Da­nie­la y Na­dia, pa­ra vol­ver a creer

El Deber - - Opinión - Maggy Ta­la­ve­ra WWW.MAGGYTALAVERA.COM

Ca­da vez que des­cu­bro una his­to­ria de su­pera­ción me pre­gun­to dón­de ra­di­ca la for­ta­le­za de quie­nes la pro­ta­go­ni­zan. La res­pues­ta más co­mún apun­ta a la fe, a un ac­to de creen­cia ab­so­lu­ta en el po­der de una di­vi­ni­dad que to­do lo pue­de. Pe­ro no co­mo un ac­to so­li­ta­rio, sino más bien co­mo una ener­gía co­lec­ti­va y com­par­ti­da que es ca­paz, en se­rio, de mo­ver mon­ta­ñas y re­cu­pe­rar vi­das. Es una co­rrien­te de amor que se ali­men­ta del de­seo sin­ce­ro de que­rer el bien pa­ra el otro, sea fa­mi­liar o no, sea ami­go o un to­tal des­co­no­ci­do. No­ble sen­ti­mien­to que a ve­ces pa­re­ce ser uno más en peligro de ex­tin­ción. Has­ta que de pron­to una se to­pa con una de esas his­to­rias de vi­da que te de­vuel­ven la fe ca­si per­di­da.

Es lo que me ocu­rrió ha­ce po­co, al des­cu­brir la con­mo­ve­do­ra his­to­ria de vi­da de Da­nie­la y la aun más ins­pi­ra­do­ra his­to­ria de un amor fra­ter­nal que es­tá tras­to­can­do llan­tos en ri­sas y dra­mas en nue­vas opor­tu­ni­da­des de vi­da. Diag­nos­ti­ca­da con cán­cer ha­ce po­co más de un año, Da­nie­la no so­lo con­tó con el amor in­con­di­cio­nal de su fa­mi­lia, sino tam­bién con el de sus com­pa­ñe­ros de cla­ses, en especial con el de una de sus mejores ami­gas, Na­dia. Fue con mu­chas do­sis de amor que su­peró sus ocho qui­mio­te­ra­pias, has­ta ce­le­brar co­mo Dios man­da el diag­nós­ti­co más es­pe­ra­do: el de la cu­ra. Pu­do ter­mi­nar es­ta his­to­ria ahí. Pe­ro la gra­ti­tud re­ba­só al amor y Da­nie­la qui­so aña­dir­le ca­pí­tu­los. A cua­tro ma­nos, con Na­dia. A cua­tro ma­nos co­men­za­ron a tren­zar son­ri­sas, co­mo han bau­ti­za­do la cam­pa­ña ini­cia­da a me­dia­dos de es­te año pa­ra alen­tar la do­na­ción de ca­be­llos, des­ti­na­da a la con­fec­ción de pe­lu­cas que quie­ren re­ga­lar a las ni­ñas en­fer­mas de cán­cer. Na­die me­jor que Da­nie­la pa­ra sa­ber cuál el im­pac­to de una peluca en­tre quie­nes ade­más de pa­de­cer el mal, pier­den sus ca­be­llos co­mo da­ño co­la­te­ral de las qui­mio­te­ra­pias. Na­die me­jor que Na­dia pa­ra co­no­cer pri­me­ro el do­lor de Da­nie­la al per­der su pe­lo y lue­go su emo­ción al re­ci­bir una peluca que le ayu­dó en los mo­men­tos más di­fí­ci­les de su lu­cha con­tra el cán­cer. Por eso am­bas no du­da­ron en en­ca­rar una cam­pa­ña que cuen­ta ya con ochen­ta ma­nos de 38 chi­cas y dos com­pa­ñe­ros del co­le­gio, en­tre­ga­dos al tra­ba­jo vo­lun­ta­rio de la con­fec­ción de pe­lu­cas.

Lo que pa­re­cía ser una pe­que­ña ac­ción que bus­ca­ba ape­nas una de­ce­na de pe­lu­cas pa­ra do­nar a las ni­ñas con cán­cer, hoy se ha con­ver­ti­do en una gran cam­pa­ña que mo­vi­li­za no so­lo a unos cuantos com­pa­ñe­ros de la “pro­mo” 2018 del Fran­co Bo­li­viano, sino tam­bién a los pa­dres de fa­mi­lia de la pro­mo­ción y de otros cur­sos del co­le­gio, a los ami­gos de to­dos ellos y a mu­chos lí­de­res de to­das las eda­des, que se han su­ma­do en­tu­sias­tas a la ta­rea de con­quis­tar do­nan­tes de ca­be­llos, en can­ti­da­des que per­mi­tan la con­fec­ción no de una sino de va­rias de­ce­nas de pe­lu­cas. Es­te do­min­go 16 –sí, hoy­ve­re­mos cuál el re­sul­ta­do de ta­ma­ña mo­vi­li­za­ción. Ni Da­nie­la ni Na­dia so­ña­ron que lo­gra­rían tan­to en tan po­co tiem­po y es­to es al­go muy es­pe­ran­za­dor. Lo es so­bre to­do aho­ra, cuan­do ve­ni­mos de vi­vir días de tris­te­za y de­sola­ción por el dra­ma que vi­ve el ni­ño Se­bas­tián, con cán­cer y ya sin ri­ño­nes, sus fa­mi­lia­res, los del mé­di­co que lo ope­ró y el pro­pio ga­leno.

Lo he­cho has­ta hoy por Da­nie­la y Na­dia va más allá de so­lo do­nar pe­lu­cas. Trasciende in­clu­so el pro­pó­si­to de la cam­pa­ña, que es re­ga­lar son­ri­sas y de­vol­ver es­pe­ran­zas a las ni­ñas que lu­chan con­tra el cán­cer. La his­to­ria de amor fra­ter­nal que las une des­de que co­men­za­ron jun­tas el co­le­gio nos de­vuel­ve la fe en no­so­tros mis­mos. Nos po­ne fren­te al es­pe­jo de nues­tras vi­das y nos per­mi­te re­des­cu­brir nues­tra pro­pia esen­cia di­vi­na, esa que to­dos lle­va­mos den­tro, pe­ro a la que ca­da vez le da­mos me­nos va­lor y oí­dos. Es la esen­cia de la vi­da mis­ma. La úni­ca ca­paz de sal­var­nos de la bar­ba­rie a la que nos de­ja­mos arras­trar por co­mo­di­dad o egoís­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.