Ma­chis­mo en San­ta Cruz, el de­ba­te que des­per­tó con una co­lum­na de opi­nión

Las re­des so­cia­les no ter­mi­nan de ador­me­cer­se des­pués de que la es­cri­to­ra Li­lia­na Co­lan­zi abor­da­ra la tra­di­ción de la ‘fra­ter’ des­de una pers­pec­ti­va fe­mi­nis­ta

El Deber - - Sociedad - Sil­va­na Vin­cen­ti EL DE­BER

To­do em­pe­zó con una co­lum­na de opi­nión, ti­tu­la­da Los jue­ves de ‘fra­ter’, su­fi­cien­te pa­ra he­rir la sen­si­bi­li­dad cru­ce­ña y le­van­tar pol­vo en las re­des so­cia­les, con ex­ce­sos in­clui­dos, des­de in­sul­tos con tono se­xual de par­te de al­gu­nos de­trac­to­res de la au­to­ra, has­ta la cam­pa­ña pa­ra blo­quear cuen­tas en Fa­ce­book por el la­do de los par­ti­da­rios.

A una se­ma­na de la pu­bli­ca­ción de la opi­nión de Li­lia­na Co­lan­zi, el de­ba­te si­gue en pie. El es­cri­tor Al­fre­do Ro­drí­guez cree que no se pue­de des­co­no­cer el apor­te de la Fe­de­ra­ción de Fraternidades Cruceñas en la cons­truc­ción de la iden­ti­dad. “A fi­nes de los 80, cuan­do la ges­tión cul­tu­ral se ha­cía a pun­ta de me­ce­naz­gos, las ‘fra­ter’ crea­ron el Fes­ti­val Som­breo e’ Saó, en el que se con­so­li­da­ron im­por­tan­tes va­lo­res de la música orien­tal y se pro­yec­ta­ron otros, y cuan­do es­te des­apa­re­ció, crea­ron los días de la tra­di­ción. El apor­te en la cons­truc­ción de lo cru­ce­ño es enor­me y tam­bién en la de­fen­sa de los in­tere­ses re­gio­na­les. Úl­ti­ma­men­te, las ‘fra­ter’ han asu­mi­do la de­fen­sa de la de­mo­cra­cia. Si to­dos esos apor­tes de las fraternidades cruceñas se han lo­gra­do so­lo con un día de reunión a la se­ma­na, ¿cuán­to más ha­rían si su­ma­ran dos o tres días más?”.

La so­ció­lo­ga Ana Ca­ro­la Tra­ver­so coin­ci­de con que hay ma­chis­mo, pe­ro di­fie­re en la vi­sión ca­te­gó­ri­ca­men­te ne­ga­ti­va de la fra­ter­ni­dad co­mo prác­ti­ca so­cial, “su di­so­lu­ción no aca­ba­rá con la vi­gen­cia del ma­chis­mo o del pa­triar­ca­do. Quien abu­sa lo ha­ce por­que se le per­mi­te y el ac­to de abu­sar pue­de pro­ve­nir de cual­quie­ra, in­de­pen­dien­te­men­te de su con­di­ción, gé­ne­ro o iden­ti­dad”. Pa­ra Tra­ver­so, ne­gar la par­ti­ci­pa­ción ac­ti­va de la mu­jer cru­ce­ña es ab­sur­do y ma­ni­queo.

“Más útil es po­ner al des­cu­bier­to las vo­ces de quie­nes han si­do in­vi­si­bles co­mo con­se­cuen­cia de ese pa­triar­ca­do. Siem­pre ha­brá ne­ce­si­dad de más es­pa­cio pa­ra for­ta­le­cer la so­li­da­ri­dad en­tre mu­je­res, pe­ro no re­co­no­cer el va­lor y lu­gar de mu­je­res, que sin adoc­tri­na­mien­to al­guno ejer­cen li­de­raz­go, se­ría tan la­men­ta­ble co­mo no cues­tio­nar­se el pa­triar­ca­do. Se pue­de ser crí­ti­co y apor­tar con re­fle­xio­nes que ayu­den a otros a cons­truir mejores so­cie­da­des, pa­ra eso se re­quie­re sin­ce­ra­mien­to con nues­tras sub­de je­ti­vi­da­des y re­con­ci­lia­ción con nues­tro pa­sa­do y raí­ces”, opi­na.

La pu­bli­cis­ta y co­con­duc­to­ra del pro­gra­ma Asun­tos pen­dien­tes de El De­ber Ra­dio, Pa­tri­cia Gutiérrez, con­si­de­ra que la lu­cha fe­mi­nis­ta no es cues­tión de hom­bres ver­sus mu­je­res, sino la bús­que­da de opor­tu­ni­da­des, in­de­pen­dien­te­men­te del gé­ne­ro. “Tam­bién es una lu­cha que in­ten­ta vi­si­bi­li­zar el abu­so se­cu­lar con­tra la mu­jer, que se ha co­bra­da tan­tas víc­ti­mas. Mo­vi­mien­tos co­mo #niu­na­me­nos han mo­vi­li­za­do y con­mo­vi­do a mi­llo­nes de hom­bres y mu­je­res en el mun­do. No es al­go lo­cal. Es una cau­sa jus­ta y glo­bal. Lo que hi­zo Li­lia­na Co­lan­zi es co­lo­car en el ta­pe­te un te­ma que te­ne­mos que abor­dar co­mo una so­cie­dad ma­du­ra. El fe­mi­nis­mo fa­vo­re­ce a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, y nues­tros hi­jos lo sa­ben. Es so­lo escucharlos”, di­ce.

Ca­ro­li­na Ot­to­ne­llo, fe­mi­nis­ta, cree que las reacciones a la co­lum­na con­fir­man lo que Co­lan­zi plan­tea, “a las fraternidades ella las ana­li­za no de una ma­ne­ra per­so­nal; al­gu­nos di­cen que no hay que ge­ne­ra­li­zar, pe­ro ella ana­li­za una es­truc­tu­ra so­cial de re­la­cio­na­mien­to que sim­bó­li­ca­men­te re­fle­ja el com­por­ta­mien­to de las re­la­cio­nes hom­bre-mu­jer, las es­truc­tu­ras de po­der. De­cir que no hay que ge­ne­ra­li­zar es un ar­gu­men­to sim­plis­ta pa­ra no ana­li­zar en pro­fun­di­dad, des­lin­dar­se y no ir más allá. Cuan­do las reacciones a un ar­tícu­lo son vio­len­tas, es por­que es­tá mo­vien­do mu­chas fi­bras y di­cien­do ver­da­des que na­die quie­re ver”.

Alejandra Urios­te, que se ca­ta­lo­ga co­mo fe­mi­nis­ta, cree que la co­lum­na sí ge­ne­ra­li­za, no acep­ta que hay ma­chis­mo. “Ve­ni­mos de una cons­truc­ción ma­chis­ta, pe­ro se ha ca­mi­na­do mu­cho pa­ra rom­per eso. El ma­chis­mo es una prác­ti­ca cul­tu­ral y edu­ca­ti­va que vie­ne del ho­gar, y la ‘fra­ter’ es so­lo un es­pa­cio de en­cuen­tro de hom­bres o mu­je­res don­de pue­de ma­ni­fes­tar­se o no ese ma­chis­mo. Es in­ge­nuo y gro­se­ro ge­ne­ra­li­zar. El fe­mi­nis­mo es in­clu­sión, más allá del gé­ne­ro”.

Urios­te cues­tio­na las ofen­sas a la au­to­ra por­que de­mues­tra fal­ta de re­cur­sos, pe­ro tam­bién a quie­nes blo­quean en re­des a otros por pen­sar dis­tin­to, co­mo le pa­só a ella por no es­tar de acuer­do con la co­lum­na. Va­lo­ra el per­ti­nen­te de­ba­te, pe­ro re­sal­ta el ‘ha­ce­te car­go’. “Me hi­zo cor­to­cir­cui­to el llo­ri­queo y be­rrin­che des­de la víc­ti­ma. Si no te gus­ta có­mo fun­cio­nan las co­sas, ha­ce­te car­go, ha­cé al­go di­fe­ren­te; me al­bo­ro­tó un po­co el plu­ma­je que nos ha­gan víc­ti­mas de nues­tro gé­ne­ro. Ser ma­dres no es su­mi­sión, es de­ci­sión. Si te vas a pa­ra­pe­tar en la ex­cu­sa de que el mun­do es culpable de que no ten­gás un lu­gar al cual per­te­ne­cer, es­tás mal”.

Jor­ge Stra­tis, com­par­se­ro y fra­terno con­sa­gra­do, tam­bién opi­na. “En to­do el mun­do aún exis­te ma­chis­mo, y pe­se a que ha ido dis­mi­nu­yen­do, fal­ta mu­cho por avan­zar. Se ar­mó una fal­sa po­lé­mi­ca des­de una opi­nión vá­li­da, pe­ro que al ba­sar­se en un es­te­reo­ti­po des­fa­sa­do en tiem­po y es­pa­cio, ge­ne­ró desacuer­do en quie­nes ejer­cen la prác­ti­ca de jun­tar­se en­tre ami­gos, al no ver­se re­fle­ja­dos en la des­crip­ción de la au­to­ra”, opi­na.

RI­CAR­DO MON­TE­RO

MA­CHIS­MO EN LA MI­RA. UN TE­MA AM­PLIO SE RE­DU­JO A UNA DE LAS INS­TAN­CIAS SO­CIA­LES Sa­lió a re­lu­cir la es­ca­sa to­le­ran­cia con el que pien­sa dis­tin­to. Hu­bo más gue­rra vi­ral que de­ba­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.