Evo Mo­ra­les, el mar y el 21-F

El Deber - - Opinión - Car­los D. Me­sa Gis­bert EX­PRE­SI­DEN­TE DE BO­LI­VIA Y VO­CE­RO DE LA CAU­SA MARÌTIMA

Co­rren tiem­pos di­fí­ci­les, de pa­sio­nes en­cen­di­das, de pos­tu­ras ra­di­ca­les, de po­la­ri­za­ción an­te la ar­bi­tra­rie­dad de un Go­bierno que es­tá ob­se­sio­na­do con re­te­ner el po­der a cual­quier pre­cio. En es­te es­ce­na­rio es muy di­fí­cil la ecua­ni­mi­dad y el equi­li­brio, más di­fí­cil aún guar­dar dis­tan­cias en me­dio de una ac­ción le­gí­ti­ma y de­mo­crá­ti­ca que re­pu­dia tal com­por­ta­mien­to po­lí­ti­co.

Pe­ro es pre­ci­sa­men­te en la ma­yor tur­bu­len­cia don­de se prue­ba la con­sis­ten­cia de aque­llo en lo que se cree, se pre­di­ca y se ha reivin­di­ca­do de ma­ne­ra ca­te­gó­ri­ca. Creo que el mar es una cau­sa, la más im­por­tan­te de nues­tra po­lí­ti­ca ex­te­rior, creo que es un fac­tor de uni­dad y creo que el ob­je­ti­vo de lo­grar un ac­ce­so so­be­rano al océano Pa­cí­fi­co es una prio­ri­dad na­cio­nal.

No ten­go la me­nor du­da de que des­de 1910, quie­nes nos an­te­ce­die­ron en el Go­bierno y en el ma­ne­jo de nues­tras re­la­cio­nes ex­te­rio­res, sal­vo con­ta­das ex­cep­cio­nes, nos han de­ja­do un ex­traor­di­na­rio le­ga­do que prue­ba –con­tra lo que afir­man los cul­to­res de la au­to­fla­ge­la­ción- que Bo­li­via hi­zo las co­sas bien y de­jó una hue­lla de con­sis­ten­cia, que ha per­mi­ti­do la cons­truc­ción de nues­tro ca­so in­ter­na­cio­nal más im­por­tan­te. Si­guien­do ese ca­mino tan bien tra­za­do, ra­ti­fi­qué en el ma­yor fo­ro he­mis­fé­ri­co, la Cum­bre de las Amé­ri­cas, que la so­lu­ción de nues­tra for­za­da me­di­te­rra­nei­dad pa­sa­ba por dia­lo­gar con Chi­le pa­ra lo­grar un ac­ce­so so­be­rano, sub­ra­yan­do el va­lor ines­ca­pa­ble de la pa­la­bra so­be­ra­nía.

La lu­cha por la cau­sa ma­rí­ti­ma se hi­zo y se de­be ha­cer, por en­ci­ma de to­do, co­mo una po­lí­ti­ca de Es­ta­do. Al pre­si­den­te Mo­ra­les se le abrió una opor­tu­ni­dad úni­ca que su­po apro­ve­char y en­ca­mi­nar ade­cua­da­men­te. Des­pués de su pri­mer pe­rio­do de Go­bierno en el que pri­mó el vo­lun­ta­ris­mo, la idea­li­za­ción de la “di­plo­ma­cia de los pue­blos” y la pre­sun­ción de que la iden­ti­dad ideo­ló­gi­ca con su co­le­ga Ba­che­let fa­ci­li­ta­rían la so­lu­ción del di­fe­ren­do, asu­mió con realismo, cla­ri­dad y de­ci­sión po­lí­ti­ca, un nue­vo ca­mino, el de ini­ciar un pro­ce­so ju­rí­di­co an­te la Cor­te In­ter­na­cio­nal de Jus­ti­cia (CIJ). Con­ta­ba con ba­ses nue­vas que, bien uti­li­za­das, per­mi­tían abri­gar el éxi­to. Pa­ra ello con­for­mó un equi­po am­plio con el pi­vo­te de la Vi­ce­pre­si­den­cia y el mi­nis­te­rio de RREE, ba­sa­do en la pre­mi­sa de que la cues­tión es­ta­ba por en­ci­ma de la po­lí­ti­ca dia­ria. Creó Di­re­mar, for­mó un con­se­jo de ase­so­ra­mien­to in­te­gra­do en di­ver­sas ins­tan­cias por mi­nis­tros, ex­pre­si­den­tes y ex­can­ci­lle­res. Nom­bró co­mo agen­te y coor­di­na­dor del equi­po ju­rí­di­co al ex­pre­si­den­te Eduar­do Ro­drí­guez y me in­vi­tó a ser por­ta­voz de la de­man­da an­te la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal.

For­ma­mos un equi­po que hi­zo su tra­ba­jo en di­fe­ren­tes eta­pas, du­ran­te cin­co lar­gos años. Los he­chos pro­ba­ron que es­tá­ba­mos desa­rro­llan­do una po­lí­ti­ca de Es­ta­do y que con se­rie­dad, cohe­ren­cia y sin im­pro­vi­sa­cio­nes, se pre­sen­tó una de­man­da no­ve­do­sa e ima­gi­na­ti­va, pe­ro asen­ta­da en só­li­dos fun­da­men­tos ju­rí­di-

Se ha po­le­mi­za­do en torno a quién se de­be atri­buir la pa­ter­ni­dad de la de­man­da. Ha si­do tra­ba­jo de un equi­po

cos. El pri­mer fru­to -de una im­por­tan­cia que se va­lo­ra­rá en su real di­men­sión muy pron­to- fue el fa­llo de la CIJ an­te la de­man­da pre­li­mi­nar de in­com­pe­ten­cia pre­sen­ta­da por Chi­le. La CIJ no so­lo re­cha­zó en su to­ta­li­dad esa de­man­da, sino que sen­tó las ba­ses ar­gu­men­ta­les de las que tra­ta­rá el fa­llo del 1 de oc­tu­bre de 2018. Cual­quie­ra sea el con­te­ni­do de la de­ci­sión que se co­noz­ca en La Ha­ya -en mi opi­nión, es per­ti­nen­te es­pe­rar un re­sul­ta­do fa­vo­ra­ble a Bo­li­via-, me pa­re­ce cla­ro que se es­co­gió la bue­na di­rec­ción.

En los úl­ti­mos días se ha po­le­mi­za­do en torno a quién se de­be atri­buir la pa­ter­ni­dad de la de­man­da. La res­pues­ta fá­cil y que se ajus­ta a la ver­dad es que ha si­do y es el tra­ba­jo de un equi­po con­for­ma­do por cen­te­na­res de per­so­nas, que hi­ci­mos lo que se nos en­co­men­dó dan­do lo me­jor de nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra lo­grar el ob­je­ti­vo de ga­nar el li­ti­gio. Pe­ro se­ría mez­quino y opor­tu­nis­ta no re­co­no­cer que quien asu­mió el ries­go y to­mó una de­ci­sión po­lí­ti­ca cla­ra que sos­tu­vo a lo lar­go de es­tos cin­co años, ha si­do el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les, es él, el prin­ci­pal ar­tí­fi­ce de es­te pro­ce­so.

Pe­ro si es im­pres­cin­di­ble en­ten­der el al­can­ce de es­ta po­lí­ti­ca de Es­ta­do, no lo es me­nos se­pa­rar­la del mo­men­to que es­ta­mos vi­vien­do. Igual que no me pa­re­ce mal que si Bo­li­via tie­ne éxi­to, el pre­si­den­te co­se­che po­lí­ti­ca­men­te ese even­tual lo­gro, es­toy con­ven­ci­do de que en nin­gún ca­so se­rá un cer­ti­fi­ca­do de va­li­da­ción de su pre­si­den­cia in­de­fi­ni­da. El pre­si­den­te de­be en­ten­der que su “ha­bi­li­ta­ción” na­da tie­ne que ver con su ori­gen, ni con su ca­rác­ter, ni con sus ac­cio­nes bue­nas, re­gu­la­res o ma­las y, por su­pues­to, na­da tie­ne que ver con el mar. Evo Mo­ra­les no pue­de ser can­di­da­to a la Pre­si­den­cia por­que el pue­blo bo­li­viano ex­pre­só el 21-F su de­ci­sión so­be­ra­na e inalie­na­ble tra­du­ci­da en el No a la mo­di­fi­ca­ción del ar­tícu­lo 168 de la CPE. El res­pe­to al re­sul­ta­do del re­fe­ren­do del 21-F es tam­bién una cau­sa na­cio­nal por la que de­be­mos ju­gar­nos to­dos quie­nes cree­mos en la de­mo­cra­cia y sus re­glas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.