Fe­de­ra­lis­mo, alternativa de go­bierno

El Deber - - Opinión - Éd­gar Ri­ve­ro Z. ABO­GA­DO

Bo­li­via des­de ini­cio de la Re­pú­bli­ca, en 1825, ha gi­ra­do en torno a un sis­te­ma uni­ta­rio cen­tra­li­za­do, de­jan­do a mu­chas re­gio­nes mar­gi­na­das de la di­ná­mi­ca es­ta­tal, el mis­mo que fra­ca­só y ne­ce­si­ta re­com­po­ner su es­truc­tu­ra or­ga­ni­za­ti­va al am­pa­ro de la li­bre au­to­de­ter­mi­na­ción de pue­blos que exi­gen cam­bio de go­ber­na­bi­li­dad.

Es­ta frac­tu­ra en­tre Es­ta­do y re­gio­nes, ha jus­ti­fi­ca­do ac­cio­nes de lu­cha que se ini­cian con la des­cen­tra­li­za­ción, me­dian­te propuesta en la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te y que ha in­co­mo­da­do a go­ber­nan­tes.

In­ten­ta­ron es­ta­ble­cer el sis­te­ma fe­de­ral An­drés de San­ta Cruz en 1836, al pro­cla­mar la Con­fe­de­ra­ción Pe­rú– Bo­li­via­na; Jo­sé Ramón Mu­ñoz, en 1868 pre­sen­tó el pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción Fe­de­ral a la Asam­blea Cons­ti­tu­yen­te, du­ran­te el ré­gi­men de Ma­riano Mel­ga­re­jo y fue per­se­gui­do, pe­ro su idea sir­vió pa­ra que tres años des­pués, en 1871, Lu­cas Men­do­za, Na­ta­niel Agui­rre y Elio­do­ro Vi­lla­zón pre­sen­ten la pri­me­ra propuesta fe­de­ral que fue re­cha­za­da.

En San­ta Cruz, An­drés Ibá­ñez al pro­cla­mar fe­de­ra­lis­mo en 1876 fue acu­sa­do de se­pa­ra­tis­ta y fue fu­si­la­do en el go­bierno de Hi­la­rión Da­za el 1/5/1877. Mel­chor Pin­to y Car­los Val­ver­de lu­cha­ron por des­cen­tra­li­za­ción has­ta con­se­guir el 11% de re­ga­lías, que es­ta­ble­ció el pre­si­den­te Ger­mán Busch en 1937; el go­ber­na­dor Rubén Cos­tas es­tá sien­do pro­ce­sa­do por pro­cla­mar au­to­no­mías de­par­ta- men­ta­les. Ha­ce dos años el Co­mi­té Cí­vi­co de Po­to­sí pro­pu­so un mo­de­lo fe­de­ral.

El sis­te­ma po­lí­ti­co fe­de­ral no es no­ve­dad don­de el ju­ris­ta Frie­drich sos­tie­ne que el fe­de­ra­lis­mo, con su di­vi­sión de po­de­res en­tre au­to­ri­da­des cen­tra­les y lo­ca­les, es so­por­te del go­bierno cons­ti­tu­cio­nal li­bre y una par­te in­te­gran­te del cons­ti­tu­cio­na­lis­mo mo­derno, tal di­vi­sión ope­ra co­mo res­tric­ción efi­caz con­tra los abu­sos del po­der cen­tral.

Al fe­de­ra­lis­mo se le asig­nan com­pe­ten­cias pa­ra que to­me sus pro­pias de­ci­sio­nes en ám­bi­tos so­cia­les, po­lí­ti­cos, ju­rí­di­cos y eco­nó­mi­cos, plantea un ré­gi­men in­de­pen­dien­te y ca­da de­par­ta­men­to ad­mi­nis­tra sus pro­pios re­cur­sos pa­ra aten­der obras.

Se apli­ca con bue­nos re­sul­ta­dos en Bra­sil, Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos y en es­te úl­ti­mo se lo con­si­de­ra uno de los pi­la­res del go­bierno cons­ti­tu­cio­nal y de­mo­crá­ti­co, don­de se afir­ma que no exis­te li­ber­tad, sino des­po­tis­mo cuan­do en un Es­ta­do no se en­cuen­tran di­vi­di­dos y fis­ca­li­za­dos los po­de­res le­gis­la­ti­vo, eje­cu­ti­vo, ju­di­cial y elec­to­ral

En días pa­sa­dos una ca­ra­va­na de ciu­da­da­nos li­de­ra­do por Joe Nú­ñez se tras­la­dó a San Jo­sé de Chi­qui­tos y plantaron “el mo­jón fe­de­ra­lis­ta” co­mo sím­bo­lo de re­en­cau­zar la lu­cha por con­se­guir es­te no­ble ideal, pues el pue­blo, a raíz del de­te­rio­ro de la política, es­tá has­tia­do del cen­tra­lis­mo co­rrup­to y ci­fra es­pe­ran­za en nue­vo liderazgo más es­cla­re­ci­do y sin com­pro­mi­so con el pa­sa­do, que ten­drá la mi­sión de im­pul­sar el mo­de­lo fe­de­ral co­mo alternativa de go­bierno, que respeta la Cons­ti­tu­ción y los prin­ci­pios de­mo­crá­ti­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.