Con­tra el 21-F ¡otra vez el ra­cis­mo!

El Deber - - Opinión - Car­los Fe­de­ri­co Val­ver­de Bra­vo PE­RIO­DIS­TA

A fal­ta de ar­gu­men­tos que jus­ti­fi­quen la in­ten­ción de Mo­ra­les de per­ma­ne­cer en el po­der por en­ci­ma no so­lo de lo le­gal y de­mo­crá­ti­co sino del sen­ti­do co­mún de la gen­te, el Go­bierno (en­tién­da­se MAS) ape­la al ba­jo y, ade­más, pe­ri­mi­do ar­gu­men­to de que, en el orien­te -con­cre­ta­men­te en San­ta Cruz- los po­lí­ti­cos opo­si­to­res son ra­cis­tas.

Cla­ro, da­do que sus otro­ra sim­pa­ti­zan­tes se han dis­per­sa­do, en el par­ti­do de go­bierno de­ben pen­sar que re­to­mar el ar­gu­men­to de ra­cis­mo, los ayu­da­rá a man­te­ner cohe­sio­na­da su mi­li­tan­cia du­ra y, tras de ello van. Ya se es­cu­cha­ron re­cien­te­men­te de­cla­ra­cio­nes en ese sen­ti­do y, con se­gu­ri­dad, en la me­di­da en la que avan­cen los días, es­to se­rá mu­cho más fuer­te: en el par­ti­do de Go­bierno es­tán se­gu­ros de que con­fron­tar a orien­te y oc­ci­den­te les ase­gu­ra­rá la leal­tad ‘in­di­ge­nis­ta’, aun­que ya no crean en ella, si al­gu­na vez cre­ye­ron en ese dis­cur­so.

Lo lla­ma­ti­vo es que la ar­gu­men­ta­ción que re­flo­ta las acu­sa­cio­nes pa­re­ce no ser so­lo de los del par­ti­do de Go­bierno, sino que el re­torno de la des­ca­li­fi­ca­ción del otro por la vía de es­te­reo­ti­pos, que se creían ya su­pe- ra­dos con el pa­so del tiem­po, pa­re­ce ga­nar adep­tos tam­bién en otros ‘no in­di­ge­nis­tas’ y no ofi­cia­lis­tas. Me re­fie­ro con­cre­ta­men­te a Luis Re­vi­lla, quien pro­ba­ble­men­te quie­ra man­te­ner su ba­se leal no ma­sis­ta, pa­ra se­guir go­zan­do de las pre­fe­ren­cias de la ho­ya­da pa­ce­ña; muy suel­to de cuer­po, se des­pa­cha con que: “Hay otras fuer­zas po­lí­ti­cas u otros ac­to­res po­lí­ti­cos que des­de la opo­si­ción es­tán ac­tuan­do con ra­cis­mo y con odio”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.