Ya son 85 fe­mi­ni­ci­dios en lo que va del año

La ins­ti­tu­ción pu­bli­có la in­for­ma­ción que da cuen­ta de que San­ta Cruz es el de­par­ta­men­to en don­de se han da­do más he­chos de vio­len­cia do­més­ti­ca (ca­si 5.000), se­gui­do de La Paz y Cochabamba

El Deber - - Portada - Gi­na Jus­ti­niano /Agencias gi­na.jus­ti­niano@el­de­ber.com.bo

En el Día de la Mu­jer Bo­li­via­na las ci­fras de fe­mi­ni­ci­dios gol­pea­ron. Has­ta sep­tiem­bre hu­bo 85 ca­sos, 12 más con relación al año pa­sa­do.

De acuer­do con da­tos de la Fis­ca­lía, de enero a sep­tiem­bre de 2018 se re­gis­tra­ron 85 fe­mi­ni­ci­dios, mien­tras que en si­mi­lar pe­rio­do de 2017 hu­bo 73, es de­cir, que pa­ra es­ta ges­tión hay un in­cre­men­to de 12 ca­sos.

Res­pec­to a la vio­len­cia fa­mi­liar, en 2018 se re­por­ta­ron 18.575 ca­sos, lo que sig­ni­fi­ca un in­cre­men­to de 2.641 en com­pa­ra­ción con 2017, cuan­do hu­bo 15.935 he­chos. San­ta Cruz es el de­par­ta­men­to don­de se re­gis­tró ma­yor can­ti­dad de ca­sos de vio­len­cia fa­mi­liar, de enero a sep­tiem­bre de 2018, con 4.962. En La Paz hu­bo 3.953 ca­sos de vio­len­cia fa­mi­liar y le si­gue Cochabamba con 3.502. Por el con­tra­rio, el de­par­ta­men­to con me­nos ca­sos de vio­len­cia es Pando, con 341.

En cuan­to a los fe­mi­ni­ci­dios, la ma­yor can­ti­dad se re­por­tó en Cochabamba con 22, se­gui­da de San­ta Cruz y La Paz con 17 ca­da uno. En el otro ex­tre­mo de los in­di­ca­do­res es­tá Pando, don­de hu­bo un so­lo ca­so. La Fis­ca­lía pu­bli­có los da­tos a pro­pó­si­to de la con­me­mo­ra­ción del Día de la Mu­jer Bo­li­via­na, en ho­me­na­je al na­ta­li­cio de la poe­ti­sa Ade­la Za­mu­dio, que se re­cor­dó ayer.

Des­de la De­fen­so­ría del pue­blo

El de­fen­sor del pue­blo en San­ta Cruz, Jor­ge Paz, hi­zo no­tar que en el eje tron­cal es­tá la ma­yor po­bla­ción (don­de se re­gis­tra la ma­yor can­ti­dad de ca­sos de fe­mi­ni­ci­dio), pe­ro a su vez, Cochabamba es el de­par­ta­men­to que tie­ne me­nos ha­bi­tan­tes de los tres del eje y sin em­bar­go es el que li­de­ra en fe­mi­ni­ci­dios con 22 ca­sos, “en­ton­ces es preo­cu­pan­te el ni­vel de vio­len­cia en esa re­gión y esa ten­den­cia no es de aho­ra”.

Paz con­si­de­ra que en to­do el eje tron­cal hay mu­cha vio­len­cia. “Al­go es­tá fa­llan­do, de re­pen­te las po­lí­ti­cas de pre­ven­ción no se es­tán eje­cu­tan­do de la for­ma que de­bie­ra y lo que más preo­cu­pa es que cuan­do uno co­no­ce los ca­sos a pro­fun­di­dad son real­men­te muy du­ros por­que se dan en el seno de una fa­mi­lia, en mu­chos ca­sos de­jan huér­fa­nos que que­dan trau­ma­dos. La vio­len­cia no na­ce así no­más, sur­ge co­mo re­sul­ta­do de al­go, te­ne­mos que ir ahon­dan­do un po­co en el por­qué y lo­grar que las po­lí­ti­cas de pre­ven­ción em­pie­cen a ac­tuar ahí”, re­fle­xio­nó.

Mi­ra­da de la Ca­sa de la Mu­jer

Por su par­te, lo pri­me­ro que ob­ser­va Mi­riam Suá­rez, de la Ca­sa de la Mu­jer, es la fal­ta de coor­di­na­ción in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal. “No es ir en con­tra de una o de otra ins­ti­tu­ción, fal­ta de tiem­po, de per­so­nal, hay mu­chas ca­ren­cias en el sis­te­ma que ha­cen que la coor­di­na­ción sea lo úl­ti­mo que se pien­sa, no exis­te la coor­di­na­ción (Mi­nis­te­rio Pú­bli­co y Fuer­za de Lucha con­tra la Vio­len­cia) y no se lo­gra un efec­to trans­for­ma­dor por­que se re­quie­re tra­ba­jar de ma­ne­ra con­jun­ta”.

En sus con­clu­sio­nes Suá­rez afir­ma que San­ta cruz es el de­par­ta­men­to más agre­si­vo con­tra las mu­je­res por­que así lo di­cen las es­ta­dís­ti­cas. Mien­tras al­gu­nos di­rán que San­ta Cruz re­gis­tra la ma­yor can­ti­dad de he­chos de vio­len­cia do­més­ti­ca por­que hay más mu­je­res me­jor in­for­ma­das so­bre sus de­re­chos y se ani­man a de­nun­ciar, la di­rec­to­ra de la Ca­sa de la Mu­jer re­pa­ra en que “lo real y con­cre­to es que las es­ta­dís­ti­cas de­mues­tran que San­ta Cruz es un de­par­ta­men­to vio­len­to y agre­si­vo”.

¿A quién car­gar­le la cul­pa de los ín­di­ces de vio­len­cia fa­mi­liar y de fe­mi­ni­ci­dios? Pa­ra Suá­rez ade­más de las ins­ti­tu­cio­nes que tie­nen el man­da­to de lle­var has­ta el fi­nal un pro­ce­so in­ves­ti­ga­ti­vo pa­ra dar con los cul­pa­bles de es­tos de­li­tos, acu­sa de que co­mo so­cie­dad no po­de­mos ce­rrar los ojos. “Aquí hay to­do un ata­que de los gru­pos ‘an­ti­de­re­chos’. A nom­bre de la fa­mi­lia, del ho­nor, del ape­lli­do, de los hi­jos hay que per­do­nar to­do. ¡No se­ño­res, es en la fa­mi­lia, en la ca­sa, en el ho­gar don­de se co­me­ten las peo­res vio­la­cio­nes, te­ne­mos que ser crí­ti­cos! Te­ne­mos que te­ner la ca­pa­ci­dad de mi­rar lo que es­tá pa­san­do, no ce­rrar los ojos y no creer en esos can­tos con­ser­va­do­res que nos di­cen vol­va­mos a la ca­sa, en­ce­rré­mo­nos por­que (co­mo mu­je­res) ese es nues­tro rol, te­ne­mos que ser ma­dres ab­ne­ga­das por en­ci­ma de que so­mos per­so­nas que pen­sa­mos que te­ne­mos ca­pa­ci­da­des”, con­clu­yó.

En 2017

De enero a sep­tiem­bre hu­bo 73 fe­mi­ni­ci­dios, 12 me­nos que en 2018

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.