El Go­bierno no con­si­guió las ac­cio­nes de Air BP en 9 años

El Deber - - Portada - Pa­blo Or­tiz pa­blo.or­tiz@el­de­ber.com.bo

Em­pre­sa. El pro­cu­ra­dor ad­mi­tió que la ne­go­cia­ción con la pro­vee­do­ra de com­bus­ti­ble de avia­ción si­gue abierta. Fun­dem­pre­sa cer­ti­fi­có que no hu­bo tras­pa­so ac­cio­na­rio

Es­te he­cho que­dó al des­cu­bier­to en un jui­cio con­tra un fun­cio­na­rio que usó un au­to de la ‘na­cio­na­li­za­da’ pa­ra fi­nes par­ti­cu­la­res. El di­ri­gen­te lo­gró de­mos­trar que Air BP SA, de­no­mi­na­da por el Go­bierno YPFB Avia­ción, si­gue sien­do una em­pre­sa pri­va­da. Un in­for­me de YPFB se­ña­la que en el pe­rio­do 2009-2015 el Go­bierno des­ti­nó $us 18 mi­llo­nes a la ‘na­cio­na­li­za­da’.

Bo­li­via no ha pa­ga­do las ac­cio­nes de la em­pre­sa que sur­te com­bus­ti­bles a las ae­ro­na­ves. Un ca­so por uso in­de­bi­do de in­fluen­cias lo de­jó al des­cu­bier­to. El pro­cu­ra­dor di­ce que no hay de­li­tos y que las negociaciones no lle­ga­ron a buen puerto

“Aho­ra la ca­de­na productiva de hi­dro­car­bu­ros es­tá en po­der del Go­bierno de Bo­li­via”, di­jo Evo Mo­ra­les el 1 de ma­yo de 2009. Aca­ba­ba de na­cio­na­li­zar Air BP, la sub­si­dia­ria de Bri­tish Pe­tro­leum que con­tro­la­ba la pro­vi­sión de com­bus­ti­ble pa­ra avio­nes, la úl­ti­ma jo­ya de la co­ro­na de la ca­de­na productiva del gas y el pe­tró­leo en Bo­li­via. “A par­tir de es­te mo­men­to, pi­do a las Fuerzas Armadas de Bo­li­via, jun­to a YPFB, in­ter­ve­nir y re­cu­pe­rar Air BP, trans­na­cio­nal que co­mer­cia­li­za­ba el com­bus­ti­ble pa­ra avio­nes”, di­jo a las 13:00 del Día del Tra­ba­jo y 10 mi­nu­tos des­pués los al­ma­ce­nes de la com­pa­ñía in­gle­sa fue­ron to­ma­dos por mi­li­ta­res.

Sin em­bar­go, nue­ve años y cin­co me­ses des­pués de esa or­den, la pe­tro­le­ra bri­tá­ni­ca si­gue te­nien­do en su po­der las ac­cio­nes y YPFB Avia­ción no ha lo­gra­do ha­cer­se con la pro­pie­dad de la em­pre­sa de la que es ti­tu­lar des­de ese de­cre­to pre­si­den­cial.

“La ti­tu­la­ri­dad de la em­pre­sa fue asu­mi­da por YPFB lue­go de la emi­sión del de­cre­to su­pre­mo”, di­ce Pa­blo Me­na­cho, pro­cu­ra­dor ge­ne­ral del Estado.

To­do es­to que­dó des­cu­bier­to en el pro­ce­so que la pro­pia Air BP si­guió a Mar­cos Mel­ga­re­jo Fer­nán­dez por “uso in­de­bi­do de bie­nes del Estado” y que el juez Carlos Mar­tín Ca­ma­cho or­de­nó que se anu­le, ya que se de­mos­tró que ni el bien era del Estado ni Mel­ga­re­jo era un fun­cio­na­rio pú­bli­co, ya que Air BP era una so­cie­dad anó­ni­ma que no per­te­ne­cía al Estado.

To­do co­men­zó en un mo­tel

Jor­ge Jai­me Ro­bles Ara­gón, coor­di­na­dor de man­te­ni­mien­to de YPFB Avia­ción, re­ci­bió en enero una se­rie de do­cu­men­tos que ‘de­la­ta­ban’ el mal uso de los bie­nes de la em­pre­sa por par­te de Mar­cos Mel­ga­re­jo Fer­nán­dez, pa­ra ese mo­men­to se­cre­ta­rio ge­ne­ral del sin­di­ca­to de la em­pre­sa. En­tre esos do­cu­men­tos fi­gu­ra­ba un se­gui­mien­to sa­te­li­tal a un au­to­mó­vil To­yo­ta Co­ro­lla sa­ca­do por Mel­ga­re­jo el 29 de enero, “pe­ro no pa­ra cum­plir fun­cio­nes sino pa­ra apro­ve­char su con­di­ción de di­ri­gen­te y sa­tis­fa­cer in­clu­so sus ne­ce­si­da­des se­xua­les”, di­ce el me­mo­rial de denuncia con el que co­men­zó el ca­so.

La denuncia ano­ta que el 30 de enero, Mel­ga­re­jo con­du­jo el au­to has­ta el mo­tel Eu­ro Sui­te, don­de se que­dó en­tre las 18:47 y las 20:33 de ese día, pa­ra lue­go cir­cu­lar por la ciudad “has­ta al­tas ho­ras de la no­che”, lle­van­do el au­to a per­noc­tar en su ca­sa. Por ello, Ro­bles so­li­ci­tó que se pro­ce­se a Mel­ga­re­jo y lo con­si­guió, ya que el di­ri­gen­te sin­di­cal fue impu­tado for­mal­men­te el 9 de ma­yo.

Pa­ra evi­tar ser san­cio­na­do, Mel­ga­re­jo co­men­zó a des­ve­lar al­go que ni el pro­pio de­nun­cian­te sa­bía: YPFB Avia­ción no es­ta­ba re­gis­tra­da a nom­bre del Estado, sino que téc­ni­ca­men­te aún era Air BP, una so­cie­dad anó­ni­ma que no ha­bía he­cho el tras­pa­so de ac­cio­nes a fa­vor de Bo­li­via.

Pa­ra ello, con­si­guió una cer­ti­fi­ca­ción de Fun­dem­pre­sa, que tras re­vi­sar la ins­crip­ción en el Re­gis­tro de Co­mer­cio, ve­ri­fi­có que la So­cie­dad Co­mer­cial Air BP se en­cuen­tra ano­ta­da ba­jo la ma­trí­cu­la 13786, que no cur­sa tes­ti­mo­nio al­guno de trans­fe­ren­cia de ac­cio­nes y que tie­ne su ma­trí­cu­la de co­mer­cio vi­gen­te has­ta el 31 de ma­yo de 2019.

Si con eso no que­da­ba cla­ro de que la em­pre­sa bri­tá­ni­ca aún era due­ña de Air BP, Mel­ga­re­jo, a tra­vés de un re­que­ri­mien­to fiscal N.º 1803003, del 23 de julio de 2018, con­si­guió que Pa­blo Paúl Zu­bie­ta Ar­ce, ge­ren­te ge­ne­ral de Air BP S.A, na­cio­na­li­za­da se­gún de­cre­to 111/09 (así fir­ma), in­di­ca­ra que “has­ta la fe­cha no se han trans­fe­ri­do ni re­gis­tra­do las ac­cio­nes de Air BP Bo­li­via S.A. en fa­vor del Estado Plu­ri­na­cio­nal de Bo­li­via, sin em­bar­go, ba­jo me­dian­te el de­cre­to 111/09 del 1 de ma­yo de 2009, se na­cio­na­li­za la to­ta­li­dad de las ac­cio­nes que con­for­man el pa­que­te ac­cio­na­rio”.

Ade­más, tam­bién ano­ta que el pre­si­den­te eje­cu­ti­vo de YPFB no realizó el pa­go del pa­que­te ac­cio­na­rio.

Con esas ar­mas, Mel­ga­re­jo so­li­ci­tó al juez la nu­li­dad de la de­man­da, al­go que con­si­guió en el au­to in­ter­lo­cu­to­rio del 27 de agos­to de es­te año, en el que el juez Carlos Mar­tín Ca­ma­cho lle­ga a la con­clu­sión de que Mar­cos Mel­ga­re­jo Fer­nán­dez no es un fun­cio­na­rio pú­bli­co, por­que Air BP aún se en­cuen­tra ins­cri­ta en Fun­dem­pre­sa co­mo una so­cie­dad anó­ni­ma. Con ello, anu­ló el pro­ce­so has­ta su vi­cio más an­ti­guo, es de­cir la denuncia en sí mis­ma.

Las ex­pli­ca­cio­nes

EL DE­BER en­vió to­da la do­cu­men­ta­ción del ca­so al pro­cu­ra­dor Me­na­cho, que des­de La Paz, a tra­vés del te­lé­fono, se­ña­la que el au­to in­ter­lo­cu­to­rio del juez so­lo ana­li­za la in­com­pa­ti­bi­li­dad del ti­po pe­nal -uso in­de­bi­do de bie­nes del Estado- con­tra Mel­ga­re­jo, no so­bre el pro­ce­so de ne­go­cia­ción. Ase­gu­ró que hoy la ti­tu­la­ri­dad de Air BP la tie­ne YPFB Avia­ción, que

Por ir al mo­tel

El pro­ce­so con­tra el fun­cio­na­rio co­men­zó por uso in­de­bi­do de bie­nes

Otros es­pe­ran

Mall­ku Kho­ta, Col­qui­ri, Vin­to y una AFP se en­cuen­tran igual

así ha su­ce­di­do des­de la emi­sión del De­cre­to Su­pre­mo 111/09, y que la fal­ta de trans­fe­ren­cia de las ac­cio­nes no es al­go que no ha­ya su­ce­di­do con otros pro­ce­sos de na­cio­na­li­za­ción. “El Estado, la em­pre­sa pú­bli­ca res­pec­ti­va, EN­DE, YPFB, ha asu­mi­do la ti­tu­la­ri­dad de la na­cio­na­li­za­da des­de la emi­sión del de­cre­to y la trans­fe­ren­cia for­mal de las ac­cio­nes se ha he­cho al fi­nal del pro­ce­so de ne­go­cia­ción, cuan­do ha ha­bi­do el arreglo amistoso y el pa­go”, di­jo.

Con­sul­ta­do si era nor­mal que un pro­ce­so de con­ci­lia­ción du­re nue­ve años, Me­na­cho con­ce­dió que era un tiem­po muy lar­go, pe­ro que no exis­te un pla­zo pa­ra lle­gar a un acuer­do y que hay pro­ce­sos abier­tos por más de 30 años. Se­ña­ló que con Air BP hu­bo pro­ce­so de ne­go­cia­ción que no lle­gó a puerto y que la sub­si­dia­ria de la pe­tro­le­ra bri­tá­ni­ca anun­ció en 2009 que iría a un ar­bi­tra­je in­ter­na­cio­nal, que sin em­bar­go no se ha ini­cia­do has­ta la fe­cha.

Es­to quie­re de­cir, se­gún Me­na­cho, que las uti­li­da­des de la ‘ca­pi­ta­li­za­da’ van a YPFB Avia­ción en pri­me­ra ins­tan­cia y a YPFB Corporación fi­nal­men­te.

“Hay que en­ten­der al­go: siem­pre, en es­te ti­po de pro­ce­sos, hay una dis­cu­sión so­bre el va­lor de la em­pre­sa. O se lo de­ter­mi­na ba­jo negociaciones amis­to­sas uti­li­zan­do he­rra­mien­tas co­rres­pon­dien­tes, co­mo los pe­ri­tos, o cuan­do no se lle­ga a un acuer­do, se tie­ne la vía de ar­bi­tra­jes in­ter­na­cio­na­les de in­ver­sión”, di­jo Me­na­cho.

Pa­ra Gus­ta­vo Pe­dra­za, abo­ga­do es­tu­dia­do en Har­vard y ex­mi­nis­tro de De­sa­rro­llo Sostenible que fue pro­ce­sa­do por Me­na­cho en el ca­so Qui­bo­rax, si el Estado no tie­ne el do­mi­nio de las ac­cio­nes de Air BP S.A., en­ton­ces aún no es due­ño de ella. “Pa­ra que pue­da te­ner un be­ne­fi­cio de las uti­li­da­des y con­trol de la em­pre­sa tie­ne que ha­ber pro­pie­dad. Si no hay trans­fe­ren­cia de ac­cio­nes, no se ha con­so­li­da­do la pro­pie­dad y el ries­go de que el Estado pue­da per­der la po­se­sión de esa em­pre­sa es al­to”, ex­pli­ca.

Me­na­cho afir­ma que ni si­quie­ra al­gu­nas em­pre­sas en las que ya se ha con­clui­do el pa­go de la com­pen­sa­ción y la trans­fe­ren­cia de las ac­cio­nes han per­di­do su ca­li­dad de so­cie­dad anó­ni­ma. Ese es el ca­so de En­tel SA y Gua­ra­ca­chi SAM o YPFB Cha­co SA.

Aña­dió que al Estado bo­li­viano aún le que­dan al­gu­nos ca­sos en los que no se ha lle­ga­do a un acuer­do amistoso, co­mo Glen­co­re, que pi­de ca­si $us 700 mi­llo­nes al Go­bierno por la na­cio­na­li­za­ción de Vin­to y Col­qui­ri; South Ame­ri­can Sil­ver, por la mi­na Mall­ku Kho­ta y el BBVA por la AFP Pre­vi­sión. Me­na­cho ex­pli­ca que pe­se a que en es­tos ca­sos tam­po­co ha ha­bi­do una trans­fe­ren­cia de ac­cio­nes, las em­pre­sas es­tán en po­der del Estado.

AGA­PI­TO PA­CO

BA­JO CON­TROL ES­TA­TAL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.