Me­sa no de­cla­ra­ba que res­pe­ta­ba la de­ci­sión po­pu­lar del 21-F, no ha­bía na­da. Hu­bie­ra que­da­do se­pul­ta­do co­mo un ne­go­cia­do más del ré­gi­men. Por­que Qui­bo­rax nos ha­ce re­cor­dar to­dos los jui­cios que el Es­ta­do per­dió con YPFB, Co­mi­bol, Ban­co Cen­tral y de­más, de­bi­do a que quie­nes de­bían de­fen­der al Es­ta­do ha­cían que per­die­ra pa­ra que el Te­so­ro ero­ga­ra mi­llo­na­rias su­mas, que los abo­ga­dos es­ta­ta­les, ju­gan­do su­cio, se re­par­tie­ran con las em­pre­sas ex­tran­je­ras de­man­da­das.

Los mi­nis­tros de Jus­ti­cia y Mi­ne­ría, el Pro­cu­ra­dor, el Fis­cal Ge­ne­ral pue­den de­cir lo que quie­ran y has­ta re­ci­bir ova­cio­nes del ofi­cia­lis­mo, pe­ro el he­cho de no pac­tar con Qui­bo­rax por $us 3 mi­llo­nes ni por 27, y lle­gar has­ta los 42,6 mi­llo­nes, sig­ni­fi­ca que ahí hu­bo ga­to en­ce­rra­do. Exis­tió una su­pre­ma im­be­ci­li­dad e ine­fi­cien­cia o un tur­bio ne­go­cia­do. Ac­tas fal­si­fi­ca­das, compu­tado­ras abier­tas al de­man­dan­te, su­cie­dad en su­ma, es lo que se ve; sin em­bar­go, el mon­ta­je pro­pa­gan­dís­ti­co del MAS es tan ac­ti­vo que la gen­te so­lo ob­ser­va có­mo quie­ren li­qui­dar a Me­sa, pe­ro no pa­re­ce im­por­tar­les en­tre cuán­tos ni quié­nes se re­par­tie­ron los $us 42,6 mi­llo­nes.

Y to­do por­que S.E. no le cree a Car­los Me­sa que no va a ser can­di­da­to y quie­re aho­gar­lo an­tes. Y de­bi­do a que Me­sa di­jo que ha­bía que res­pe­tar el 21-F. Se con­fir­ma que lo de Bo­li­via di­jo No es­tá pro­du­cien­do una si­co­sis de de­rro­ta en S.E. y que hoy es­tá de­ses­pe­ra­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.