Jair Bol­so­na­ro, el ‘Do­nald Trump sud­ame­ri­cano’ que sa­cu­de a Bra­sil

El ul­tra­con­ser­va­dor Jair Bol­so­na­ro ata­ca sin pie­dad a la cla­se po­lí­ti­ca. Re­pre­sen­ta a sec­to­res nos­tál­gi­cos de la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1964-1985). Im­pon­drá un mo­de­lo al es­ti­lo Trump

El Deber - - Mundo - Car­los Mo­ra­les y agen­cias cmo­ra­les@el­de­ber.com.bo

Bra­sil se en­ca­mi­na a una elec­ción pre­si­den­cial po­la­ri­za­da en­tre un can­di­da­to de ul­tra­de­re­cha, Jair Bol­so­na­ro, y otro de la iz­quier­da, que es­ta­rá en­tre Fer­nan­do Had­dad (PT) o Ci­ro Gó­mes (PDT).

Nin­gún pos­tu­lan­te apa­re­ce, sin em­bar­go, con po­si­bi­li­da­des de ga­nar en la pri­me­ra vuel­ta que se rea­li­za­rá el 7 de oc­tu­bre. Los bra­si­le­ños ten­drán que de­ci­dir en la se­gun­da ins­tan­cia, el 28 de oc­tu­bre, quién se­rá el nue­vo man­da­ta­rio del gi­gan­te bra­si­le­ño.

Pe­ro la po­si­bi­li­dad de que Bol­sa­na­ro se trans­for­me en co­man­dan­te del pa­la­cio de Pla­nal­to es­tá ca­da vez más cer­ca. Es­to lo con­ver­ti­ría en el “Trump sud­ame­ri­cano” da­das sus po­si­cio­nes xe­nó­fo­bas, mi­só­gi­nas y pro­tec­cio­nis­tas al me­jor es­ti­lo del es­ta­dou­ni­den­se.

Bol­so­na­ro es un mi­li­tar que lle­gó al gra­do de ca­pi­tán en el Ejér­ci­to y es co­no­ci­do por sus po­lé­mi­cas de­cla­ra­cio­nes ra­cis­tas, ho­mó­fo­bas y ma­chis­tas.

Na­ci­do en Cam­pi­nas, en el es­ta­do de San Pablo, Bol­so­na­ro, de 63 años, se ha er­gui­do co­mo el re­pre­sen­tan­te de los sec­to­res más con­ser­va­do­res de la so­cie­dad bra­si­le­ña y de los nos­tál­gi­cos de la dic­ta­du­ra mi­li­tar que go­ber­nó el país en­tre 1964 y 1985.

De­fen­sor de las ar­mas

Al fren­te de la ca­rre­ra elec­to­ral con un 26% de la in­ten­ción de vo­to se­gún los úl­ti­mos son­deos, la cam­pa­ña de Bol­so­na­ro ha es­ta­do mar­ca­da en las úl­ti­mas se­ma­nas por al­gu­nas de­cla­ra­cio­nes incendiarias y una de­fen­sa acé­rri­ma de la li­be­ra­ción de las ar­mas en Bra­sil.

“No po­de­mos criar una ge­ne­ra­ción de cobardes”, ase­gu­ró re­cien­te­men­te el can­di­da­to por el PSL, quien sub­ra­yó que sus tres hi­jos “apren­die­ron a dis­pa­rar con cin­co años”.

“El ar­ma­men­to es in­he­ren­te al ser hu­mano y a su de­fen­sa. Es­to es­tá en la Bi­blia”, de­cla­ró tras re­pe­tir un po­lé­mi­co ges­to con un ni­ño, al que to­mó en bra­zos e in­vi­tó a ha­cer la se­ñal de un ar­ma dis­pa­ran­do con los de­dos ín­di­ce y pul­gar de la mano.

Su de­fen­sa de las ar­mas ha si­do ob­je­to de crí­ti­cas por par­te de sus prin­ci­pa­les ri­va­les: la eco­lo­gis­ta Marina Sil­va le acu­só en un de­ba­te de re­sol­ver­lo to­do “con el gri­to y la vio­len­cia”, mien­tras que el so­cial­de­mó­cra­ta Ge­ral­do Alck­min pu­bli­có una pro­pa­gan­da en te­le­vi­sión en la que cri­ti­có im­plí­ci­ta­men­te a Bol­so­na­ro con el men­sa­je “no es con la ba­la que se re­suel­ve”.

Guia­do por el le­ma “Bra­sil por en­ci­ma de to­do y Dios en­ci­ma de to­dos”, Bol­so­na­ro ase­gu­ró tam­bién que ex­pul­sa­rá del país a los mé­di­cos cu­ba­nos que tra­ba­jan en las zo­nas más po­bres con­for­me a los acuer­dos de coope­ra­ción y que aca­ba­rá con la fi­nan­cia­ción pú­bli­ca a agru­pa­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos.

Tam­bién ase­gu­ró que lan­za­rá “a las le­tri­nas” el Es­ta­tu­to del Ni­ño y el Ado­les­cen­te, que ti­pi­fi­ca co­mo de­li­to la “ven­ta” o “en­tre­ga” de ar­mas a me­no­res.

Dipu­tado por Río de Ja­nei­ro du­ran­te sie­te man­da­tos y el más vo­ta­do en ese es­ta­do en las elec­cio­nes de 2014, Bol­so­na­ro ha enar­bo­la­do la ban­de­ra de los “va­lo­res tra­di­cio­na­les” de la fa­mi­lia, en­tre de­cla­ra­cio­nes que han si­do ta­cha­das de ra­cis­tas, mi­só­gi­nas y ho­mó­fo­bas.

El ca­pi­tán en la re­ser­va res­pon­de ac­tual­men­te a un juicio por apo­lo­gía a la vio­la­ción en la Cor­te Su­pre­ma, que tam­bién de­be­rá de­ci­dir si acep­ta otras de­nun­cias de la Fis­ca­lía Ge­ne­ral, que le acu­sa de usar “ex­pre­sio­nes dis­cri­mi­na­to­rias y que in­ci­tan al odio”.

La acu­sa­ción se ba­sa en unas afir­ma­cio­nes de Bol­so­na­ro de fi­na­les del año pa­sa­do, cuan­do co­men­tó que ha­bía vi­si­ta­do una co­mu­ni­dad de afro­des­cen­dien­tes y, en­tre otras co­sas, sos­tu­vo que esas per­so­nas “no ha­cen na­da” y “ya ni pa­ra pro­crear sir­ven”.

Bol­so­na­ro tie­ne cin­co hi­jos, tres de los cua­les ya son le­gis­la­do­res: Eduar­do, dipu­tado fe­de­ral; Flá­vio, dipu­tado es­ta­tal en Río, y Car­los, con­ce­jal en Río.

Mi­li­ta­res de re­gre­so

El he­cho de que Bol­sa­na­ro, un ex­ca­pi­tán del Ejér­ci­to, es­té a la ca­be­za de las en­cues­tas, mues­tra que los mi­li­ta­res es­tán sa­lien­do de su re­ser­va: los uni­for­ma­dos ra­ra­men­te han es­ta­do tan pre­sen­tes en el de­ba­te po­lí­ti­co bra­si­le­ño, a me­nos de un mes de unas elec­cio­nes par­ti­cu­lar­men­te in­cier­tas.

El nú­me­ro de can­di­da­tos a pre­si­den­te de la re­pú­bli­ca o a go­ber­na­do­res de los 27 es­ta­dos bra­si­le­ños con ori­gen mi­li­tar pa­só de 13 en los co­mi­cios de 2014 a 25, se­gún el dia­rio O Es­ta­do de San Pablo.

Es­ta si­tua­ción desafía a un país que to­da­vía car­ga con el es­tig­ma de la dic­ta­du­ra mi­li­tar (1965-1984).

“Tras la dic­ta­du­ra, los mi­li­ta­res per­ma­ne­cie­ron mu­cho tiem­po a la de­fen­si­va, pe­ro aho­ra son más vi­si­bles”, cons­ta­ta Nel­son Dü­ring, di­rec­tor del si­tio es­pe­cia­li­za­do De­fe­sa­net.

Cam­pa­ña con­tra­rre­loj Los can­di­da­tos sa­len a los ba­rrios más po­bres en bus­ca de vo­tos.

50% más uno

Si nin­guno de los can­di­da­tos ob­tie­ne ma­yo­ría ab­so­lu­ta, se vo­ta­rá el 28 de oc­tu­bre.

AFP

ELEC­CIÓN PO­LA­RI­ZA­DA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.