‘Chu­mi­ta’ volvió a los bra­zos de su ma­dre ex­car­ce­la­da

La bo­li­via­na que fue ex­car­ce­la­da pa­ra que se re­en­cuen­tre con su hi­jo que pa­de­ce un cán­cer ter­mi­nal es­ta­rá por 30 días en San­ta Cruz y lue­go de­be­rá vol­ver al ve­cino país pa­ra pre­sen­tar­se an­te un juz­ga­do. El ni­ño se des­ta­ca­ba co­mo fut­bo­lis­ta

El Deber - - Portada - Fer­nan­do Soria Se­jas se­gu­ri­dad@el­de­ber.com.bo

La mu­jer re­tor­nó al país ano­che tras re­ci­bir la ex­car­ce­la­ción en Ar­gen­ti­na pa­ra ver a su hi­jo que su­fre cán­cer ter­mi­nal.

‘Chu­mi­ta’, co­mo apo­dan sus ami­gos a F.J.S. (13) por su ba­ja es­ta­tu­ra y su pe­lo ru­bio (co­mo el fut­bo­lis­ta de la se­lec­ción na­cio­nal Alejandro Chu­ma­ce­ro), se pu­so fe­liz.

Ano­che, lue­go de un año, volvió a es­tar en­tre los bra­zos de su ma­dre, Clau­dia S.E., que fue ex­car­ce­la­da por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias pa­ra po­der re­en­con­trar­se con su hi­jo, que pa­de­ce un cán­cer ter­mi­nal y que ayer pi­dió sa­lir del hos­pi­tal On­co­ló­gi­co pa­ra es­tar con sus fa­mi­lia­res en su ca­sa, en Mon­te­ro. Allí es­ta­ba aco­mo­da­do en su cuar­to con un tu­bo de oxí­geno al la­do y con dos ven­ti­la­do­res apun­tan­do ha­cia su ca­ma. Los mé­di­cos han ma­ni­fes­ta­do que la si­tua­ción es irre­ver­si­ble, ase­ve­ró la abue­la del ni­ño.

En 2017, al ni­ño le bro­tó una ‘bo­li­ta’ en la ro­di­lla. Al prin­ci­pio, él no le da­ba im­por­tan­cia y se ven­da­ba pa­ra ju­gar, pe­ro cuan­do fue al mé­di­co, le diag­nos­ti­ca­ron un tu­mor ma­ligno que de­ri­vó en la ampu­tación de la pier­na. Pe­se a eso, el cán­cer se em­pe­ci­nó con él.

La abue­la de Chu­mi­ta se­ña­la que an­tes de ir­se a Ar­gen­ti­na, su hi­ja Clau­dia le di­jo: “Si yo no es­toy, se lo en­car­go a ‘cho­qui­to’ (Chu­mi­ta), que es por quien es­toy yen­do a tra­ba­jar”. Se­gún re­por­tes de me­dios de co­mu­ni­ca­ción ar­gen­ti­nos, la mu­jer in­ten­tó in­tro­du­cir dro­ga a ese país pa­ra pa­gar las qui­mio­te­ra­pias del ma­yor de sus cua­tro hi­jos.

El re­pre­sen­tan­te del de­fen­sor del pue­blo en San­ta Cruz, Jor­ge Paz, se­ña­ló que Clau­dia es­tá en una ‘si­tua­ción es­pe­cial’ en el país y que la De­fen­so­ría del Pue­blo se cons­ti­tu­ye en ga­ran­te de su es­ta­día por 30 días en San­ta Cruz, lue­go de­be re­tor­nar a Ar­gen­ti­na.

Des­ta­có ade­más que el tra­ba­jo se coor­di­nó con De­fen­sa Pú­bli­ca de la pro­vin­cia ar­gen­ti­na de Sal­ta.

La abue­la del ni­ño ase­gu­ró que las ges­tio­nes pa­ra la ex­car­ce­la­ción de Clau­dia las ini­ció la doc­to­ra Es­te­la Co­leo­ni, del hos­pi­tal On­co­ló­gi­co, quien se con­tac­tó con el con­su­la­do bo­li­viano en Sal­ta.

“Des­de allá le pe­dían el diag­nós­ti­co del ni­ño, has­ta fotos, y nos pe­dían au­to­ri­za­ción pa­ra en­viar­las; has­ta mi nie­to le de­cía que las man­de, con tal de que de­ja­ran ve­nir a su ma­dre”, co­men­tó.

Al igual que en el ca­so del ni­ño Se­bas­tián (a quien le ex­tir­pa­ron un ri­ñón por error), la abue­la de Chu­mi­ta se­ña­la que son so­lo una mues­tra de lo que pa­san las fa­mi­lias de un en­fer­mo con cán­cer. Por ello, pi­dió a las au­to­ri­da­des ocu­par­se en se­rio del te­ma y no “des­apa­re­cer” cuan­do las ne­ce­si­da­des son tan con­tun­den­tes.

A su cor­ta edad, Chu­mi­ta ya tie­ne una co­lec­ción de tro­feos de cam­peón, sub­cam­peón y de go­lea­dor de tor­neos in­fan­ti­les. Ri­car­do (nom­bre fic­ti­cio), tío del ni­ño, lle­va­ba a Chu­mi­ta a las can­chas cuan­do ju­ga­ba en las se­lec­cio­nes in­fan­ti­les de Mon­te­ro. El lu­nes, cuan­do aún es­ta­ba in­ter­na­do en el On­co­ló­gi­co, re­ci­bió la vi­si­ta de un gru­po de jugadores del club del que es hin­cha, Orien­te Pe­tro­le­ro.

“Su ído­lo es (Ma­xi­mi­li­ano) el ‘Tan­que’ Frei­tas, que no pu­do ir a vi­si­tar­lo, pe­ro le man­dó su po­le­ra au­to­gra­fia­da”, co­men­tó una tía de Chu­mi­ta.

“Te man­do un be­so muy gran­de y to­da la fuer­za pa­ra que te re­cu­pe­rés; un abra­zo gran­de”, se­ña­la el fut­bo­lis­ta uru­gua­yo en un vi­deo que le man­dó a su ‘fan’ vía What­sApp.

El ni­ño tam­bién ad­mi­ra a Ney­mar, por lo que ha­ce un año se hi­zo un cor­te de pe­lo al es­ti­lo del que lucía el bra­si­le­ño.

Don Dio­ni­sio, un ve­cino de la fa­mi­lia, co­men­tó que veía al ‘cho­qui­to’ pa­sar en bi­ci­cle­ta por su ca­lle o ves­ti­do de fut­bo­lis­ta. “De un ra­to a otro ‘se per­dió,’ lue­go me en­te­ré de su en­fer­me­dad y lue­go lo de su ma­má... una pe­na, un ni­ño de­por­tis­ta, tan lleno de vi­da...”.

Ayer por la tar­de, sus ami­gos ‘de la cancha’ fue­ron a vi­si­tar­lo, lo sa­lu­da­ron y se to­ma­ron fotos con Chu­mi­ta, el go­lea­dor del equi­po.

La De­fen­so­ría del Pue­blo ini­ció ges­tio­nes pa­ra lo­grar el so­bre­sei­mien­to del pro­ce­so que en­fren­ta la bo­li­via­na Clau­dia S.E. en Ar­gen­ti­na por trá­fi­co de dro­gas.

“Coad­yu­va­re­mos en to­das las ac­cio­nes y ges­tio­nes ne­ce­sa­rias, y se ha­rá el se­gui­mien­to a la si­tua­ción de su hi­jo (en­fer­mo)”, in­for­mó el de­fen­sor del pue­blo, Da­vid Tezanos, se­gún una no­ta de la Agen­cia de No­ti­cias Fi­des.

El jue­ves, el con­su­la­do de Bo­li­via en Sal­ta in­di­có que se con­si­guió la ex­car­ce­la­ción por ra­zo­nes hu­ma­ni­ta­rias pa­ra que pue­da re­en­con­trar­se con su hi­jo.

Se­gún el de­fen­sor, la au­to­ri­za­ción fue con­ce­di­da por 30 días y lue­go de­be­rá re­tor­nar al ve­cino país pa­ra pre­sen­tar­se en un juz­ga­do.

La his­to­ria ge­ne­ró cons­ter­na­ción des­pués de que un me­dio de co­mu­ni­ca­ción ar­gen­tino re­ve­ló que Clau­dia es­ta­ba en el pe­nal de Güe­mes de Sal­ta ha­ce un año por lle­var co­caí­na pa­ra pa­gar las se­sio­nes de qui­mio­te­ra­pia de su hi­jo.

De­fen­so­ría es ga­ran­te

La mu­jer es­tá en el país en una ‘si­tua­ción es­pe­cial’ y de­be vol­ver a Ar­gen­ti­na

PRO­GE­NI­TO­RA. El de­fen­sor del pue­blo la acom­pa­ñó

FER­NAN­DO SORIA

UN OR­GU­LLO PA­RA LA FA­MI­LIA Tro­feos de cam­peón y de go­lea­dor son sus te­so­ros, ade­más de la po­le­ra de su club fa­vo­ri­to EL NI­ÑO JU­GA­BA EN LAS SE­LEC­CIO­NES IN­FAN­TI­LES DE FÚT­BOL DE SU PRO­VIN­CIA

DE­FEN­SO­RÍA DEL PUE­BLO

La ma­dre se re­en­con­tró con tres de sus hi­jos que es­tán en San­ta Cruz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Bolivia

© PressReader. All rights reserved.